Review MF: Someone to watch over Lily

portada

No me puedo quejar. Tras el rapapolvo de la semana pasada, he de confesar que el nuevo capítulo de Modern Family, pese a no estar a la altura de sus mejores entregas, ha estado bastante bien, y me ha hecho reír. Justo lo que les había pedido. Así que esta vez no leeréis ninguna pataleta por mi parte (al menos eso creo). En esta ocasión, vamos a intentar averiguar quién podría cuidar de Lily en caso de que alguna tragedia ocurriera a sus padres… ¿Por quién apostáis vosotros?

Yo no lo haría por los Dunphy. Al menos no después de lo visto en este episodio. Creo que Mitch y Cam piensan lo mismo que yo. Y es que Phil y Claire no van a tener precisamente uno de sus mejores días con sus hijos.

En este episodio los niños han tenido mayor protagonismo del que suelen tener, y han estado a la altura. El pequeño e inocente Luke, por ejemplo, ha tenido consulta con una psicóloga. Y es que su madre empieza a pensar que quizá pueda tener algún problema de atención. Aunque, más bien, lo que teme es que se convierta en su marido. Ya sabemos que Phil y Luke se parecen mucho, se ríen por las mismas chorradas, y se asombran también por el mismo tipo de tonterías. Con lo cual es normal que claire se asuste un poco. Un Phil se puede sobrellevar, dos es ya más complicado. Ha sido bastante divertido ver la escena en que el chaval se queda anonadado viendo un objeto en movimiento, y minutos después, volvemos a ver la misma escena, pero con un encuadre más amplio, y descubriendo entonces que Phil también había sido “abducido” por lo mismo.

No hay una descripción disponibleConfidencias a medianoche

Pero esto iba hoy de quién es la mejor persona para cuidar a Lily “en caso de”. Phil y Claire bajan de posición en el ránking desde el mismo momento en que, en plena discusión, acaban olvidándose de su hijo menor y lo dejan en plena calle mientras ellos vuelven a casa en sus respectivos coches. Y quedan automáticamente eliminados de la lista cuando tardan unas horas en darse cuenta. Pero, tranquilos, que esto es Modern Family, y nada malo puede pasar: Luke consigue volver a casa sano y salvo, y sus padres descubren que no tiene tan pocas luces como podía parecer.

¿Y qué hay de Haley y Alex? Si en mi anterior review protestaba porque los personajes no tenían demasiada profundidad y no se nos mostraban en otro tipo de situaciones y con otro tipo de relación entre ellos, ahora me tengo que retractar de eso. Y es que he visto, por primera vez, cómo las dos hermanas se lo han pasado realmente bien juntas. Y para más inri, nos han hecho saber que Alex no es tan pluscuamperfecta como nos quiere hacer ver siempre. No está nada mal, ¿eh? Así, hemos visto cómo Alex hacía novillos porque ya no le gusta tocar el violonchelo, y cómo ella y su hermana mayor gastaban una broma a otra compañera del colegio… acabando en la comisaría. Otro punto negativo para los Dunphy. Definitivamente no, no serán los tutores de Lily.

Me ha gustado bastante ver a las dos hermanas riéndose juntas, y compartiendo confidencias. Siempre están hablando mal la una de la otra, y ha sido agradable verlas por una vez bajando la guardia. Aunque Alex no podía decepcionarme: enorme cuando dice que no puede dejar las clases de chelo porque ella es la única esperanza de la familia.

Esto no acabará bien...Esto no acabará bien…

En fin. Sigamos con lo nuestro: ¿Quién cuidará de Lily? Cam y Mitch siguen mirando a su alrededor, y, tras descartar a la familia de Cam, ponen en su punto de mira a Jay y Gloria.

Y así llegamos al otro niño de la función. ¿He dicho “niño”? Me refería a Manny. El chaval más raro del planeta Tierra tiene que comprar una equipación para ir de acampada con sus compañeros, pero no le apetece mucho. Jay intenta animarle a su manera: obligándole a hacer una pequeña escalada para que venza sus miedos. Lo mejor de toda la escena, sin dudarlo, es el momento en que Cam decide escalar él, y a Jay se le escapa la cuerda. ¡Menudo batacazo! Aún me entra la risa recordando ese grito.

Gloria, por su parte, se había llevado a Lily de compras, y vuelve con una pequeña sorpresa: le ha hecho agujeros en las orejas (“earrings”, que no “hair rings”). Es curioso, algo tan habitual en nuestro país, y sin embargo allí es algo tan dramático.

Miiiiiiiiiiii tessooooooooooorooooooMiiiiiiiiiiii tessoooooooooooroooooo

Mitch y Cam deciden en ese momento que Gloria y Jay tampoco son los adecuados para hacerese cargo de su pequeña. Sin embargo, cambian de opinión cuando descubren que el padrastro de Manny le dice que está en sus manos ir o no a ese campamento, porque admira su valentía y forma de ser, y si no quiere ir tendrá sus motivos válidos para no hacerlo.

¡Bingo! ¡Gloria y Jay consiguen el premio gordo! Algo que me ha parecido también bastante divertido es ver a esa Gloria sacando de nuevo, y por fin, su vena más desconcertante, cuando coge a Lily por banda y empieza a hablarle de que será toda suya… si algo malo le pasa a sus padres, claro. Yo, si fuera Mitch o Cam, temería por mi integridad física.

En fin, un buen episodio, con algún momento bastante divertido, otros quizá algo más previsibles, pero en general mucho mejor que las últimas semanas. Lo pueden hacer mejor, sí, pero de momento me sirve.

Por cierto, finalazo:

¡¡¡¡¡¡Carmen Miranda!!!!!!¡¡¡¡¡¡Carmen Miranda!!!!!!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »