Review Lost: What Kate Did (2×09)

Review Lost: What Kate Did (2x09)

Bienvenidos a una nueva edición de 1,2,3… ¡a ver Lost otra vez! En el programa de hoy contamos con la presencia de Kate Austen: soltera, aunque tontea en la actualidad con dos chulazos llamados Jack y James, y residente en la Isla. Díganos, por 25 barritas Apolo por cada respuesta correcta, cosas que haya hecho por su madre: “comprar el pan y quedarme con el cambio, ayudar en casa cuando no estaba por ahí delinquiendo, bajar bolsas de basura (y subir algunas con dinero robado); asesinar a Wayne, mi padrastro, para que mi madre dejara de sufrir…” ¡Campana y se acabó! Lo siento Kate, querida. Pero tu padrastro fue quien le hizo a tu mamá la barriga…

Resumen
Desde el momento que la pecosa supo la verdad sobre su origen, se convirtió en una mujer diferente: si Stieg Larsson retrataba en una de sus novelas a una chica que soñaba con un bidón de gasolina, en este capítulo se nos describe cómo nace la muchacha que se odiaba a sí misma por ser hija de un monstruo (corpóreo) que ansiaba un mechero y una fuga de gas para acabar con su progenitor. Y cuando lo tuvo todo listo, consumó con éxito su particular venganza y pasó de ser la hija perfecta a ser la adorable fugitiva que hoy todos conocemos.

Una fugitiva con un cerdoUna fugitiva con un cerdo

Por otra parte, en la estación Cisne tenemos a Sawyer en la cama (al más puro estilo Ramón Sampedro) después de que una bala traspasara el tejido muscular superficial y se le fuera más adentro; y al trío Locke-Eko-Michael jugando a salvar el mundo con el ordenador. La monotonía que supone el cargo (que se lo digan sino a Desmond) les lleva a visionar una película “X” protagonizada por el Doctor Chang. La clasifico X sin criterio alguno, como ha hecho el Ministerio de Cultura con Saw VI, porque de lo que habla (en aquel momento, claro) en ella el científico es una incógnita para todos: electromagnetismos, incidentes…

Pero la cinta estaba incompleta. Sin embargo, Eko ocultaba un gran secreto. Qué digo grande… ¡enorme! No, ese no, marranos. Otro aún mucho más grande si cabe: el fragmento restante del corto (como género cinematográfico, no como insulto) de Chang. En él, el doc avisaba de que no se tenía que usar la computadora para tonterías. Lo mismo que me dice a mí mi madre. Pero Michael, el padre coraje, hizo lo mismo que hago yo: desoír los consejos y echar un vistazo al messenger (eso sí, una versión muyyyyyyyyyy beta) para ver quién estaba conectado. Y aparece Walt que, sin usar emoticonos ni dar patadas al diccionario como sería lo normal en cualquier adolescente, pregunta si quien estaba al otro lado era su papá.

No sólo Windows da problemasNo sólo Windows da problemas

Si no te gustan los títulos de capítulos de la sexta temporada, deja de leer ahora mismo… ¡ya! ¿Pero qué haces ahí todavía? Si te sabe mal dejar de leer esta review, salta hasta el siguiente cuadro como éste.

Relación con la sexta temporada
No hay que ser un lince (aprovecho para darles desde aquí todo mi apoyo por eso de que están en extinción) para deducir que What Kate did tendrá algún tipo de conexión con el futuro capítulo What Kate does. Si en did se nos explica que mató a su padre para canalizar su odio… ¿qué será de ella si en una supuesta realidad alternativa no hubiera hecho lo que hizo? ¿Qué Kate veremos? ¿La buena hija o la delincuente?

Ya puedes respirar tranquilo. A partir de aquí no hay spoilers…

Más. Tema apariciones misteriosas. En la isla hemos visto todo tipo de animales: un oso nada amoroso, el pajarito de Hurley (la ave que susurraba cosas), el “mono” de Charlie (el que metafóricamente padeció tras dejar las drogas) y el caballo. ¡Ay el caballo! No, con el caballo no me refiero a la mandanga que se metía el roquero, sino al equino que vio Kate en la selva. Este sitio es de locos, dice la pecosa. ¿Será una ensoñación? ¿Una manifestación de su subconsciente? Parece que es real, porque Sayid también lo ve e incluso lo compara con su visión de Walt.

Tema posesiones. Por un momento Sawyer, aún convaleciente de su herida, despierta inesperadamente de su letargo y se dirige a Kate con una misteriosa pregunta: “¿Por qué me mataste?” ¿Era Wayne, su padre, hablando a través del cuerpo de nuestro gavilán sureño? ¿O una imaginación fruto del cansancio? Se descartan los efectos del humo negro… a no ser que todo fuera efecto de otro humo: que la Austen fuera fumada (que no) y todo fuera cosa de sus paranoias. Este momento me descoloca.

Y como extra, os pongo deberes: el análisis del texto que recita Eko a don Locke.

Mucho antes de Cristo, el Rey de Judá se llamaba Josías. El templo en el que se rendía culto estaba en ruinas: la gente veneraba ídolos y falsos dioses, por lo que en el reino imperaba el caos. Josías, como era un buen rey, envió a su secretario a recoger el oro de su tesoro para que se lo ofreciera a unos trabajadores para que reconstruyeran el templo. Pero el secretario halló un libro, el Antiguo Testamento, con el que convenció a la gente de que rehicieran el lugar sagrado (…)

¿Podéis atar cabos, marineros del barco sin rumbo de las teorías perdidas?

Mejor escena/frase
Las traigo para todos los gustos. Para los cachondos (Hurley a Jack): “Tío, el marido de Rose es blanco; no me lo esperaba”. Para los conspiratorios (Eko a Locke): “No confundas coincidencia con destino”. Y para los románticos (de Sawyer a Jack hablando de Kate): “La amo”.

Curiosidades
Michael no grita Waaaaaaaaaalt cuando descubre que supuestamente está hablando con su hijo… Dice su nombre en tono bajito. Algo muy de agradecer.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »