Review Luck: Episode 9 (final)

El final de una temporada es algo especial, la mayoría de las series guardan los mejores cartuchos para descargarlos en un último capítulo explosivo, que resuelva la mayoría de lo planteado durante la temporada y deje algún cabo suelto para la siguiente. Cuando sabes que no habrá temporada siguiente, afrontas el episodio con un sabor agridulce, por un lado sabes que el capitulo va a ser excelente, pero todos los cabos sueltos que dejen estarán ahí para siempre…no obstante os adelanto algo, en Luck casi no los han dejado y al final podemos imaginarnos el futuro en la serie para casi todas las tramas. ¿Visitamos Santa Anita una última vez?

Ante todo pido disculpas por la tardanza en la review, motivos personales me han mantenido alejado de mi PC en esta semana santa y los días anteriores. Intentare compensarlo ofreciendo la review que este capítulo y esta serie merecen.

Cada episodio en Luck ha transcurrido de manera más o menos similar. Teníamos los asuntos de los 4 apostadores (a los que luego conocimos como Los Foray Stables), los negocios y reuniones de Ace Berstein y todo lo que rodeaba al hipódromo, jockeys que van y vienen, caballos más o menos especiales, relaciones entre cuidadores y veterinarias, cabras que se pasean por los establos y carreras. Muchas carreras. Cada capítulo nos ha mostrado al menos una carrera, y todas ellas comparten la impecable factura de su realización, con tomas a cámara lenta que ponen el pelo de gallina, banda sonora excelente y un uso de la cámara que parece adorar a los caballos y sus jinetes.

En este capítulo final no íbamos a tener menos, sino que además nos han servido dos carreras excelentes. Como bien sabíamos del anterior capitulo, se iba a celebrar en unos días el Western Derby. Pues bien, todo el capitulo ha transcurrido durante el día del Derby, desde que amanece hasta que anochece hemos podido seguir las peripecias de todos los personajes que han pasado por la serie y que tristemente nos dicen adiós.

El día del Derby no podía empezar peor para Ace, con la posible confirmación de que Nathan está muerto y sobre todo, con la aparición inesperada de su nieto Brent. El joven que metió a Ace en la cárcel a causa de sus líos y trapicheos con Mike, ha sido engañado por el inglés para acercarlo a Ace y probablemente amenazar con matarlo para que Ace claudique. El chaval que se presenta quiere ayudar a su abuelo, pero Ace no está por la labor de dejar que sus enemigos tomen la iniciativa, así que decide mantener lejos de sus asuntos a Brent, al menos de momento.

Por si fuera poco, si en el anterior episodio Gus comenzó a pensar en posibles atentados contra su jefe y amigo, en este día ya ha tomado precauciones, contratando a un par de guardaespaldas que acompañaran a Ace a todas partes. Estos hombres hubieran servido de poco ya que el tirador que iba a cargarse al bueno de Ace hubiera logrado su objetivo si no llega a ser por Gus, que se da cuenta a tiempo. Gus ha mostrado en los dos últimos capítulos que es bastante más que un conductor de limusinas. Puede que sea viejo, pero sabe perfectamente los entresijos del oficio de protección y asesinato. Además, ya vimos como se acojonaba DiRossi solo con estar encerrado con el griego un rato.

En el día del Derby, el asesino que Mike manda contra Ace no se rinde tras fallar su posición de francotirador, sino que realiza un nuevo intento cuando ve que Ace se mete en el baño de un restaurante. Lo que el pobre hombre no sabía es que Gus ya lo había previsto, y todo era una treta para acabar con él. Me ha encantado la escena del restaurante, como han interpretado Gus y Ace su papel y como se ha resuelto, mirada cansada de estoy viejo para esta mierda al espejo al final y todo. La verdad es que Gus se ha convertido en mi personaje favorito, y Dennis Farina borda el papel.

Pero no todo son intentos de asesinato, también hay tiempo para una llamada tierna a la doctora Clarie Lachey, para los sueños del futuro (me encanta el plan que tiene Ace de regalar un caballo al mes solo con la condición de que vaya a verlo al establo, se nota que Ace no solo quiere quedarse con Santa Anita para ganar dinero, sino para vivir de un negocio montado en torno a los caballos, por los que siente pasión) y para acudir a la carrera más importante desde que Ace salió de la cárcel.

Antes de la propia carrera del Western Derby, tenemos la South Bay Handicap, una carrera en la que participa Mon Gateau, el caballo reclamado por los chicos del Foray Stables y que no puede participar en el Derby por tener 5 años, dos más de lo permitido. Para tal acontecimiento, los 4 apostadores se preparan a conciencia, incluso Renzo invita a su madre a que venga desde Miami (menudo viaje tiene que ser recorrerse todo EEUU de este a oeste en autobús) y Marcus invita a su médico, aunque su carácter gruñón le impide ver por qué el hindú esta tan apegado a él. Como no podía ser de otra forma, además de ver la carrera de su caballo, hacen una buena apuesta, Jerry vuelve a mostrarnos su capacidad para calcular los márgenes de beneficios y los puntos donde hay que apostar para poder ganar una buena cantidad de dinero.

Otro que ve la carrera, aunque desde más cerca, es Leon. El joven y novato jockey, de quien yo esperaba más protagonismo cara al final de temporada, se va a Portland donde su nuevo agente le ha garantizado muchas más carreras. Al menos tiene ocasión de despedirse de Joey, su ex agente, a quien hoy apenas hemos podido ver. El futuro de ambos personajes queda poco claro, aunque podemos intuir que a ambos les irá bien.

Rosie lleva las riendas de Mon Gateau a la victoria, en una carrera espectacular y magníficamente rodada (no me canso de decirlo) donde al final todo acaba bien y todos salen ganando. Hasta Escalante parece realmente contento y todo, un Turo que está muy nervioso en este día tan especial, por un lado ha perdido a su cabra (muchos criadores mantienen animales como cabras en sus establos, ya que hacen muy buena compañía a los caballos) y sabe que a Pint of Plain le encanta verla rondar por ahí; por otro, su novia que lleva un niño suyo en el vientre esta en el hospital y puede que pierda al niño debido a la coz sufrida hace un par de episodios. Por suerte, la victoria de Mon Gateau alivia un poco su carácter, aunque lo que él desea por encima de todo es ganar el Derby con Pint of Plain.

Walter Smith también quiere ganar el Derby y además cuenta con el potro favorito Getting Up Morning y un jockey afamado como es Ronnie Jenkins. En este capítulo no hemos visto mucho de Walter, aunque lo poco que sale llena la pantalla con su carisma. Walter adora a su potro, duda incluso cuando Ronnie le pregunta si puede usar la fusta, nadie debe dañar a su especial ejemplar. Los preparativos para el Derby están listos y ambos caballos ocupan sus puestos, mientras que todos los ojos se posan en la pista.

Quienes también han acudido a Santa Anita para ver el Derby son Mike y sus asociados, la terna de enemigos de Ace se posicionan en el palco, aunque antes de ello, Mike se deja ver por Ace y le deja claro que pese al intento fallido de atentado, seguirá buscando la manera de acabar con su vida. Una relación complicada para el futuro, no sabremos como terminan las cosas entre ambos, aunque se me antoja que los guionistas tenían pensado mantener a Mike como malo de la serie durante bastante tiempo. El hecho de que los 3 enemigos contemplen a Brent, quien ha desobedecido a su abuelo y ha acudido a ver la carrera me hace aumentar mis sospechas. Es una pena no poder ver cómo va a influir en la historia la aparición del nieto de Ace, aunque su abuelo luego le dirá que va a cuidar de él y que las cosas van a ser distintas del pasado.

El Derby comienza, y como no podía ser de otra manera, los dos caballos que conocemos tan bien se ponen en la delantera en la recta final. Tan igualados están que el final de la épica carrera se tiene que decidir por foto finish. Finalmente Pint of Plain gana por muy poco, para gloria de Ace y Escalante y desgracia de Walter Smith, que no duda en reconocer que su caballo y su jinete aun así han hecho un grandísimo trabajo. Otros que están muy contentos son los chicos del Foray Stables, quienes han ganado un montón de dinero con las apuestas en ambas carreras. Incluso han tenido el detalle de apostar por Leon, el jinete que les hizo ganar su primera apuesta en la serie, el chaval se lleva un pellizco como agradecimiento. También tienen el detalle de invitar a Rosie a cenar con todos ellos para festejar la victoria (aunque creo que aquí hay algo más de intención, sobre todo por parte de Lonnie).

Mientras ese grupo celebra la victoria, Escalante se enfrenta a la noticia más dura que ha recibido en mucho tiempo. El bebe que esperaba con ganas (me estoy haciendo a la idea de formar una familia, le había dicho a Ace esa misma mañana) no llegara a nacer ya que Joanna sufre un aborto. Aunque la coz resulto fatal para el embarazo, parece que ambos volverán a intentarlo. Durante toda la serie Escalante me ha parecido un capullo insensible, pero aquí por fin le he visto mostrar bastante humanidad y empatía hacia la que es su novia y probablemente será la madre de sus hijos.

Y así acaba el día y con él la serie. En un hotel, Ace habla con su nieto mientras que contemplan a Pint of Plain, el caballo ganador de todas las carreras, autentico protagonista de la historia que nos han contado. Con un plano corto del caballo se cierra Luck, sin dejarnos saber el destino de los personajes, aunque la verdad es que tal y como nos lo han mostrado, podemos imaginar que en la mayoría de los casos les irá bien.

América dicen que es la tierra de las oportunidades, y para los chicos del Foray Stables, cumplir el sueño americano es un hecho. Aunque Marcus anuncia que todos acabaran arruinados, podemos imaginar que si siguen así, sus vidas irán bien encaminadas. De Walter Smith y sus futuros líos sobre la propiedad de Getting Up Morning solo podemos especular que aunque legalmente es suyo, la forma en la que se despidió de Bowman no hará que las cosas se enfríen. Sobre Ronnie y sus problemas con el alcohol y las drogas, solo podemos esperar que el Western Derby haya actuado como redención y abandone ese tortuoso camino.

Tanto a Leon como a Rosie les espera un futuro lleno de oportunidades, el lejos de Santa Anita y a la chica con un gran corcel como es Mon Gateau solo puedo aventurar triunfos, siempre que el caballo aguante (recordemos que tenía problemas con las patas). Y finalmente Ace y Mike seguirán enfrentándose, probablemente con Brent en medio de todo el jaleo, mientras intentan que Pint of Plain gane el Derby de Kentucky (aunque no lo mencionan, una carrera similar al Western Derby tiene lugar en el autentico Santa Anita y es clasificatorio para el Derby de Kentucky, una carrera de gran prestigio).

Es una pena que no vayamos a poder saber la verdad, solo podemos teorizar, pero al menos podremos conformarnos con una cosa: Luck nos ha demostrado que una serie sobre el mundo de los caballos y las apuestas puede ser una gran serie. Que una serie que empieza muy suave y con un argumento difícil de pillar puede gradualmente atrapar con sus tramas y sus grandes personajes. Y sobre todo, con una serie que demuestra un amor por los caballos, por las carreras como nunca se había visto en televisión, o al menos un servidor nunca lo había visto.

De todo lo visto en los aproximadamente 360 minutos, me quedo con las preciosistas carreras, con los personajes de Gus, Lonnie, Mike, Rosie y Walter, con la fenomenal banda sonora de la que he hablado poco pero que esta genial en todos los momentos, y con 3 caballos que me han arrancado alguna lagrima al verlos correr. Hasta siempre Luck, te echaré de menos.

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review Luck: Episode 9 (final)
5 (100%) 1 vote

Categorías: Luck Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »