Review Misfits: Episode Seven

Decía el usuario patata asada en los comentarios de la review del quinto capítulo de esta segunda temporada de Misfits, que echaba en falta a “un super malo, un Sylar (sin tantos poderes)” para tener a raya a nuestros protagonistas. Este especial de navidad de Misfits ha escuchado sus plegarias y le ha posibilitado cumplir ese deseo. Y es que todos podemos encontrar una respuesta a nuestras pretensiones, no importa el tamaño de las mismas. Si miramos en el fondo de nuestro corazón, contemplaremos lo poco que cuesta hacer feliz a alguien. ¿Véis lo fácil que es caer en la cursilería en estas fechas? Por eso tiene tanto mérito este especial navideño de Misfits.

Confieso que no las tenía todas conmigo. Que se calificara este séptimo capítulo de “especial navideño”, me hacía temer acabar observando una especie de parche a una temporada ya finalizada, con 4 o 5 villancicos. Ni mucho menos. Solo pudimos escuchar uno. Este “Episode Seven” es un capítulo normal, situado tres meses después respecto a donde lo dejamos en el anterior episodio. Bueno, todo lo normal que puede ser un capítulo en el que “el villano de la semana” es un hombre que se hace pasar por Jesucristo. El caso es que la temporada finaliza de manera oficial con este episodio, con un cliffhanger que nos abre infinidad de posibilidades para la temporada venidera. Pero no adelantemos acontecimientos.

¿Habéis caido en la cuenta de que Misfits, en cierta manera, es una serie procedimental? Sí, es cierto que en ambas temporadas hemos tenido una trama de fondo (en la primera ocultar el asesinato de Tony, en la segunda el enmascarado) pero House, sin ir más lejos también la suele tener, y todos coincidiremos en que es una serie procedimental, ¿no? En Misfits, en cada capítulo se nos muestra un nuevo personaje con habilidades sobre el que gira gran parte del episodio. ¿Sabéis la pereza que me dan gran parte de las series de este género? No, ¿no? Normal, no nos conocemos de nada. En cambio, cada semana espero con ganas la nueva entrega semanal de Misfits. Si esto no es una alabanza a sus guionistas que baje Dios y lo vea.

Bueno, igual mejor que no baje Dios a ver nada. Sé que insisto muchas veces en comparar esta serie con las que podemos ver diariamente en los canales de nuestra televisión, pero es que son tan evidentes las diferencias… ¿Os imagináis ver una serie en Antena 3, o TeleCinco, en la que se haga una crítica tan despiadada como brillante a la iglesia católica como la que se ha hecho en este episodio? Como decía en la entradilla de la review, en este último capítulo hemos visto como una persona ha decidido empezar a reunir poderes ajenos para obtener beneficio propio. Lo que en Heroes se nos vendió como un relojero marginal, en Misfits se nos ofrece bajo el nombre de Jesucristo. Más allá de que el personaje fuese un cura, la mofa se extiende a muchos otros ámbitos: la fe (“Prediqué y rogué y a nadie le importó una mierda”), sus fieles (“¿Superpoderes? ¿De verdad esperas que me crea eso?”) e incluso otras religiones (“¡Ahora está empezando con los musulmanes!”). Lo dicho, una auténtica gozada.

El primer mandamiento es: compraréis todos los discos de MuseEl primer mandamiento es: compraréis todos los discos de Muse

Como decía antes, “Jesucristo” obtiene poderes ajenos. Eso es posible, gracias a la introducción de otro personaje: Seth. Éste dirige (?) una empresa (?) cuyo eslogan es “power is money“, que se encarga de comprar y vender poderes de personas interesadas en adquirirlos o deshacerse de ellos. La verdad es que no nos dan muchos más datos de este señor. Sabemos que él, solo puede encargarse de comerciar con ellos, y no apropiárselos, o al menos es lo que nos dice. Todos nuestros personajes van pasando uno a uno, para hacer negocio con sus poderes, lo que nos ofrecerá más adelante un par de detalles que veo necesario remarcar. Pero antes… ¡Otra entrega de teorías que elaboro a mitad del capítulo y que terminan por ser simples delirios paranoicos! He de confesar (y ya van dos veces, anda que no se nota que estamos en fechas navideñas) que cuando veíamos a Simon dudoso de vender su poder, y ante la alternativa que le ofrecía Seth (“¿Estás comprando o vendiendo?”), pensaba que iba a acabar adquiriendo el poder de Curtis, y algo malo iba a ocurrir, que le obligaría a volver atras y convertirse en enmascarado e iniciar el bucle continuo. Yo soy muy de ir a piñón fijo…

Nikki muere tras recibir un disparo. Curtis enrabietado, porque estás cosas son así, te producen malestar, decide ir a recuperar su poder para evitar el incidente. El resto de sus compañeros, exceptuando a Alisha, le acompañan con la misma intención. Al llegar, Seth les comenta dos cosas: quiere 40.000 dolares por cada poder, y Curtis no puede recuperar su poder porque ya se lo ha vendido a un judío que “dijo que quería volver atrás y matar a Hitler“. Tras matar y robarle el dinero al supuesto representante de Dios en la tierra, todos nuestros personajes vuelven, con suficiente efectivo, a adquirir de nuevo sus poderes, lo que nos ofrece el cliffhanger de la temporada: pueden obtener los poderes que quieran. Eso sí, a pesar de que al final del episodio a Curtis se le vea más animadillo con todo el tema de que su novia se ha muerto y eso, nadie hace mención a que pueda recuperar su poder. En cierta medida, es lógico. El poder de Curtis permitía repetir la historia que vimos en el anterior capítulo infinidad de veces. Algo malo ocurre, todos mueren o están a punto de hacerlo, Curtis hace reset, y vuelta a la normalidad. Al quitar este poder de en medio, esa licencia queda aniquilada. Aún así, insisto en la extraña actitud de tranquilidad de Curtis, con lo que le acaba de suceder a Nikki. También es verdad que Misfits se acerca más a la comedia que al drama.

El Cash Converter de los poderesEl Cash Converter de los poderes

No quiero dejar de mencionar otros dos asuntos del capítulo que me han parecido un tanto ilógicos. No creo que llegue al nivel de incongruencia porque, si nos paramos a pensarlo, tampoco conocemos tanto como creemos a los personajes. En primer lugar, la actitud de Alisha con Simon. Están juntos, imaginamos que habrán mantenido la conversación que vivimos en el anterior capítulo, en algún momento. La cuestión es que Alisha le dice a Simon que su versión futura, a la que adora, le comentó que tenían que perder sus poderes y posteriormente le reconoce que era mentira. Desde que conoció a Simon2, Alisha no ha hecho otra cosa más que idolatrarle. ¿Para qué poner en su boca palabras que no dijo? Es normal que Alisha quiera deshacerse de su poder ya que, en el punto en el que se encuentra, no le ofrece ninguna ventaja, pero ¿qué razón hay para que quiera que los demás hagan lo mismo que ella? “Solo quería que fueramos una pareja normal“. Me cuesta comprarlo.

Por otro lado está el enamoramiento de Nathan. Ya hemos visto otras muestras de lo poco que duda este personaje en relacionarse con personas del sexo opuesto. Kelly, Lucy, Ruth, Marnie… Pero eran relaciones, que por unas cosas u otras, acababan por no ir a ninguna parte. Pensaba que el personaje de Marnie estaba para poder lograr la imagen que decora la cabecera de la review, y que poco después, Nathan, iba a “liberarse” de alguna manera de esta relación. El caso es que el capítulo se termina, y Nathan se ha comprometido a ser el padre del hijo de Marnie. Veremos en la tercera temporada adónde nos lleva esto, pero no olvidemos los rumores que apuntaban a que está sería la última temporada de Robert Sheehan en Misfits…

A Tom Cruise no le hace ni pizca de gracia que se juegue con la comidaA Tom Cruise no le hace ni pizca de gracia que se juegue con la comida

¡Ay amigos!… Ya os he dicho varias veces lo que adoro la metaficción de esta serie. Ese “Habéis dejado de molar, en serio“, que suelta Curtis tras haber interpretado en coro “Little Donkey”… ¡Classic! Resumiendo, se nos va otra temporada de Misfits. Ahora toca esperar otro año para volver a ver las andanzas de los Simon, Alisha, Kelly, Curtis y Nathan (crucemos los dedos). ¿Nuevos poderes? ¿Si no tenemos más centro comunitario tendremos más bar? ¿Qué nuevos personajes veremos? Teorizad, teorizad… Tiempo tenéis de sobra.

La frase del capítulo:

“Soy inmortal”

Nathan Young, en un lapsus mental.

El product placement del siglo XXIEl product placement del siglo XXI


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »