Review Luck: Episode 3

A veces las series pierden la referencia sobre su propia temática, cuando las tramas secundarias se hacen más importantes, cuando hay un giro argumental, etc. Pero en este capítulo Luck nos ha enseñado el por qué es una serie sobre el mundo de las carreras de caballos. Ha sido solo un momento, una escena, pero que ha hecho que los tejemanejes, las venganzas o las reuniones con juntas directivas tengan mucha menor importancia. Acompañadme y os lo explico, seguidme y no os caigáis del caballo…

Yo nunca he entendido de caballos, pero siempre me han parecido unos animales majestuosos. En mi vida solo he tenido la ocasión de ver de cerca alguno de ellos pocas veces, y de acariciar un caballo solo una.

La sensación al hacerlo es indescriptible, por eso al ver ese momento en el que los cuatro amigos están junto a su nuevo caballo Mon gateau (Mi tarta en francés) puedo empatizar con ellos, como supongo que habréis hecho todos vosotros. El momento ha sido tan mágico que hasta un tipo tan frio y antipático como Escalante (el cómo se ha podido enrollar con la veterinaria escapa a mi entendimiento) se ha enternecido un poco.

Los 4 amigos han conseguido comprar a Mon Gateau a pesar de que perdieron su oportunidad en la carrera de reclamación, pagando una buena cantidad por el corcel (y una barbacoa de regalo) y negociando con Escalante para que lo entrene y cuide por ellos.

Todo el proceso ha sido llevado por un genial Jerry, que una vez más demuestra que si están así de forrados es por él. Ya que Renzo parece un poco cortito y Marcus es tan amargo y desconfiado que lleva a todas partes la recaudación obtenida en un saco viejo atado a su silla de ruedas (quiero pensar que lo hace por aquello de que nadie va a mirar en algo tan mugriento), y en cuanto a Lonnie… bueno, nos hemos enterado que las 2 mujeres que apalizaron al pobre Lon son estafadoras y asesinas que van de estado en estado delinquiendo (ya es mala suerte, pero ya se sabe cuando uno busca hacer el mal, el mal le encuentra). El propio Marcus lo dice, cuando no está pensando en el juego, Jerry es de lo mejorcito que hay.

Los 4 amigos necesitarán un Jockey pronto para montar a Mon Gateau, esperemos que encuentren uno bueno, ya que los que hay por aquí parecen tener problemas. Leo no es que de muchos problemas, pero su exceso de celo a la hora de cuidar su cuerpo ha logrado causarle un desmayo y una fractura en la frente.

Ronnie Jenkins no lo tiene mejor, tras conseguir montar a Getting Up Morning, el especial caballo de Walter Smith, no dura ni una vuelta en su grupa, ya que sufre una aparatosa caída y se rompe la clavícula (por sexta vez en su carrera). Esto no sería del todo preocupante, si no supiéramos que Ronnie cura sus dolores y penas con alcohol y droga.

Quizás tenga algo que ver el manager de ambos, el tartamudo Joey Rathburn, alguien nervioso hasta el punto de ponerme a mi tal cual solo con verle. Joey la verdad es que intenta hacer que sus Jockeys vayan por el buen camino, así que de momento diremos que es solo cuestión de mala suerte. Joey intenta por todos los medios mantener a Ronnie como jinete de Smith, aunque el viejo criador se ha dado cuenta de que cometió un error dejándola marchar.

En esto se ha centrado la mayor parte del capítulo, de la trama de Ace Berstein hoy no hemos podido avanzar mucho, aunque lo que hemos visto ha sido impactante. Que Ace es un hombre de negocios está claro solo con verle, pero cuando ha entrado en la reunión de directivos y a todos se les ha enderezado el palo que llevan metido por el culo, es cuando uno se da cuenta de lo respetado que es el señor Berstein.

Aunque siempre hay cosas nuevas que desentonan, como Nathan Israel, joven ejecutivo, tan ambicioso e inteligente como irritante. Ace no tarda en notarlo (fijaros que incluso es el único de la junta directiva que va con traje claro) y tras una charla en privado le ofrece un trabajo paralelo pagándole una millonada (literalmente) para sacar de sus casillas al ya famoso y aun desconocido Mike.

La inversión en el hipódromo de Ace sigue su curso, y el caballo que compro demuestra valer bastante para Escalante. Me encantan esas escenas con Gus y Escalante, donde el griego demuestra que no tiene ni idea de caballos o de carreras, es muy fácil para nosotros como espectadores ponernos en su piel, y a mi me cae muy bien el personaje interpretado por Farina.

El episodio me ha gustado, la serie va cogiendo cada vez mas ritmo y la factura técnica se mantiene a gran nivel, aunque en este capítulo las tramas no han avanzado mucho.

Las interpretaciones son marca de la casa HBO, Hoffman se come la pantalla y eso que hace muy poco por mostrar emociones, Nolte esta enorme en su papel de viejuno bonachón y los 4 amigos están cada vez más y mejor definidos (recordemos que no se molestaron en darnos detalles sobre la vida de casi ningún personaje). Además, Dennis Farina es un pedazo actor y lo demuestra en cada escena y hasta me gusta cómo interpreta John Ortiz a Escalante.

A ver como sigue la serie, ya próximo al ecuador de esta corta temporada, por cierto que Luck ya ha renovado para una segunda… lo hizo al día siguiente de estrenar el piloto, así que de momento tendremos caballos y carreras para rato.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Luck: Episode 3
Valoración

Categorías: Luck Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »