Review Lost: The Little Prince

Cuarto capítulo de la quinta, que (para mi gusto) sigue dándonos muchas más alegrías que disgustos. Después de un 5×03 centrado en la isla, volvemos al doble formato isla/Oceanic Six, en mi opinión mucho más acertado. Porque así, además de flipar con los saltos del equipo de Locke, podemos ver a la inquietante Sun, al narajísimo Hurley, al recuperado Ben, al letal Sayid… y a The Little Prince, El Principito…

Empecemos con la acción off-island. Kate y Sun siguen en el hotel en que las dejamos, y las demás fichas de la partida se mueven sin parar por el tablero que es Los Angeles. Repasemos el siete inicial:

  • Kate: Con Sun y Aaron al principio, trata de averiguar durante todo el capítulo quién narices está intentando llevarse a Aaron; lo logra…
  • Aaron: Aaron, ajeno a todo, come, mira la tele y duerme; sin duda, el más tranquilo de la serie…
  • Sun: ¿Doble agente? Sabemos que quiere matar a Ben y que está compinchada con Widmore; en el hotel, recibe una especie de informe en el que parecen estar totalmente detallados los movimientos de cierta persona… ¿Ben? ¿Alguien que no conocemos? Probablemente sepa que Ben quiere apartar a Aaron de Kate (luego pensaremos por qué) y mantenerse cerca del niño sea para ella una manera de encontrar a Linus
  • Jack: Como siempre, funcionando a impulsos; está absolutamente entregado a Ben y al ideal de volver a la isla, aunque no duda en echarle una mano a Kate; ¿imprudente al abordar a Carole Littleton? Mucho…
  • Ben: El Señor Linus va recuperando la forma; tiene a Hugo controlado gracias a su omnipresente abogado, Dan Norton, se gana a Sayid para la causa con solo dejarle las llaves del coche y se destapa como el misterioso cliente que quiere llevarse a Aaron; visto lo visto, no será más que una estrategia para obligar a Kate a volver a la Jablonski…
  • Sayid: Decía arriba que Ben se lo ha ganado, pero en realidad es complicadísimo saber dónde está el iraquí… me encanta cada vez que entra en acción, pero también agradecería que le dieran algo de diálogo, ¿no? Más que nada, quiero saber qué piensa sobre todo el rollo de “We have to go back!
  • Hurley: El más feliz, en modo Naranjito y entre rejas; lástima que no le vaya a durar mucho…
Kate (nada más que decir)Kate (nada más que decir)

Fuera de la isla, pues, tenemos una partida que no puede durar mucho más. Tal y como acaba este capítulo, con Jack, Kate, Ben, Sayid, Sun y Aaron en el mismo escenario, no puede durar mucho más. Tienen que tomar ya una decisión, y aquí es donde Ben empezará a sacarse ases de la manga para lograr que todos acompañen al ataúd de Jeremy Bentham rumbo a la isla. Claro, siempre y cuando Sun no haga uso de esa pistola que saca al final del capítulo. Genial la transición: pasamos de ella clamando venganza por creer a su marido muerto… a ver a su marido, vivo, en la playa. Una escena que me ha llevado, inevitablemente, a los inicios de la segunda, cuando Jin (¡Jin ha vuelto!) se despierta tras el mini-viaje en la balsa y es capturado por los supervivientes de la cola.

A grandes trazos, eso es lo que pasa fuera de la isla. En ella, seguimos con la misma tónica: saltos temporales. Por suerte para Faraday, Charlotte sigue viva, y parece medio recuperada de su ataque. Sinceramente, creo que no pueden hacer peor pareja, pero no me gustaría que ella muriera: como personaje no me seduce, pero en su condición de arqueóloga aún suspiramos por que se encuentre con la estatua de cuatro dedos. O que nos diga realmente de una vez si nació en la isla.

Por lo demás, hemos dejado 1954 para ir a algún momento en el tiempo. ¿Cuándo? Pues exactamente al 1 de noviembre de 2004, día en que Locke y Boone encuentran una avioneta cargada de heroína, este último contacta por radio con Bernard, Eko vuelve a hablar tras más de 40 días de silencio, Ana Lucia por fin llora, Desmond está a punto de suicidarse, la escotilla lanza una luz hacia el cielo, Boone muere y Aaron nace. Supongo que uno de los días clave en la historia de Lost, y sin duda uno de los más activos

Locke, mirándose desde la distanciaLocke, mirándose desde la distancia

Sabemos que es precisamente ese día porque todos ven la luz de la escotilla (aunque sólo Locke la reconoce en primera instancia), y posteriormente Sawyer, en una escena que pone los pelos de punta, contempla el parto de Claire sin poder decir ni “mu” hasta que otro salto (éste les lleva al presente, sin los O6 en la isla) le separa de Kate. El grupo de Locke, Sawyer, Juliet, Faraday, Miles y Charlotte (a partir de ahora, bautizados como los Island 6) va camino de The Orchid: una vez más, el bueno de John sigue emperrado en hacer lo que alguien le ha dicho. Ahora, a petición de Alpert, quiere bajar al congelador subterráneo para girar la ruleta de la fortuna y pegarse un viaje hasta la civilización. No me parece mala idea, pero siempre me repatea un poco esa obstinada creencia de Locke en aquello de que El fin justifica los medios… y que me perdone David

Al llegar a la playa no queda nadie. No llevo las cuentas, pero tampoco creo que haya muchos supervivientes del 815 con vida. En todo caso, Rose y Bernard no deberían estar muertos (si Nikki y Paolo tuvieron una muerte digna, la tercera edad no puede ser menos), así que es de suponer que hayan huido con la Zodiac. Los posibles atacantes de que habla Sawyer, ¿son los mismos que luego les disparan desde otra barca? Esas barcas… ¿son las mismas que usan Karl y Charlie en Greatest Hits? Finalmente… ¿quién dispara? ¿Quién narices queda en la isla para poder pegar tiros? No hay muchas opciones: o son los supervivientes del 815, o es el grupo de Alpert. Ninguno de ellos tiene motivos para abrir fuego, así que podemos estar ante un grupo desconocido, o quizá ¿ante alguno que haya vuelto? Tenemos la pista de Ajira Airways, compañía aérea usada en las promos de la quinta, lo que parece querer decir precisamente que es alguien que viene del exterior…

Charlie en Greatest Hits, con la barcaCharlie en Greatest Hits, con la barca

La situación aprieta, pero ahí está la isla para salvarlos: nuevo salto hasta… ¿qué año? Bueno, fácil: 1988, es decir, 16 años antes del accidente del 815, momento en que Danielle Rousseau y su expedición llegan a la isla. El largamente esperado flashback de la francesa no es tal, sino más bien un viaje en el tiempo de nosotros hacia ella. Curioso… De momento, hemos visto a una Rousseau mucho más tranquila y amable. Hemos intuido a Alex, y conocido a los tres compañeros mencionados por Rousseau durante las primeras temporadas: Robert, su novio; Montand, el aparente líder; y Brennan, mencionado por Danielle en su señal de socorro. Hay algunas cosas interesantes en las conversaciones en francés: el equipo afirma estar siguiendo les chiffres, es decir, los números (que no pronunciaré aquí…) Y una vez en la playa, podemos oir brevemente cómo Montand, radio en mano, capta claramente un four y un eight.

De modo que tenemos a un Jin que ha ido viajando al mismo ritmo que los Island6, aunque lo suyo ha sido más duro porque iba a la deriva. Un Jin que debe haberse hecho caquita encima al ver a Rousseau (él no sabe que está muerta) 16 años más joven. Pobre Jin… ¡aunque al menos está vivo! Cosa que quizá no puedan celebrar por mucho más tiempo otros… Miles y Juliet ya acompañan a Charlotte en el club de los sangrientos. Si seguimos la teoría de Faraday, los que primero sangran son los que llevan más tiempo en la isla. Esto sirve con Charlotte, presunta nativa, pero no con Miles, que aparenta ser un recién llegado. ¿Ya ha estado? ¿Será el niño del 5×01, es decir, el hijo de Pierre Chang?

Jin vs. RousseauJin vs. Rousseau

Cerramos. Os aconsejo no seguir leyendo más si el capítulo no os ha gustado. A mí me ha encantado, porque me encantan los episodios con referencias internas y externas. Las internas son geniales: esa luz proyectada hacia el cielo ya es un icono lostiano; volver a ver nacer a Aaron, mientras Sawyer espía a Kate como un niño que sorprende a Papá Noel dejando los regalos no tiene precio; rescatar a Jin, reecontrarnos con una joven Danielle y frotarnos las manos con lo que se nos viene encima es todo uno. ¿En serio no te ha gustado esto? No tienes corazón… Pero eh, no es todo. Hay otras maravillas ocultas, referencias externas, como la caja naufragada que Locke voltea, y que lleva escrito Bésixdouze (supongo que se refiere al nombre del barco de la expedición francesa). Be-six-douze. En francés, B-6-12, o B612, ni más ni menos que el nombre del asteroide en que vive El Pequeño Príncipe según el libro de Antoine de Saint-Exupéry. El barco de Rousseau se llama igual que el planeta del principito. ¿Una tontería? Claro, pero es una tontería lostiana, así que os dejo comentando y yo me voy a leer a Saint-Exupéry. Quizá él tenga pista sobre futuros capítulos

BesixdouzeBesixdouze
  • El apunte de David: Obviamente, no te perdono Dani. Locke es intocable, ya lo sabes. Por cierto, y ahí va mi apunte, ¿en qué momento del próximo capítulo veremos a Montand perder un brazo? Cito a Rousseau, primera parte del capítulo Exodus: This is where Montand lost his arm. Prepárense…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »