Review Modern Family: Boys’ Night

cuidandodelily

Ya casi no me acuerdo del último episodio que vi de Modern Family. Últimamente los parones son cada vez más habituales e insufribles, pero aquí seguimos los admiradores de la serie, sin caer en la apatía. El único motivo que veo por el que tarden tres semanas en emitir un episodio nuevo, es que quieran alargar hasta el infinito la emisión de la serie, que bien podría acabar varios meses antes si no abusaran de las repeticiones. Supongo que es normal hacerlo, al tener un producto tan exitoso. Ya sé que es una práctica muy habitual allende los mares, pero eso no impide que la odie con todas mis fuerzas… Y después de este pequeño rapapolvo, que me ha asustado hasta a mí misma, vamos a analizar el último capítulo emitido por la cadena ABC, concretamente el número dieciocho de la segunda temporada.

Boy's Night no ha sido de los mejores episodios de la temporada. Aunque el tono sigue siendo el mismo de siempre, he echado en falta que me sacaran mayores carcajadas, y alguna que otra trama me ha resultado demasiado manida.

Me refiero especialmente a la parte dedicada al vecino de los Dunphy (un irreconocible Philip Baker Hall). Creo que les ha quedado demasiado tópico, algo que hemos visto ya en infinidad de ocasiones: el típico anciano cascarrabias al que hay que conocer un poco para darse cuenta de que en realidad es un pobre desgraciado de buen corazón. Y casi siempre lo descubrimos de la mano de algún crío que le roba el corazón. El mismo matrimonio Dunphy hace un pequeño listado de películas en ese sentido, como Gran Torino, Up o Valor de ley. O la señora McClusky de Mujeres desesperadas. O el episodio donde Brian de Padre de familia ha de cuidar a una anciana antigua cantante de ópera. O el viejecillo de las películas de Marisol… Mejor paro de enumerar porque esto empieza a desvariar de manera alarmante.

Tampoco es que los guionistas hayan optado por dar algún giro de guión para aportar algo novedoso al asunto: en un principio todos temen al anciano, pero Luke lo conoce y descubre que puede ser su amigo. Tras un momento de desconcierto de sus padres, finalmente aprenden la bonita lección de que no se puede juzgar a una persona por la primera impresión. Eso es todo.

No lo he reconocido hasta mirar en imdbNo lo he reconocido hasta mirar en imdb

Lo mejor, Luke demostrando una vez más las pocas luces que tiene, cuando ve que el vecino lleva un tanque de oxígeno para respirar bien, y al entrar en su casa aguanta la respiración pensando que no hay oxígeno dentro.

Por otra parte, tenemos a Jay, Manny y Gloria, que deciden pasar la velada yendo a un concierto de música clásica… Bueno, en realidad a Jay no le entusiasma demasiado el plan, así que decide esperarlos en un bar de fuera… donde se topa con una reunión de lo más divertida entre su hijo Mitch, Cam, y varios amigos gays. Muy gays. Entre ellos, un viejo conocido de la serie, Pepper, interpretado con bastante tino por Nathan Lane. Jay se emborracha y acaba convirtiéndose en el alma de la fiesta, ante la sorpresa de su hijo, que como ya sabemos, siempre ha intentado no dar una apariencia demasiado “alocada” en presencia de su padre. Poco que destacar también aquí, ya que creo que le podrían haber sacado mucho más jugo a la situación, haber jugado más con los personajes, haber llevado la situación incómoda mucho más allá… En su lugar, hemos asistido a una velada de lo más agradable, donde todos se lo han pasado bien, todos han brindado, todos han reído… pero en mi opinión, el espectador se lo pasa mucho mejor cuando es testigo de cómo algún personaje cae en el ridículo o lo pasa mal. ¡Somos así de malos!

No hay una descripción disponibleNoche de margaritasNoche de margaritas

Lo más divertido ha sido el día de después, con un Jay totalmente resacoso, que había
olvidado la mayor parte de la noche… incluyendo una cita con Pepper para ir de tiendas. Evidentemente, Gloria se ha vengado de su marido, que el día anterior no quiso ir con ella al concierto, no ayudándole a zafarse de su nuevo amigo homosexual y su perrita Tallulah. Bueno, Gloria ha tenido mejores días.

También hemos asistido a cómo Haley ejercía de niñera de su pequeña prima Lily. Poco que añadir. La chica se ha portado, pese a la mala fama que le dan los guionistas. Sólo ha hecho lo obvio: invitar a su novio a pasar la noche con ella. Pero el precavido Cam la estaba vigilando a través de la webcam de su ordenador, así que la chica lo ha mandado de vuelta su casa, y todos tan contentos. Quizá lo único que me ha sacado una sonrisa más amplia de lo normal ha sido precisamente el principio, cuando Mitch aceptaba el ofrecimiento de su sobrina de cuidar a Lily, ante la negativa histérica de Cam. Y el momento Haley en el sofá diciendo que prefiere cuidar a Lily a pasar una noche castigada en casa jugando a la jenga con su padre… para acto seguido abrirse el plano y ver a Phil sentado a su lado partiéndose la caja.

Haley Haley “cuidando” de Luke

En fin, como ya dije al principio, no ha sido el mejor capítulo de la serie. Ha sido, como siempre, entretenido y de tono ligero (quizá esta vez demasiado ligero), pero le ha faltado más humor, más mala leche, y algo más de originalidad en las tramas. Lo pueden hacer mejor, de eso no cabe duda.

¿Qué opináis vosotros? ¿Os ha gustado más que a mí? ¿Algo a destacar que yo no haya mencionado? Como siempre digo, ahora es vuestro turno…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Modern Family: Boys’ Night
Valoración

Categorías: Modern Family Reviews Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »