Review Misfits: Episode One

Qué ganas teníamos de que comenzara esta segunda temporada de Misfits… Hará ahora unos 15 días. Es lo que tienen las reviews de capítulos emitidos hace tiempo, que el hype en torno a ellas es difícil de mantener. Aún así, siempre es buen momento de recordar lo que nos han ido trayendo los primeros compases de la nueva temporada. Rememoremos lo que nos trajo este primer capítulo, acertadamente titulado Episode One.

Lo primero que vemos es a un misterioso personaje, al que podemos relacionar con aquel que salvó a Nathan de ser atacado y transformado por aquella secta religiosa del final de la anterior temporada. Podemos ver sus manos, y una parte de su pecho. También observamos que está rodeado de fotos de nuestros protagonistas y de cifras numéricas que van cuenta atras. ¿Conclusiones? Es blanco. ¿Teorías? Puede tener algún tipo de poder relacionado con el tiempo, o saber que dentro de determinados minutos ciertas cosas les van a ocurrir a los personajes que dan título a la serie. O a lo mejor, simplemente, es un fanboy de Jack Bauer. Tras dar unos cuantos saltos por cornisas, y demostrarnos que no tiene nada que envidiar a la agilidad del asiático que prueba los colchones Restform, lanza un avión de papel que impacta en el rostro de Kelly. En él se puede leer “Go to his grave”. Suena The Rapture. Esto empieza…

Simon, Alisha, Curtis y Kelly discuten sobre el significado del mensaje. Simon piensa que puede ser una trampa. Alisha deshecha esa opción, “¡Claro! Llevamos aquí cinco minutos y alguien ya nos ha tendido una trampa. Es demasiado pronto para esa mierda”, declara a los 4 minutos del capítulo. Es entonces cuando se presenta el nuevo agente de la condicional (y van…) Éste, a diferencia de los anteriores, parece pasar bastante de todo lo relacionado con la vida de nuestros pseudo-héroes y lo único que le preocupa es cumplir con su trabajo. Sí, es diferente.

Entonces... ¿a las 2 serán las 3?Entonces… ¿a las 2 serán las 3?

Dentro del recinto, where amazing happens, se encuentran con una clase de terapia. Simon hace contacto visual con una de las alli presentes, y ambos sonríen. ¿Flechazo? Relativo. En una conversación, en las taquillas entre Lucy, que es como se llama la siniestra joven, y Simon, descubrimos que ya hay un conocimiento previo entre ambos en una “unidad” de la que no dan más datos. Incluso algo más que eso. Parece ser que Lucy había tratado de mantener contacto con nuestro amigo el invisible. Comunicación unidireccional, que dirían los expertos, porque a Simon le estaba prohibido mantener contacto “con los pacientes”. Simon, a pesar de ello, le suelta un It´s nice to see YOU que será tremendamente significativo una vez visto el capítulo. Finalmente Lucy le insta a quedar esa misma noche. Simon, a regañadientes termina prometiéndoselo.

Promesas que no valen nada, que diría Iván Ferreiro. Reunión de nuestros protagonistas, entre los que se encuentra Simon, ante el ataúd de Nathan (si, hombre, éste que salía en la primera temporada,así, como con rizos…) en la que no ocurre nada que no suceda en cualquier otro cementerio. Mientras, uno a uno, van abandonando el lugar, Kelly escucha unos pensamientos de Nathan que nos demuestra que Ryan Reynolds se lo montó fatal en Buried. Desentierran el féretro, lo abren y ahí está: el cuerpo inerte de Nathan. Durante unos 15 segundos. Los que tarda en gritar y darles a todos un susto de muerte (paradójico, ¿no es cierto?) Tras descubrirnos que no, que en su cajón de pino, no había suficiente espacio para un váter, vuelve a los servicios comunitarios, para descubrir que, como le habían dado por muerto, hasta ese preciso momento, era un hombre libre.

No nos da tiempo a ser como Simon, y olvidarnos de Lucy, ya que aparece en escena mucho más nerviosa y enfadada, al descubrir que éste tiene nuevos amigos. Amigos entre los que se encuentra Nathan, cuyo cruce de palabras con ella (“Mucha gente dice que estoy mal de la cabeza. Obviamente no lo estoy, porque estoy aquí, y tú estás allí. Con los otros locos”) no rebaja la tensión de la situación, precisamente. Pasamos a otra escena en la que vemos a Simon en los vestuarios, donde se encuentra con Alisha. Ésta, muy sugerente y decidida, le practica sexo oral provocando que Simon ponga algo parecido a su cara de desaparecer. Alisha se despide, se pone frente a un espejo y entonces nos empiezan a cuadrar las cosas. Alisha es Lucy. Shapesifters que se les llaman ahora…

... que estaba tomando cañas… que estaba tomando cañas

Mientras Nathan y Kelly quedan para “sellar el trato” esa misma noche, vemos como Simon se acerca a la otra Alisha, la verdadera, que estaba escuchando a The Cure. Simon ejerce de casanova y le suelta un “¿Te gusta la comida?” que para si quisiera Barney Stinson. Incomprensiblemente no funciona, y Alisha le rechaza, de una manera un tanto humillante para el hombre sin sombra (a tiempo parcial), lo que causa su enorme estado de confusión. Nathan, que se dirige a comprar preservativos, para la cita con Kelly, se encuentra con ella. El hombre inmortal le comenta a Kelly si debería comprar dos packs. Esta ejerce de Jerry Maguire y le pide que le “enseñe la pasta”, para tomar una decisión. Nathan no pone mucho impedimento, y Kelly reacciona mofándose de él, justo antes de rechazarle e irse. Nathan, sale poco más tarde y se dirige a Kelly, méncionandole el tamaño “descomunal” de su vagina. A estas alturas todos pensamos en Lucy. Por lo del cambio de identidades, digo. A todo esto el policía Pete, aparece por primera vez, en esta segunda temporada, y avisa al nuevo agente de la condicional (ante un Simon invisible, como testigo) del peligro de nuestros protagonistas y le avisa de que quiere registrar el edificio. La reacción de este es pedirle una orden, para llevar a cabo esa investigación. Sí, es sospechoso.

Vemos a Alisha totalmente herida, diciéndole a Curtis que el causante de esas heridas es Simon. Curtis se lo cree, y se dirige, con bastante mala pinta, en busca de Simon que anda ocupado tratando de llevarse el cadáver de Sally, por si la orden de registro acabara llegando. En su camino se encuentra con Nathan, y lo que es peor para él, con Curtis. Tras unos cuantos golpes, llegan Kelly y Alisha para poner un poco de orden. Una Alisha sin ningún rasguño. Es entonces cuando nuestros personajes empiezan a sacar conclusiones. También sacan tiempo para descubrir el cuerpo congelado de Sally. Tras varias excusas de Simon, Nathan decide marcharse por la puerta frontal… para aparecer segundos después saliendo de un servicio, que se encontraba justo al lado de donde estaba resto de la pandilla. ¿Magia? No. Bueno, en parte, pero vamos, que todo se reduce a Lucy y a su habilidad. Problema grave: Lucy sabe que Sally está muerta. Entre todos escogen una contraseña, que solo sepan ellos, para demostrar que su identidad es la auténtica: Mono prostituto. “¿Cuáles son las posibilidades de utilizarlo en una conversación normal?”.

¿Has probado a tomar All-Bran?¿Has probado a tomar All-Bran?

El grupo al completo se cruza con Lucy, y automáticamente atan el último cabo que quedaba por atar. La persiguen, ella cruza una puerta, de la que curiosamente sale el agente de la condicional despidiéndose. “Muy convincente”. Empiezan las agresiones hacia el supuesto agente, hasta el momento en el que este, agarra por el cuello a Nathan, sin intención de soltarle, hasta que Kelly le aparta sutilmente. Lo más sutilmente que se puede apartar con un extintor. Tras darse cuenta de que estaba muerto y que su cuerpo seguía siendo el mismo, consideran la posibilidad de haber matado al auténtico agente de la condicional, lo que se confirma al ver a Lucy en otra habitación y lo que da a pie, para mi, a la mejor frase del capítulo, curiosamente, obra de Nathan: “¿Por favor, podemos parar de matar a nuestros cuidadores?”

Cita que jamás se acabaría dando, ya que Curtis decide tomar uno de esos viajes temporales, tan habituales en él, para advertir a todos del futuro error. Lo evitan y continúan persiguiendo a Lucy que se transforma en ratón. Curtis, Nathan y Simon, deciden esperar a que salga de su guarida, prestos a liquidarla. Para hacer tiempo Nathan saca a colación el asuntillo que existió entre la falsa Alisha y Simon, lo que provoca una discusión a tres bandas, que Lucy en el cuerpo de Dixie, decide aprovechar para huir. Y entonces es cuando surge esa situación tan habitual, en películas y series, en la que los protagonistas se separan en busca de un mismo objetivo. Claro, que cuando este objetivo, es un cambiaformas, es inevitable que chirríe un poco.

Nathan encuentra un ratón, al que mata inmediatamente. A su espalda Simon. Un Simon que actúa de manera un tanto extraña. Nathan se da cuenta y suelta un “Monkey Slut”, que es el preámbulo a la pelea entre ambos. Lucha igualada, hasta que al falso Simon le da por utilizar la táctica Tyson, y tras un buen mordisco, ensarta a Nathan, un tanto resignado, en una tubería y huye. Poco a poco, Kelly, Simon y Alisha van reuniéndose en torno a lo que queda de Nathan. Allí, concluyen que Lucy también sabe la contraseña, por lo que para demostrar que la identidad de cada uno es la auténtica, optan por hacer gala, cada uno de su poder. A Nathan se le da un voto de confianza, por su situación. Alisha y Simon, dejan claro que son ellos, y es entonces, cuando aparece Curtis. Kelly dice que ha leído su pensamiento y que él es Lucy. Tras darle un buen golpe, le mete su cabeza en una bolsa para asfixiarle. Y entonces llegó él… El misterioso enmascarado provoca un apagón y salva a Curtis de morir ahogado. Simon recibe una llamada telefónica, de Kelly, mientras ésta, enfrente suyo, le pregunta que a ver quién es. Tras propinar otro fuerte impacto a Simon, Lucy se le muestra tal y como es, y le avisa de que va a ir a la policía, suplantándole la identidad para confesar los asesinatos y asi poder vivir como enamorados en una unidad psiquiátrica.

¿Eres tú? Y dice, pos soy yo, ¡no voy a ser yo!¿Eres tú? Y dice, pos soy yo, ¡no voy a ser yo!

La romántica Lucy espera, dentro del cuerpo de Simon, a que el agente de policía Pete llegue a la sala en la que se encuentra para confesar. Una sala que, vista la secuencia completa, o está al final de un pasillo muy largo, o es que Pete tiene complejo de Petrov. El verdadero Simon aparece enfrente de Lucy, para mantener una conversación, en la que le ruega que no cuente nada, ya que siente estar donde pertenece, y jamás había sido tan feliz, a pesar de que mate a gente cada cierto tiempo. Lucy a pesar de haber estado en el cuerpo de cada uno de los protagonistas, decide empatizar por primera vez, y decide darle largas a Pete y, ya de paso, aprovecha para faltarle un poco al respeto, que nunca se sabe. Entretanto, en la habitación de Kelly, resucita Nathan, como quien despierta de una siesta (incluso más despejado, me atrevería a decir) y la primera llega a la conclusión de que tienen que postergar cualquier proyecto de relación que tengan, ya que no cree poder estar con una persona como él. “Puedo cambiar” le espeta Nathan, mientras todos tocamos madera con nuestros dedos cruzados, apoyados en nuestra pierna derecha, vistiendo nuestra mejor ropa interior roja, para evitar que eso jamás suceda.

Toda el grupo decide juntarse para ir a recoger el cadáver de Sally, y unos Cornettos, y dirigirse al mar, para allí lanzarlo. Sí, algunos crean precedente. En la embarcación en la que se trasladan, empiezan a preguntarse por la identidad del enmascarado que salvó la vida a Curtis, mientras éste les observa desde arriba. También asistimos a otra clase magistral de metaficción, al oir a Nathan cosas como: “¿No hemos hecho suficiente por una semana? -respondiendo a la intención de empezar a buscar cuanto antes al enmascarado- Es casi fin de semana, vamos a dejarlo aquí”. “En seis semanas, todo va a cambiar(…) Termina nuestro servicio comunitario”. Pues eso, aprovechemos para disfrutar lo que queda, que ya no son ni seis semanas.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Misfits: Episode One
4.5 (90%) 4 votes

Categorías: Misfits Reviews Series Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »