Review Misfits: Episode Two

La temporada más difícil es la de la confirmación. Que se lo digan a la Real Sociedad o al Celta entre otros. Clasificaciones de Champions seguidas por temporadas en las que se bordeaba el descenso que en algunos casos terminaba certificándose. ¿Por qué estoy diciendo esto en la entradilla del segundo capítulo de Misfits? ¿Acaso he perdido la cabeza? ¿Es simplemente que no sé como rellenar estas primeras líneas y me dedico a dar datos absurdos? Rotundamente sí. Aún así tras un primer capítulo prometedor Misfits tenía que demostrar en este segundo episodio que la recuperación del enfermo iba por buen camino y que no había sido un simple espejismo. Y el capítulo de la confirmación lo ha demostrado. Misfits parece que está de vuelta. Pero dejémonos de introducciones y vayamos al grano o como diría Lionel Richie: “Just Go”.

Decía en la anterior review que Finn había demostrado en un capítulo tener mucho más potencial que Simon en las tres anteriores temporadas simplemente por el mero hecho de descubrir que ese perro al que tenía que sacar era rubia, de ojos azules y de una edad similar a él. También apunté que no podíamos cantar victoria, que a lo mejor le tenía atada porque la quería demasiado y no podía alejarse de ella. ¡Bingo! La primera línea del capítulo es un “Te amo” salido de la boca de Finn hacia Sadie, su novia. He de reconocer que al escucharlo he sentido como un escalofrío helado recorría mi espalda. Pero ese escalofrío ha ido transformándose en una sensación de calor familiar al reconocer el Misfits de toda la vida en esta trama del episodio, que ha sido la principal y nos ha servido para conocer un poco más a fondo a Finn. Que la secuencia del “Te amo” haya terminado con Sadie tratando de hacerle una llave mortal a Finn tras proponerle hacer el amor ya era suficientemente prometedora.

También mencionaba en la anterior review que parecía que en esta temporada iban a volver a cobrar importancia los poderes de los personajes en sus respectivas tramas. Este episodio lo ha confirmado. El poder de Sadie me ha parecido de los más rescatables en no sé cuánto tiempo. ¿Quién de nosotros nunca ha tenido un amigo que tras echarse novia ha comenzado un proceso de camuflaje tal que ha provocado que miráramos “¿Quién sabe dónde?” con especial atención? Pues ese es el poder de Sadie, convertir a Finn en el novio perfecto. Eliminar su libre albedrío y sustituirlo por horas de conversaciones, limpieza y cunnilingus. Maravilloso.

El plan de Finn consiste en atar a Sadie hasta que encuentre una solución y puedan volver a ser una pareja normal. Con lo que se le abre el cielo al conocer a Seth. Parece que nos despedimos de él. Otra decisión acertada. Probablemente el peor personaje que haya pasado por la serie. Tras quitarle el poder a Sadie, se despide de Jess diciendo algo así como que si necesita ayuda en Uganda ya sabe con quién puede contactar. Es una lástima. Un personaje encargado de traficar con poderes podría haber sido realmente interesante. También un poco difícil de administrar la verdad (¿os suena un tan Peter Petrelli?), pero transformarlo en un drama constante que solo vivía por y para poner caras de circunstancias nunca pareció una gran idea.

Una vez liberada Sadie de su poder, Finn y ella deciden romper para la alegría de Jess. Aquí debo confesar que siento un poco de pánico. Parece evidente que se va a explotar la tensión sexual existente entre Finn y Jess y hasta ahora Misfits ha demostrado que lo que peor se le da son las relaciones entre los personajes protagonistas. Curtis y Alisha pasaron de novios a amigos como si tal cosa mientras eran perseguidos por un protagonista de GTA. La relación entre Alisha y Simon fue la que entroncó la trama de la temporada pasada, la peor temporada de la serie. De Kelly y de Seth ya he hablado demasiado en otras reviews pero no perderé la oportunidad de hacerlo en esta también y decir que su relación fue el horror. Probablemente la mejor relación entre protagonistas se dio entre Kelly y Nathan. La tensión entre ambos existió desde el capítulo piloto y tras cinco o seis capítulos después de un pseudo-coito los dos reconocieron que mejor quedaban como amigos. Si algo ha quedado claro en Misfits es que es mejor que las protagonistas encuentren su pareja en personajes secundarios (Nathan y Marnie, Curtis y Emma…) que no entre ellos mismos. Por eso celebraba la aparición de personajes como Alex, el nuevo camarero del bar, la propia Sadie o la enigmática Lola.

La otra trama del capítulo ha sido la protagonizada por una ciega racista. El concepto es tan bueno que ya hace que merezca la pena. La historia es bastante más ligera y de menos trascendencia que la de Finn y eso es la que lo hace buena. El momento en el que Rudy se pone ese preservativo casero hecho de plástico y gomas y tras dos o tres empujones decide poner fin al acto sexual porque eso “no está bien. No puedes ser ciega y racista” es como para levantarse y ponerse a aplaudir. Joseph Gilgun sigue demostrando que ha hecho a Rudy completamente suyo y yo me atrevo a decir que ha igualado el nivel de Nathan. Son dos personajes completamente distintos pero un servidor ya ha llegado al momento en el que escucha detenidamente todo lo que tiene que decir Rudy para anotarlo inmediatamente en un bloc de notas.

En definitiva Misfits parece que vuelve para quedarse. Los poderes vuelven a convertirse en fuente de conflictos, Rudy sigue en estado de gracia, Finn promete y el agente de la condicional, aún manteniéndose en segundo plano, sigue despertando curiosidad. Muy mal se tiene que dar la cosa para que todo se tuerza. Si en algún episodio próximo aparece un enmascarado en bici apagad el ordenador y salid huyendo. Yo por si acaso para evitar esta posible aparición voy a comenzar a apalear a todo aquel que vea en bicicleta por la calle para enviar un mensaje claro y directo a Channel 4, os animo a hacerlo conmigo, jóvenes súbditos.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Misfits: Episode Two
4.1 (82.73%) 22 votes

Categorías: Misfits Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »