Review Lost: What they died for

Review Lost: What they died for

Uf. What they died for, último miércoles con Lost. Hay muchas incógnitas alrededor de esta recta final; las propias que despierta la serie, que no son pocas (y a estas alturas bastantes siguen en pie), pero también dudas acerca de la redondez de la solución (¿nos dejará felices Lost?), de la capacidad de Cuse, Lindelof y compañía para entregarnos un postre digno de los paladares más exquisitos. Los nuestros. De entre lo poco que teníamos claro destaca un concepto: intensidad. Hoy hemos vivido 42 minutos a fondo, con el acelerador pisado, con alegres saltos entre isla y FSW, con el feeling de Lost, que está ahí, que por suerte no nos abandona. El final se acerca. ¿Listo para el calentamiento?

No es poca la información que nos entrega este calentamiento, así que entremos en materia y hagámoslo en orden. Con una primera escena en la que Jack, ante el espejo (todos conmigo: es-peeeee-jooooos), se mira una cicatriz en el cuello que, para nosotros, ya es casi de la familia. Una cicatriz cuyo origen es incierto, aunque parece decididamente conectada con el universo paralelo de los flash-sideways. Es cuanto menos extraño que la viéramos días atrás a bordo del 815 y ahora parezca aún más reciente. ¿Solución? En el próximo capítulo, of course. De hecho, hay muchas respuestas que estarán allí, en la extensa finale de Lost. La madre de David, por ejemplo, a la que encontraremos en el que promete ser el mejor concierto de la historia.

Ojo, porque el universo FSW verá como la flor y la nata de Lost se reúne en un mismo lugar: el museo de Chang. Tal y como nos cuenta Miles, el museo de su padre organiza un concierto benéfico. Allí estarán, además de ellos dos: David y Jack, más la ya famosa madre (que seguro será Juliet, no hay más vueltas que darle al tema); quizá también Claire, que vive con los Shephard y posiblemente no tenga mucho más que hacer esa noche; Charlotte; Desmond y Kate. Estos estarán seguro. Posiblemente también Faraday. Queda por ver si también harán acto de presencia Hurley y Sayid por un lado, y Sawyer por el otro. ¿Qué pasará en ese concierto? ¿Habrá una catarsis colectiva que llevará a los FSW a conectar con la realidad isleña? ¿Qué hay de Ben? ¿Y de Locke? ¿O porque son los malos no tienen entrada?

Los malos… Sinceramente no me esperaba que Ben tuviera esta clase de protagonismo a estas alturas, básicamente porque Dr. Linus cerró muy bien su redención. Aunque la verdad es que tanto entonces como ahora da la sensación de que el destino de Ben no es otro que inmolarse, ofrecer un sacrificio en aras de la isla, o como pago por la muerte de Alex. No, no cuela el Ben malo. Este Ben, como el de los FSW, es un trozo de pan (quizá exagero…) que lo que tiene entre ceja y ceja es jugársela al Hombre de Negro. La cosa es… que aparentemente no tiene demasiadas bazas en la mano, únicamente un walkie con el que comunicarse con Miles. Posiblemente sea suficiente, ya veremos cómo.

Repasemos lo que ha pasado precisamente en ese grupo: Ben-Richard-Miles. Al llegar a VillaOtros Alpert explica que él enterró a Alex, lo que provoca una discreta (aunque sincera) reacción de su padre adoptivo. Luego, ya en casa, el propio Linus suelta una frase muy buena, sobre el humo: “(Aquí) es donde me dijeron que podía retener al monstruo. Eso fue antes de darme cuenta de que él me retenía a mí.” Supongo que cuando grabaron aquella escena-paripé de Ben soltando al humo mediante un desagüe no tenían muy claro los hechos de Across the sea. Esta frase lo maquilla. De aquella manera…

Y después de esto, Locke. El Humo llega como un elefante a una cacharrería y se quita de enmedio a Alpert (o eso parece) y a Zoey (ya era hora, fuera insipidez). Luego, Ben mata a Widmore. ¿Por qué ahora sí? ¿En qué han cambiado las reglas para que Linus pueda apretar el gatillo? ¿O las reglas eran sólo un pacto entre caballeros? La cosa es que después de este capítulo, ya sólo nos quedan en la isla:

  • Miles, en paradero desconocido, huyendo de VillaOtros;
  • Ben y Locke, ante el pozo de Desmond;
  • El propio Desmond, también en paradero desconocido;
  • Claire, en (¿lo adivinas?) paradero desconocido;
  • Jack, Hurley, Sawyer y Kate;

Sí, también podemos pensar en Rose y Bernard, o en Vincent, o en Cindy y los niños y algún que otro red-shirt, pero ciñéndonos a los personajes principales y que tendrán un papel clave en la finale, eso es lo que hay.

Tenía que ser asíTenía que ser así

Así pues, las cosas en los FSW se dirigen hacia el concierto, y en la isla hacia la coronación de Jack, convertido en el nuevo Jacob. Era lo esperado: Jack tomando el mando. Será él quien se vista de blanco y frene las aspiraciones del Humo, centrado ahora no sólo en salir de la isla sino además en cargársela. ¿Hundiéndola? Sí, al menos eso parece a tenor de lo visto en LA X. Pero, sinceramente, no veo cómo conectar las dos realidades. Si la isla cae, y Locke sale de ella, no hay FSW que valga porque según nos han dicho el mal tomaría el mundo entero. ¿Puede ser que Locke se hunda junto con la isla? Veremos.

Sí atisbo una cosa de los FSW: que hay ciertos personajes que ya han dicho su adiós. Ben será feliz con su hija, con Alex, por mucho que nos patine eso de que se nos vaya a enamorar de Danielle. Locke (el de verdad) pasará por quirófano. No es de esperar que lo vayamos a ver, pero es un gran final para ese John. Volverse un hombre de fe, creer en su destino, pensar que todo sucede por una razón y que es el momento de dejar la silla. Justo como en el principio de la serie. Sería un perfecto cierre para el personaje de Locke, feliz a más no poder, con todo lo bueno que le dio la isla (sus piernas) y sin perder a Helen. También es posible que sí, que Jack lo opere y entonces se despierte, tomando conciencia de la isla y de la línea original… pero en ese caso volvería a ser el cansino que fue, perdería a su novia y quizá hasta le diera por vengarse de Ben. Locke merece un final feliz. Ya ha sufrido lo suyo…

Posiblemente el epicentro del capítulo haya sido esa escena de Jacob con sus cuatro posibles delfines, en el que curiosamente no nos han dicho para qué murieron los coreanos. Ha sido un momento que permite que Across the sea cobre más sentido. Pero, pese a todo, pese al momentazo que supone ver a Jacob rodeado de losties, al Humo más asesino que nunca, a Ben cobrando de nuevo protagonismo… no he percibido el mismo aroma a pre-finale que otros años, aunque se
justifica porque aquí sí que toca ir dando respuestas y eso lastra a la serie, va contra la naturaleza de Lost.

What they died for me ha resultado un capítulo tremendamente extraño, aunque reconozco que coloca las piezas en su sitio y que aún quedan casi tres horas de serie para hilar todos los cabos sueltos. Qué ganas de que llegue el lunes…

La jefa...La jefa…

En el episodio anterior…

¿Más mono de Lost? Prueba nuestra selección de delicatessen lostianas…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Lost: What they died for
5 (100%) 4 votes

Categorías: Lost Perdidos Reviews Series Etiquetas: , , ,

288 comentarios

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »