Review Misfits: Episode Eight

Se acerca la Navidad a nuestras vidas, con sus mazapanes, polvorones, turrones y familiares a los que no volveremos a ver el resto del año pero a la vez se nos despide Misfits como todos los años por estas fechas. Este 25 de Diciembre además de celebrar el nacimiento de un niño que nos trae regalos si somos buenos también podemos celebrar el resurgir de esta serie británica que dábamos por muerta hace tan solo un año. Así que cojámonos de los brazos, formemos un círculo y cantemos villancicos alrededor de una hoguera festejando esta resurrección y luego lancémonos al fuego para no tener que volver a pensar en nuestra contribución en esta instantánea que acabamos de formar.

Me gusta considerarme una caja de sorpresas. A mi psiquiatra, bipolar. En honor a él innovaré de una manera que nunca se ha visto antes a la hora de hacer reviews. Al ser el último capítulo de la temporada además de contaros lo que ha pasado en este capítulo para comprobar que lo habéis entendido bien haré una clasificación de lo que han sido los mejores puntos de esta temporada y por lo que considero que esta serie ha vuelto de entre los muertos en los que se quedó en la temporada pasada. Pero no muertos como Nathan en la segunda temporada sino muertos como cualquier posible relación amorosa de cualquiera de nuestros protagonistas. Muertos olvidados, muertos de los que nadie se quiere acordar. Allá vamos, pues con las conclusiones de por qué Misfits ha sido capaz de reinventarse correctamente:

Borrón y cuenta nueva. Esta cuarta temporada nos ha demostrado que sus creadores eran completamente conscientes de que si tuviéramos que imaginarnos a Satán como ente, el tercer año de Misfits sería la aproximación más similar. De ahí esa limpieza de cara absoluta de la serie. Dos personajes nuevos en un inicio, que acabarían desembocando en otros dos nuevos. Si a esto le sumamos una decisión tan necesaria como complicada de tomar que era la de acabar con Curtis estamos ante un panorama completamente nuevo. Solo hace falta añadir un personaje que en ocasiones es capaz de hacer sombra al propio Rudy como es Finn y otro que acabe convirtiéndose en uno de los principales ganchos de la serie como es Abby. Si rectificar es de sabios, Howard Overman y su equipo podrían dar clases de sabiduría, si es que eso fuera posible y tuviera algún tipo de público potencial.

Rudy y/o Joseph Gilgun. La sustitución de un ídolo. La sucesión de un auténtico genio. Ocupar el lugar que dejó Robert Sheehan era un reto solo comparable a ir ahora a las oficinas del Camp Nou y decirles que cuando decida cansarse ese argentino pelirrojo ya estamos nosotros para tomarle el relevo. Joseph Gilgun ha conseguido convertirse en el principal baluarte de Misfits. “Deberían llamarlo Sad Feet”, “¿Qué es negro y blanco y huele a moho?” o darle un cabezazo a una monja son cosas maravillosas que Rudy ha hecho o dicho solamente en este capítulo. Lo único bueno que se puede rescatar de la temporada pasada es la irrupción de Rudy. Esto que lo comentábamos por encima el año pasado ha acabado confirmándose esta temporada. Rudy es el principal activo de Misfits. Tanto el actor como los guionistas han sabido darle al personaje características que lo alejaran de Nathan en cuanto a personalidad pero que lo recordaran en cuanto al nivel de carcajadas que produjera. No es casualidad que este último capítulo, con el que se despide la serie, esté centrado en la relación de Rudy con Nadine.

Poderes en primer plano. No nos engañemos, Misfits empezó siendo una especie de mezcla entre Heroes y Skins para que con el paso de los años se acabara convirtiendo en una especie de mezcla entre Adolf Hitler y Mussolini. El año pasado los personajes se veían al servicio de poderes externos (los zombis o los nazis), este año vuelven a ser los poderes de los personajes los que ejecutan el ritmo de los episodios. Capítulos como los del doble Rudy o el del conejo de traje asesino son claros ejemplos de ello.

Conceptos brillantes. Lo que comentaba de los dos Rudys o el conejo asesino. Misfits ha vuelto a enseñarnos ese tipo de conceptos geniales que eran capaces de convertir a un controlador del calcio en un asesino de masas o convertir a Jesucristo en una especie de Superman. Sin ir más lejos este capítulo ha girado sobre un triángulo amoroso que Rudy tenía que pasar para lograr a una mujer. El problema es que el otro hombre era Dios y claro, todo eso ha acabado desembocando en que este se lo haya llevado a través de cuatro jinetes del Apocalipsis que iban en bicicleta (¡Qué casualidad! Como un justiciero de no hace mucho).

Estos son los principales elementos sobre los que se sustenta este cambio en Misfits. Esta recuperación. También ha tenido sus errores, no nos vayamos a engañar. El capítulo melodramático entre Finn y su padre que se moría de cáncer o la constante devaluación de Jess han sido probablemente los dos principales. Jess no llega al punto de ser Alisha que solo se limitaba a mirar a los demás entrecerrando los ojos muy fuerte y provoca más interés pero al final Abby, con tan solo un par de episodios, ha acabado dejándole a ella en segundo plano. Su relación con Alex me ha dejado un tanto frío. También es cierto que llevaba esperando desde el momento que apareció que muriera al ser un personaje secundario y estar relacionado con uno de los protagonistas.

En conclusión, Misfits se nos vuelve a marchar y hasta el año que viene no tendremos nuevos capítulos para saber si la serie sigue progresando adecuadamente o vuelve a optar por meterse en embrollos amorosos con bicicletas y enmascarados. No deja de ser significativo que cuando Rudy parecía estar enamorándose su pretendiente haya acabado ensartada por una espada. Solo tendremos que esperar frente a nuestro ordenador unos nueve meses. Sin comer, sin beber, sin pestañear. No vaya a ser que con nuestras acciones provoquemos un enorme efecto mariposa que haga que el cerebro de Howard Overman se ponga en modo “melodrama horrible”.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Misfits: Episode Eight
4.3 (86.27%) 51 votes

Categorías: Misfits Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »