Review Mad Men: Person to Person (series finale)

Mad Men 7x14: Person to Person

¿Qué se puede decir de esta maravilla de la televisión que no se haya dicho ya? Habiendo alcanzado su cumbre expresiva y simbólica en su redonda cuarta temporada, sobrevivió al cansancio y al desgaste durante tres temporadas más, la última en dos hornadas, y un parón previo de año y medio. Insignificante resulta ya que los Emmys y demás premios no hayan seguido acompañando. Ha sido un apasionante e intenso viaje que ha concluido de la mejor manera posible, sin caer en lugares comunes pero sin cargarse tampoco la excelencia narrativa y simbólica que tanto ha caracterizado a la serie. Y lo mejor de todo: que nos lo habían puesto delante de nuestras narices, de manera implícita.

La recta final había acentuado esa trayectoria de descenso a los infiernos del protagonista, pregonada desde los mismísimos títulos de apertura, con un deriva fantasmagórica y mortuoria que se movía entre reminiscencias de David Lynch y de A dos metros bajo tierra, el Espíritu Santo de esa Santísima Trinidad con la que HBO elevó el prestigio de la ficción televisiva. Precisamente la trama troncal, la de nuestro controvertido, imprevisible, carismático y desasosegado protagonista, Don Draper, bebió mucho de la narrativa y el simbolismo de aquella en sus últimos coletazos. Pero aquí la presencia literal y explícita de la muerte era algo mucho más anecdótico, e insuperable en su puesta en escena desde el episodio final del año pasado, ecuador teórico de una temporada en dos volúmenes pero con alma de season finale en la práctica.

Mad Men 7x14: Person to Person

En un arrebato de estos tan suyos pero elevado a la enésima potencia, decidió emprender un extraño viaje sin rumbo, de costa a costa de los Estados Unidos, a lo Kerouac (la referencia al mismo no es meramente simbólica del momento, tenía una continuación y una proyección metafórica y metatextual en la que entraremos más adelante). Su vacío moral y motivacional lo arrastra, de la mano de su querida “sobrina” Stephanie (otro notorio eventual del que han tenido el detalle de dejar despedirnos) a un retiro espiritual, una deriva zen en las antípodas de Madison Avenue, del materialismo más bestia al espiritualismo más minimalista (aquella reaparición de Kinsey como Hare Krishna pudo haber sido un anticipo). La metáfora visual de la larga carretera, a lo Thelma & Louise o al estilo del insuperable final de la mencionada serie de Alan Ball, del plano final del antepenúltimo episodio, nos puede dar una pista algo desencaminada sobre un posible paso de Don “al otro barrio”, con la experiencia zen como umbral entre los dos mundos… o no, porque sabemos que, aunque lógico, sería descabellado viniendo de Matthew Weiner, que está por encima de esos lugares comunes y sólo hay que fijarse en el desarrollo de la serie para deducir que difícilmente acabaría de esa manera.

Mad Men 7x14: Person to Person

El adiós del resto del personajes queda, naturalmente, en un segundo plano, si bien algunos de sus desenlaces ya estaban anunciados. Ya sea en el amor (Peggy, Roger), en el “juego” (Joan) o en ambos (Campbell) todos parecen encontrar su particular final feliz, en el sentido más clásico y hasta diría que plano del término, si no fuese por la trayectoria dispar de Joan y Peggy que, en su final, cambia de polaridad: Miss Olson, la mayor evolución en lo profesional de la serie pero negada en el terreno sentimental, encuentra su alma gemela donde menos se lo espera, puerta con puerta (la TSNR con Rizzo acabó surtiendo efecto) justo cuando parece que su progresión se estanca en cierto modo; mientras que Mrs. Harris (Holloway), a la que nunca le han faltado amantes y pretendientes pero sí reconocimiento profesional, se decide finalmente por abrir su propio negocio en lugar de una vida de lujo con su jugoso finiquito y su madurito ricachón, pero compatibilizándolo con el cuidado de su familia, situando la oficina en casa de su madre, con su hijo y con la niñera a modo de secretaria (y recuperando de algún modo su apellido de soltera y por ende su verdadero yo, aunque sólo sea una estrategia comercial para darle más empaque al nombre de su agencia).

Una pena que dicho negocio no haya sido con Peggy como socia, como primeramente se nos sugiere, pues hubiese sido muy interesante y otro gran final para otros dos de los personajes más carismáticos y relevantes del siglo XXI. Ambas acabarán triunfando a la vez en el amor y en el juego, cada una a su particular manera.

Mad Men 7x14: Person to Person

Pero volvamos a Draper, núcleo de esta series finale, como no podía ser de otra manera. La conexión con la conocida enfermedad terminal de su exmujer y madre de sus hijos (smoke gets in your lungs), primero a través de Sally y luego a través de ella misma, nos despeja la dirección que tomará el episodio. Fracasado en el intento, tardío y efímero, de redimirse como hombre de familia, acude a su otra familia, lejana y postiza, pero que, en la figura de Stephanie, encontraba una conexión especial que no tenía con su verdadera familia, si es que para él eso alguna vez existió. Completamente perdido también en el retiro espiritual, toca tirar de la compañera de trabajo que mejor lo entendía, su discípula y protegée, Peggy, que, aunque en un clima de bastante mal augurio, le da la clave de lo que sería su salvación: Buy the world a coke.

Lucky Strike, Samsonite, Coca-Cola, completando el ciclo. Un soberbio montaje que da el paso de una meditación que acaba arrojando finalmente una tímida sonrisa en la cara de Don a la reproducción íntegra del legendario spot de McCann Erickson, nos deje clara la conclusión del episodio, de la serie, en cuanto a lo que Donald Draper se refiere: suspenso como hombre de familia, sobresaliente como hombre de negocios.

Mad Men 7x14: Person to Person

De lo individual a lo sociológico pasando por lo histórico, lo cultural y lo espiritual, a través de un viaje interno por la industria que mejor sabe convertir en arte y belleza las desdichas y frustraciones humanas, la publicidad: esa es la grandeza discursiva de Mad Men, de saber elaborar todo un tratado sobre la condición humana contemporánea a partir de un contexto histórico, geográfico, social y económico muy específico, así como polifacéticos personajes, llenos de matices, que quedan para la posteridad. No en su faceta moral, que de eso no se trata (estamos en el siglo XXI, se acabó la televisión llena de moralinas), sino en cuanto a lo profundamente humano del hasta dónde podemos llegar por satisfacer nuestros deseos (siendo precisamente la publicidad, el oficio de estos personajes, quien se encarga de crearlos, o moldearlos) sean profesionales, eróticos o una extraña mezcla de ambos.

Así llegamos a Coca-Cola, al primer gran anuncio televisivo de la marca, vendiendo felicidad global y mundo multicolor, que básicamente viene a convertir en mensaje comercial los avatares de la contracultura que caracterizó a la generación de estadounidenses criados tras la II Guerra Mundial, desde sus orígenes (En la carretera), hasta su cumbre en Woodstock: el movimiento hippie, basado en el pacifismo, el pensamiento global, el amor libre y el buen rollo, todo contenido en una botella de Coca-Cola. De una road movie sin rumbo a la legendaria pieza con la que el sistema económico absorbe, para su propio beneficio, “los valores” de la contracultura que caracterizó al siglo XX en Occidente, en apenas tres episodios. Un broche brillantemente calculado y con una base cultural y referencial muy fuerte.

Fue claramente el primer gran anuncio audiovisual de la popular casa de refrescos, el que inició una tendencia y un “espíritu” de marca que, con todas sus variaciones, pervive hasta nuestros días. Nada mejor que un anuncio, el anuncio, para finiquitar una serie que ha tenido en la publicidad su cauce argumental pero también semántico y simbólico. ¿Qué mejor que Coca-Cola para representar las miserias de una sociedad, la occidental (no sólo estadounidense) que compra en un refresco la “felicidad” que no puede alcanzar por otros cauces?

I’d like to buy the world a show like Mad Men

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review Mad Men: Person to Person (series finale)
4.6 (92.8%) 25 votes

Categorías: Mad Men Reviews Etiquetas: , , , ,

9 comentarios

  1. anleg

    Vaya review original de la serie sin hacer mención a los momentazos del episodio final!

  2. Windom Earle

    Creo que hubo un intento de redencion fallida.Don se aleja de todo lo conocido para reencontrarste con Dick Whtiman, y vimos como el mundo trata a los Dick Whitman.Lo han maltratado de varias maneras.Ese abrazo al confesante en el grupo contiene una mezcla de emociones, entre las que seguramente se encuentren la piedad y el miedo.Y asi deriva al final, Don Draper sin ataduras, viviendo plenamente en el presente y haciendo lo suyo.Brillante

  3. anleg

    Las lecturas de este final pueden ser múltiples, como todo en la vida.

    Nadie te puede decir lo que es ser feliz, ni amargarte porque no los seas según lo que te dicen los demás (muy especialmente según lo que te dice la publicidad/Don Draper).

    El viaje y la búsqueda existencial del protagonista termina en un momento simbólico, ese abrazo con el hombre invisible. Finalmente ha encontrado respuestas: Lo tiene todo y más importante comprende que no necesita nada para ser feliz.

    Yo uniría el mensaje del anuncio con la frase de B.J. Cooper “Las mejores cosas de la vida son gratis”, como resumen radicalmente optimista que el autor nos quiere transmitir.

    Todos los protagonistas acaban felices a su manera, a pesar de sus imperfecciones y de no alcanzar todos sus sueños. Ni en el caso de Betty se puede hablar de mal final, con esa escena tranquila y en paz, fumando y con la seguridad de que su hija Sally cubrirá su ausencia.

    Para mí un final, muy bien trabajado.

  4. Lila

    Gracias y adios a tus excelentes reviews! Respecto al final, me encantó, bien al estilo Mad Men, por ahí me parecio medio forzado los de PEggy, pero tenia tantas ganas q pase q no me importo. Hermoso final, q me hizo acordar mucho a Six Feet, no se por q. Larga vida a Don Draper

  5. krianz

    Alguien podria hacer una linia del tiempo de la vida de Don/ Dick??
    Que edad tiene, cuantos años fue Dick antes de Don, a que edad fue a la guerra…
    Aunque por guión todo esté bastante justificado me chirría el peso que él llega a tener en la vida de los demas.
    Por otro lado, tan forrado está???
    Final agridulce para mi: el de joan me lo trago, el de xampell tambien, pero el de peggy??? En serio??? Venga va, que esto no era disney…
    Echaré de menos a Roger mucho.

  6. Martí

    Magnífico final y muy buena review, aunque te has dejado el momentazo en el que el hombre explica la metáfora de la nevera y Don le abraza y lloran, para mi una de las mejores escenas. Creo que tarde o temprano revisionaré esta extraordinaria serie, como ya hice con la genial Six Feet Under. Que pena cuando se acaban las mejore series. Hasta siempre Mad Men…

  7. sofi

    La escena que más me gustó fue cuando el hombre cuenta como se siente de invisible, dentro del refrigerador y Don lo abraza, pues se siente plenamente identificado con él. Fue muy emotivo y fue una de las escenas más lindas que he visto.
    Me gustó también el final de Roger, Joan y Peggy y el de Peter que tiene una nueva oportunidad con su esposa e hija.
    Sally al que se ve más madura y dispuesta a encargarse de sus hermanos cuando su madre no esté.
    Y finalmente Don que encuentra la paz espiritual que tanto buscaba y es capaz de crear un comercial lleno de alegría y positivismo con Coca Cola.
    Se le extrañará mucho a Mad Men por ser un referente en cuanto a buena televisión se refiere.

  8. Trukers

    Acabo de ver el final de esta fantastica serie, la cual me cautivo hasta la parte final de la ultima temporada, los ultimos capitulos antes de echar el telon me parecieron fabulosos, pero ese finallll ayyyy, es de esos que te enamoran o los odias, I know, y soy mas de los segundos que de los primeros. la tenia en un 8, y no por no verlo morir le iba a dar un 10 o 9, pero ese final con tantas y tantas cosas dejadas en el tintero no me parecio del todo el correcto, pero hey sólo es mi opinion.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »