Review Misfits: Episode Six

Entramos en plena recta final de Misfits. Es por ello que en este capítulo queda claro que en esta temporada sí teníamos una trama de fondo como en las dos anteriores. Una trama de fondo sosa, aburrida, sin carisma y con un tatuaje en el cuello. ¿Y quién puede anteponerse a una trama con tatuaje? Gente sin corazón.

Antes de entrar en el “caso Seth” hablemos de la que ha sido la trama principal del episodio. La de Rudy y su lepra selectiva. El episodio sigue una estructura muy similar al capítulo “The Bracket” de la tercera temporada de HIMYM. Si Barney tenía que descubrir qué chica era la que le estaba saboteando sus citas para poder reanudar su vida amorosa, Rudy tiene que descubrir a que chica se zumbó la noche anterior para que no se le caiga el pene. Es exactamente el mismo asunto. Igual de efectivo uno que otro.

Si hasta ahora defendía que había que acercar lo máximo posible a Rudy a su otra personalidad para explotar su potencial cómico, me tengo que retractar. En este capítulo Rudy ha estado colosal. Él solo. El engaño inmediato a la mujer de las clavículas, la manera de recordar a sus citas, el encuentro con la hermana de uno de sus ligues (“Maybe come back and show her again when it’s better or summat”)… Glorioso.

Quizás lo que menos me ha gustado de esta trama ha sido su resolución. Está bien que esta muchacha eche atrás su poder (¿que exactamente cuál es? Un spin-off para ella ya) y cure a Rudy pero esa confesión en la discoteca… Ese miedo a no ser querido… Volvemos al terreno de la comatosa del capítulo pasado. No es necesario introducir esa moraleja. Ese “no os volveré a tratar igual porque he aprendido la lección”. Esa moralina horrible. Recordemos que en la temporada pasada en uno de los momentos más sentimentales de la serie, en ese encuentro entre Nathan y el padre que le abandonó, ambos se daban la bienvenida con un puñetazo en la cara. Ese es el tono de Misfits. Para lo demás ya tenemos Modern Family o Glee, gracias.

Por otro lado tenemos la trama de Curtis que esta directamente relacionada a la de Seth. Curtis se auto-embaraza en su ansia por amortizar cleenex ya que la crisis nos puede afectar a todos. Esto provoca que se quede permanentemente en su estado femenino y que no pueda volver a ser el Curtis de toda la vida. Al ir a pedirle ayuda a Seth para que le quite el poder y pueda volver a la normalidad, éste le propone un trato. Le quita el poder si acepta el de resucitar muertos que acaba de conseguir para ayudarle a que vuelva a la vida su novia muerta. Y ya está. Hay lo teníais desde el principio por si quedaba alguna duda. Seth es un coñazo (y por extensión su relación con Kelly) y su novia va a resucitar. ¿Alguna oportunidad para volver a ver a Shaun?

Una cosa que me ha resultado llamativa de este episodio ha sido la manera de conseguir poderes de Seth. No sabíamos realmente cómo funcionaba. Conocíamos que su trabajo era el de traficante de poderes pero hasta ahora todo lo que habíamos visto era a gente personándose en su “oficina” para que le quitara los poderes. Luego Seth daba esos poderes a otros que estuvieran interesados (como el judío que quería acabar con Hitler, por ejemplo). Lo que no sabíamos es que también había gente que no estaba demasiado de acuerdo en ceder sus poderes como el tipo que hemos visto en este episodio en el maletero. No solo eso, sino que el proveedor le dice a Seth que si él no lo quiere tiene a otra gente que le puede interesar. ¿Pone esto en peligro a nuestros protagonistas? ¿Ellos tienen carta blanca? ¿Volveremos a ver al proveedor? ¡Dios! Son tantas preguntas. ¡Qué ansiedad!

En cualquier caso, y a pesar de los momentos Kelly-Seth, me atrevería a decir que estamos ante el segundo mejor capítulo de la temporada. Una trama entretenida, un Rudy colosal y algo de tiempo para las tramas con continuidad. Solo quedan dos capítulos para que se termine esta temporada. Cruzemos los dedos para que muera Seth.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »