Review MF: Slow Down Your Neighbors

Review MF: Slow Down Your Neighbors

Sí, habéis leído bien: habemus reviews de Modern Family en Todoseries. Tras un intenso mes de puesta al día de la serie, desde su episodio piloto, me hago cargo a partir de ahora mismo de esta galardonada y simpática comedia familiar. Tras la revelación de la primera temporada, volvieron en su segunda entrega manteniendo el tipo, y regalándonos nuevos momentos divertidísimos y entrañables. Hoy me centraré en comentar el primer episodio emitido tras el parón navideño, es decir, el 2×11, Slow Down Your Neighbours.

Ojalá fuera una de esas personas a las que les gusta el riesgo de llevar una doble vida. Ya sabes, Bruce Wayne, Peter Parker, Hannah Montana… – Phil Dunhpy

Slow Down Your Neighbours se puede traducir más o menos como “Aminora tus vecinos”, una frase que no tiene mucho sentido hasta que has visto el capítulo. Bueno, cuando terminas de verlo sigue sin tener sentido, aunque en la mente de Claire está clarísimo que viene a significar “¡Tus vecinos están hasta el gorro de que vayas a 80 por hora en un barrio residencial!”, o algo por el estilo.

Y es que la pobre de Claire, siempre tan sobreprotectora para con los suyos, se topa con ese problema, y por supuesto se llevará todo el episodio intentando solucionarlo, ya sea utilizando un megáfono, o imprimiendo cientos de carteles con el susodicho mensaje que da título al episodio. O persiguiendo al coche como una loca, aunque para ello tenga que robarle la bicicleta y causarle otro trauma de por vida a Gloria. La colombiana elegida por el equipo de Todoseries como la más sexy de 2010, le tiene miedo a algo aparte de al Señor y al Diablo: a montar en bici. Las razones son las usuales: miedo a caerse, miedo a hacerse daño, miedo al ridículo, miedo a que la secuestren… emmm, bueno, esta última no es demasiado común, pero ya sabemos que Gloria tiene un pasado un tanto peculiar.

¡Es como montar en bici¡Es como montar en bici!

Jay decide enseñar tanto a ella como a su hijo Manny a darle a los pedales. Sorprendentemente, el pequeño Benjamin Button aprende rápido, pero a Gloria le cuesta mucho más. Finalmente es Luke, el hijo menor de Claire y Phil, quien logrará lo imposible con un método que tiene algo de freudiano, aunque también con la inestimable ayuda de una pistola de agua.

Pero yo estaba hablando de Claire. El conductor peligroso resulta ser una vecina que contrata a Phil para vender su casa. El cabeza de familia no tarda en descubrirlo, viéndose inmerso en una complicada situación: ¿renegar de su propia mujer, o echar por la borda la venta de la casa? A destacar la escena en que es pillado pegando carteles y él dice que lo que estaba haciendo era quitarlos… para acto seguido tener que decir justo lo contrario cuando aparece Claire. El pobre Phil, siempre se mete en líos por no decir la verdad a tiempo…

Por último tenemos a Cam y Mitch, que conocen a su nuevo vecino (colaboración especial de James Mardsen), de quienes quedan prendados en un primer momento debido a sus pectorales marcados y su mirada, y su sonrisa, y su… en fin, todo él hace que a la pareja se le caiga la baba, aunque a Mitch le dura poco el flechazo cuando descubre que es un experto en Reiki y en pseudotécnicas de ese calibre. El remate de la historia no puede ser más hilarante: resulta que no es realmente vecino suyo, sino un loco vagabundo que se había instalado en el castillo de las princesas de Lily. Brillante. Lo mejor del episodio, ¡cómo se les puede ocurrir eso a los guionistas!

Bienvenidos a la casa de muñecasBienvenido a la casa de muñecas

De todos modos, no ha sido este de los mejores episodios, y menos de esta segunda temporada, que ha tenido algunos buenísimos como “Dance dance revolution”, “Halloween” o “Unplugged”, con tramas para echar carcajadas como la de Mitch disfrazado de Spiderman en el trabajo, Phil atacando con colonia a un empleado del centro comercial, o Manny y Jay temiendo que Gloria fuese una asesina de perros.

Creo que las tramas no han dado todo lo que podían haber dado de sí, teniendo en cuenta los grandísimos personajes de que dispone la serie. Y es que todos ellos tienen algo que ofrecer, algo que los hace únicos, y es una pena cuando ves que no aprovechan todo su potencial. Desde la bobaliconería de Phil hasta el dramatismo exagerado hasta la hipérbole de Cam, desde la ironía y sarcasmo de Jay a los comentarios repletos de mala leche de Alex, desde los recuerdos de Gloria de un pasado ultrapeligroso, del que le queda algunas reacciones desconcertantes, hasta el aún más inquietante e indescifrable comportamiento de Manny. Hasta personajes en un principio más sosos como el de Claire o Mitch, tienen sus momentos de gloria. Lástima que en este episodio hayamos tenido tan poco de Jay, que Manny no nos haya enseñado alguna nueva extravagancia suya, o que Alex haya estado totalmente desaparecida.

Además, he echado de menos algo fundamental en la serie, y es cuando se reúnen todos, y tenemos alguna cena familiar, o alguna celebración. O cuando se establecen relaciones diferentes a las que solemos ver de parejas y padres-hijos: Jay y Phil, o Mitch y Claire, o Gloria y Cam, o Manny y Rick… Los episodios de ese tipo, donde hacen cosas conjuntas y quedan unos con otros, son de los mejores.

Cam vuelve a la adolescenciaCam vuelve a la adolescencia

Por otra parte, esta vez no ha habido muchos comentarios a cámara, y los que ha habido, no han destacado demasiado. Pueden hacerlo mucho mejor.

En fin, sólo resta decir que es una alegría que haya vuelto Modern Family, pero espero que en su próxima entrega me saquen más risas y me sorprendan con mayor originalidad.

¿Y vosotros? ¿Habéis visto este episodio? ¿Qué os ha parecido? ¿Pensáis como yo o creéis que he sido demasiado dura? ¡La palabra es vuestra!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »