Review Misfits: Episode Six

“¿Dónde está el conejo blanco?” preguntaba sin cesar la Alicia de “Alicia en el País de las Maravillas”. La de la película de Disney digo, la de Tim Burton no estaba tan preocupada en hacer esa pregunta, probablemente porque sabría que la respuesta fuese “No lo sé, pero dime dónde está la salida de este cine, por favor, ten piedad”. Este sexto capítulo de Misfits le da una vuelta a la figura del conejo blanco angelical y lo acerca más a la alegoría que le dieron otros films como el “Nowhere” de Greg Arakki o el “Donnie Darko” de Richard Kelly. Capitulazo que nos hace olvidar el pequeño resbalón de la semana pasada.

Soy consciente de que cada semana estoy recordando los errores de la temporada pasada pero entendedlo, esa temporada fue tan mala que cada vez que veo por las noticias que se ha realizado algún acto terrorista inmediatamente me supongo que ese terrorista era seguidor de Misfits y en parte le comprendo. Uno de los principales errores de esa temporada fue que las tramas estaban al servicio de los personajes y no al contrario. De ahí esperpentos como el capítulo de los nazis o el de los zombis. Error que se habían esforzado en subsanar esta temporada haciendo que las tramas estuvieran relacionadas con los propios personajes (el tercer Rudy o el Curtis zombie son dos buenos ejemplos de esto). Pues bien, en este capítulo han decidido saltarse esta norma y el resultado no ha podido ser más satisfactorio. Misfits demuestra cada capítulo que pasa que rectificar es de sabios y que ellos eran plenamente conscientes de que el nivel de la temporada pasada fue casi letal.

Un conejo enorme de traje con un palo de golf. Teniendo un villano como ese sabes que todo lo que ocurra a lo largo del episodio va a merecer la pena. El origen de este antagonista y sus motivaciones han quedado un poco en el aire pero, ¿a quién le importa? ¡Es un conejo de traje con un palo de golf! Sí parece que el nacimiento de este hermano malvado de Tambor está de alguna manera relacionado con el poder de un amigo yonki de Rudy llamado Richard Saunders y también con los efectos de la televisión. Esa secuencia anterior a la cabecera en la que Richard está cambiando de canal para acabar completamente aterrado observando un conejo blanco nos da una pista sobre esta crítica encubierta de Misfits hacia el poder de la televisión. Yo de todas maneras sigo pensando que “Sálvame” mejoraría considerablemente con un presentador conejo vestido de traje y con un palo de golf.

Pero vayamos con nuestros personajes. Rudy, Jess, Finn y Alex asisten a la fiesta que va a dar Richard y que a la postre se convertirá en el búnker en el que esconderse para no verse afectado por la ira del vil conejo. Al llegar caen en la cuenta de que han aparecido unos números diferentes en la frente de cada uno. Son la cantidad de gente con la que se han acostado. Si este capítulo funciona tan bien es porque, a pesar de haber un tierno animal con un palo de golf esperando a que salga alguien para hacer un swing con su cabeza, lo que hace reaccionar a los personajes es el número que ven en la frente de sus compañeros. Rudy quiere alcanzar su número 100, Jess y Alex tienen que aprender a confiar entre ellos mismos a pesar de que ella solo tenga un 2 y Alex un 46 y Finn quiere utilizar el 1 que tiene en la frente en su beneficio para que Jess se sienta más identificado con él que con Alex. Lo del conejo es solo una excusa, algo que les pone alerta. De ahí que el desenlace de este maravilloso enemigo haya sido tan flojo.

No nos olvidemos de Abby. Si en la review anterior me preguntaba si la hermana de Finn tendría continuidad y se acabaría convirtiendo en la sustituta natural de Curtis parece que la respuesta es evidente. No va a ser una fija. La fija será este nuevo personaje que se nos ha presentado en este capítulo. ¿Alguien tiene alguna teoría sobre su poder? La primera pista que podemos encontrar está en la cabecera donde se le ve bebiéndose una cerveza, si a esto le sumamos que la primera vez que la hemos visto ha sido tirada en el suelo inconsciente y que lo primero que ha hecho al recobrar el sentido ha sido ponerse a beber sin parar mientras parecía que iba revitalizándose quizás podríamos arriesgarnos a decir que su fuerza está relacionada con su particular ingesta de alcohol. Un poco como Bender u Ortega Cano. Tampoco podemos olvidar que la pista que nos daba la cabecera sobre el poder de Nathan era la sombra de un lobo. Más tarde descubrimos que lo del lobo estaba relacionado exclusivamente con el poder del novio de su madre. Quién sabe…

Otras conclusiones importantes que nos deja este sexto capítulo. Por ejemplo que ya conocemos cuál es el dilema de Alex. Alguien le ha robado su chorra y se la ha sustituido por una vagina. De ahí que no se atreva a llevar su relación con Jess a otro nivel. Cuando Jess se ha enterado de esto le ha demostrado que cuenta con todo su apoyo. No sé, me da la sensación de que Alex no termina la temporada. Es una corazonada. En cualquier caso su personaje está demostrando ser mucho más útil que Seth o Nikki. Además siempre nos queda la esperanza de que haya un crossover con Hit & Miss y acabemos viendo una pelea a muerte entre Alex y Chloe Sevigny. En ese caso sería curioso ver de qué lado se pondría Jess… o Riley.

Además de esto tenemos a Rudy enamorado. En otro de los maravillosos conceptos que crea esta serie cada semana, en este capítulo hemos podido observar como un velatorio se puede convertir en un after. Allí Rudy buscando su particular número 100, ha encontrado una mujer que le llena y de la que se preocupa. Parece evidente que va a seguir buscándola. Esperemos que esta historia de amor no nos destroce la esencia de este personaje. Es complicado imaginarse un Rudy que sienta la cabeza pero bueno, Nathan acabó siendo padre. En resumidas cuentas terminamos el capítulo con un Rudy enamorado, una Jess y un Alex más involucrados el uno con el otro, un Finn consciente de que quiere estar con Jess y no con otra y con un conejo enorme muerto.

En conclusión estamos ante otro gran episodio de Misfits. Esta semana han decidido meterse en el género de terror y yo tengo que reconocer que el conejo enorme me ha provocado bastante angustia. Si además tenemos en cuenta que gran parte del capítulo se ha desarrollado en una fiesta tenemos otra maravillosa excusa para disfrutar de otro de los grandes factores de esta serie: su banda sonora. Misfits sigue demostrando que cuando quiere, puede. Ahora solo nos queda esperar cuál será el próximo villano que forme una trilogía espectacular junto al tipo de Farmacia de Guardia que poseía lacto-kinesis y este enorme conejo con un palo de golf.

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review Misfits: Episode Six
4.6 (91.25%) 48 votes

Categorías: Misfits Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »