Review Modern Family: Queer Eyes, Full Hearts

Modern Family

Uno de los secretos de una buena paella es dejarla reposar. De hecho, es el secreto para que se asienten los sabores en muchos platos, pero yo, como valenciana que soy, tenía que poner el ejemplo de una de las pocas cosas que me enorgullece de pertenecer a la tierra de las naranjas. ¿Y a qué viene todo esto? ¿Esto no era una review de Modern Family? En efecto, mis lectores, así es. Pero es que el secreto de este último episodio fue el mismo que el de la paella: dejarlo en reposo. El parón de la pasada semana le vino muy bien a este Queer eyes, full hearts porque todos sus “sabores” se vieron intensificados de una manera que sólo esta serie sabe hacer.

Si hace dos semanas hablábamos (bueno, hablé) de que Modern Family había bajado el nivel, de que quizás estaba yendo a rebufo de lo que fue un gran arranque de temporada y no lograba remontar… tan sólo necesitaba un pequeño descanso para volver a recordarnos que es una serie muy en forma. Que aunque lleve seis temporadas en antena sigue teniendo la capacidad para brindarnos tramas divertidas y, sobre todo, reales. Porque los conflictos más graciosos siempre son los más aterrizados, aquellos en los que uno puede verse reflejado de una manera u otra, es decir, los más humanos.

h

Porque… ¿quién no se ha sentido un poco Hayley en una entrevista de trabajo? La mayor de los Dunphy es uno de los personajes que, aunque aparezcan con cuentagotas, ha ido creciendo exponencialmente con la serie. En este séptimo capítulo, siguiendo con las analogías alimenticias, se ha comido la pantalla. Otro punto a favor esta semana ha sido la vuelta de Andy. El manny (que no Manny el de Gloria) de los Pritchett cambiará de profesión a partir de ahora y no podía irse con alguien mejor que Phil. Los dos parecen estar hechos el uno para el otro e intuyo que este nuevo tándem nos dará grandes momentos esta temporada. Así que tendremos Andy para rato, cosa que nos dejará también ver cómo avanza la relación con Hayley. A pesar de lo que podía estar pensando Claire en este capítulo, los dos jóvenes no son nada más que amigos. Parece ser que se olvidaron del beso que se dieron y la cara que se le quedó a ella después. Pero no hay duda que queda mucho por decir en esta relación y que aunque en este episodio tan sólo se han ayudado mutuamente para sus entrevistas de trabajo, tendrán algo más que amistad dentro de muy poco. Por cierto, ¿dónde estaba Luke esta semana?

La pobre Gloria se siente incomprendida y cansada por tener que traducir siempre sus pensamientos para poder expresarse con su entorno en inglés. ¿Sabes lo inteligente y divertida que soy en español?’, recrimina a su esposo. La colombiana trata de buscarse un aliado en la casa, alguien con quién poder expresarse libremente, sin tener que pensar tanto; y cree que Manny podrá encarnar esta figura. Pero el chico no quiere aprender español a pesar de sus raíces, si no francés. Pese a los intentos de Gloria, el interés de éste junto a los celos de Jay hacia el nuevo tutor de español, harán que finalmente Manny estudie francés y no la lengua de Cervantes, cosa que entristece mucho a su madre. Pero como siempre ocurre en esta pareja, Jay eventualmente cae en la cuenta de lo que siente su esposa y será él quién trate de aprender el idioma de su mujer para poder comunicarse con ella. La trama ha sido muy divertida y real, pero ha sido una verdadera lástima que no pudiesen encontrar a un actor que hablase español nativo como profesor de Manny, pues la verdad, oírle hablar con ese horrible acento sacaba demasiado de la situación y le restaba veracidad.

Y por último, Cameron y Mitchell han protagonizado una historia realmente cómica en la que se resaltaban al máximo los atributos de su relación. Cam no puede evitar ser el centro de atención. Es más, le encanta ser la estrella. Así que en este capítulo no ha podido estar más en su salsa. Cuando le proponen hacer un reportaje para la televisión sobre lo que representa ser un entrenador abiertamente gay de un equipo de fútbol estudiantil, él no cabe en su pecho del gozo. No le importa que los intentos del pobre Mitch por tratar de sacar su caso en televisión quedasen en nada. El pelirrojo ha quedado relegado al papel de esposa reprimida, cocinando para el equipo mientas Cam se crecía cada vez más delante de las cámaras. Me gustaría hacer una especial mención a Mitch haciendo pancakes y dándole golpes a la muñeca de Lily para que dejase de llorar. Aunque ya adelanto que no está en los greatests hits de la semana, muy bien podría haberlo estado porque fue un gran momento.

2_03133e24eb

Como punto negativo, sigo insistiendo en el hecho que están separando demasiado los núcleos familiares. Aunque nos hemos reído bastante con este episodio, nada como ver a toda la familia unida. Pero como ya comentamos, Thanksgiving está a la vuelta de la esquina así que es más que probable que los volvamos a tener a todos alrededor de una mesa.

El pódium de esta semana ha estado reñido, pero he aquí los tres primeros puestos:

En tercer lugar… ¡Andy! Porque la vuelta del manny nos ha dado grandes momentos en su entrevista con Phil y su nueva alianza nos dará grandes episodios. Su carita cuando creía que el patriarca Dunphy le estaba rechazando fue toda una estampa…

En segundo lugar… ¡Cam! Tratar de hacerse el “macho” frente a las cámaras, su base de maquillaje, su posición de estrella… El coach sacó sus mejores armas, toda su artillería para darnos un capitulazo en el que se hubiese llevado la primera posición de no ser por…

Primer puesto para… ¡Hayley! ¿Cómo no? Ese epílogo final en el coche, ese llanto… Si es que Sarah Hyland está demasiado desaprovechada…

 

Y para poner el punto y final, unos greatests hits muy peleados, con un bonus track que hacen de este un gran capítulo, una gran vuelta a la esencia de la serie:

 

  1. La conversación entre Claire y Hayley en la que la primera le pregunta sobre su relación con Andy y ella, para no tener que explicarle que se están preparando para sus entrevistas de trabajo, le contesta para zanjar el tema que tan sólo es sexo… Si es que el razonamiento de la chica tan sólo lo entiende ella…
  2. El llanto de Cam en cámara cuando trata de explicar que Mitch es el verdadero héroe… Y en general, todo momento en el que Cameron ha tenido una cámara delante… ¡muy grande!
  3. Creo que no hay duda que la escena final de Hayley en el coche no ha tenido precio… ‘I’m not going anywhere!’ Es de lo mejor que he visto en mucho tiempo…

 

Bonus track: La reportera en el partido preguntándole a Manny si la valentía del coach Cameron le había dado fuerzas a él para salir del armario después de su frasecita en francés. Si es que Manny es muy ambiguo…

 

En conclusión, un gran capítulo que ha estado a la altura del mejor Modern Family. Esperemos que el próximo capítulo siga la estela de éste y, si se puede pedir, que nos muestren un poco más de Hayley en su nuevo trabajo.

Nota del autor
4,5
Vuestra nota
Review Modern Family: Queer Eyes, Full Hearts
3.3 (66.67%) 3 votes

Categorías: Modern Family Reviews Etiquetas: , , ,

1 comentario

  1. yshaarj

    Nunca me cayo bien haley, pero entiendo del tema de “entrevistas de trabajo” aunque un trabajo en moda solo sea una piedra mas en la lapida de la humanidad, y una razon mas para agregar a mi lista “por que aliarse con aliens hostiles a humanos”
    Ojala que no mezclen mas a Andy con Haley, Andy puede hacerlo mucho mejor
    Me cague de risa cuando la periodista toma por gay a Manny

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »