Review Modern Family: Regrets Only

Review Modern Family: Regrets Only

Una de las cosas que menos soporto con respecto a mi pareja es esa horrible costumbre que tiene de dejar todos los cajones y puertas de armarios abiertas cuando está buscando algo. Ese sencillo gesto de volver a cerrar la despensa una vez ha cogido unas galletas, es algo que nunca hará, por mucho que se lo recuerde. Pero soy consciente de que a él también le molesta que yo apriete la pasta dentífrica por la parte delantera en lugar de ir haciéndolo desde detrás hacia delante. Hay mil detalles que odiamos de nuestras parejas, sobre todo cuando comienza la convivencia. Precisamente sobre esas pequeñas cosas (o no tan pequeñas) que tenemos que aceptar de nuestra pareja trata el nuevo episodio de Modern Family, Regrets Only. Un episodio que me ha gustado muchísimo, y donde me he visto reflejada en bastantes ocasiones…

Cuando te dan un masaje pareces una prostituta de Tijuana. (Jay)

Como si de una serie de intriga se tratase, al más puro estilo de Alias o Lost, en Regrets only hemos tenido un misterio por resolver, y para ello los guionistas no han dudado en utilizar técnicas como el flashback o los distintos puntos de vista sobre un mismo hecho. Se trata de Phil y Claire, quienes tuvieron una gran discusión la noche anterior, de la que en un primer momento nada sabemos. Los únicos datos que poseemos son que Claire se enfadó muchísimo y que Phil no sabe qué hizo mal… pero por si acaso pide perdón.

Poco a poco iremos armando la sucesión de los hechos que llevaron a que la cocina de los Dunphy esté hecha un desastre. Con un Phil viviendo en sus propias carnes el sueño de muchos hombres (incluido él mismo) encarnado en los pechos de Gloria apuntando firmemente a su rostro; y Claire y su padre compartiendo visita en el centro comercial, cada uno contará su versión. Cada uno explicará los motivos que llevaron a una Claire en estado histérico lanzando por los aires un puñado de brócoli, y a una pelea con extintor de por medio. Lo mejor, como no podía ser menos, es ver a ese Phil enumerando todos los fallos cometidos minutos antes ante una Gloria en modo “malota” asegurando que si a ella le hicieran cualquiera de esas cosas, mataría. Y cuando Gloria dice tal cosa con unas tijeras en la mano y el humo saliéndole por los ojos, mejor no llevarle la contraria…

Vendo casa con vistas...Vendo casa con vistas…

Por cierto, Claire tenía muchos motivos para enfadarse: un mensaje telefónico mal apuntado, una burla sobre el modo de conducir de su mujer, unas compras equivocadas, haber visto y quedado con una ex… todo ello, en conjunto, bien podría haber causado la explosión de Claire. Pero no. Lo que prendió la mecha fue una frase que sacada de contexto nadie entendería, en un primer momento, que pudiera causar tal enfado: “Tienes que probar la ensalada de cogollos”.

Ha sido genial la forma de enfocar toda esta historia, dando lugar a una sucesión de gags y frases que me han hecho soltar alguna que otra carcajada: El intercambio de parejas, las constantes metidas de pata de Phil, el “Si se lo hago a mi marido, te lo puedo hacer a ti” de Gloria (tiene más gracia en inglés), el momento de Claire metiéndose por la entradilla de los perros siendo recibida por Phil y el extintor… En fin, los guionistas han dado lo mejor de sí mismos, sin duda. Eso sí, el pequeño “problema” que tiene Claire con los masajes me recordó un poco a Phoebe Duffay negándose a dar masajes a Monica en Friends por el mismo motivo, con lo cual no me ha hecho tanta gracia. Un mal menor, de todos modos, teniendo en cuenta que el resto del episodio ha sido de diez.

Que la trama de Phil y Claire haya sido genial no implica que el resto de personajes no haya estado a la altura. El pobre Jay se ha arrepentido en el mismo instante en que le ha regalado a Gloria un karaoke. El amor es ciego, pero no sordo. Y por mucho que quiera al bombón colombiano, oírla cantar es un suplicio. Sofia Vergara ha vuelto a lucirse, haciendo unos numeritos horrendos con una voz insoportable. Esta actriz no tiene ningún miedo al ridículo, me encanta. ¡Y eso que cuando empecé a ver la serie no me gustaba demasiado! Manny se ha dejado ver poco durante el episodio, pero ha tenido una intervención estelar en los minutos finales, pidiendo desesperado a su madre que se callara de una vez. Y llamando cobarde a Jay, de paso.

Luke y Cam, organizadores de eventos SLLuke y Cam, organizadores de eventos SL

En cuanto a Cam y Mitch… Cam también ha estado sembrado. Ha podido desplegar todo su talento como organizador de eventos, con la inestimable ayuda de Luke. Me he reído mucho al verlos comunicarse con los pinganillos aunque estuvieran a un metro de distancia, por no hablar de cuando Cam le ha pedido a su sobrino que llamara por teléfono a Mitch… y como el pequeño no se sabía el teléfono, lo coge Cam, marca, y se lo vuelve a dar a Luke. Cada vez me gusta más Cam, me gustan más sus suspiros, sus dramas, su forma de mirar a sus “archienemigos”, sus miradas resabiadas… Es genial. Esta vez tenía toda la razón, cuando le ha echado en cara a Mitch que nunca lo escucha, todo lo contrario que él. El momento del pelirrojo diciendo cosas incomprensibles mientras se lava los dientes, y Cam entendiéndolo a la perfección, no tiene precio. La verdad es que Mitch y Cam hacen un tándem perfecto: son el día y la noche, la sobreactuación y la mesura. Es verdad que el papel de Cam es mucho más jugoso, pero he de reconocer que tengo cierta debilidad por su pareja. Aunque sólo sea por el capítulo en que se disfrazaba de Spiderman…

En fin, ha sido un episodio memorable, quizá uno de los mejores de esta temporada, donde Haley y Alex también han tenido su momento de gloria protagonizando una encerrona en el supuesto restaurante donde trabajaba la hija mayor de los Dunphy. Si bien es cierto que se han visto eclipsadas por toda la trama de Phil y Claire, soberbios durante todo el episodio.

Decía al principio de mi review que odio que mi pareja nunca cierre los cajones y armarios. Pero lo adoro cuando me sorprende trayéndome un zumo de naranja recién exprimido, o cuando me acompaña a ver cualquier película rara de esas que sólo me gustan a mí. Lo mismo ocurre con los protagonistas de esta sitcom: al final, todas esas minucias no importan. Lo importante es que Claire sepa que Phil sí tiene en cuenta la mayoría de sus opiniones, y que Cam descubra que Mitch intenta todo lo posible para arreglar lo que hizo mal, y que Jay… bueno, ahora que lo pienso, Jay no le dice en ningún momento a Gloria que odia oírla cantar. Aunque no me extraña nada…

...

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Modern Family: Regrets Only
Valoración

Categorías: Modern Family Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »