Review Lost: The last recruit

¿Sinceramente? No pensaba que Lost fuera a reengancharme como lo está haciendo, no confiaba en que el ritmo se acelerase tanto y tan bien de cara a este último tramo de la serie. Visto el capítulo de hoy, a falta de tres y la doble finale, creo que el círculo que rodea al 23 de mayo en todos y cada uno de nuestros calendarios debería ser cada día más grande y más rojo. La semana que viene estaremos de parón, así que disfrutemos durante estos 15 días de la calidad de The last recruit, que la tiene a raudales. Jack, qué grande eres

Bastante información la que nos deja este 6×13. Empecemos, si os parece, por el título: The last recruit. La última incorporación, el último fichaje, podríamos decir. ¿Quién es? Pues todo apunta a que Jack…

Jack? You all right? Don't worry. It's gonna be okay. You're with me now. (¿Jack? ¿Estás bien? No te preocupes. Todo va a salir bien. Ahora estás conmigo)

¿Jack en el lado oscuro? Pero si tenía toda la pinta de ser el relevo de Jacob… Visto el capítulo, visto sobre todo ese final, da la sensación de que es Jack el último fichaje del Hombre de Negro. Por lo menos, que el título del episodio va por él. Lo que tenga que pasar luego, ya se verá, pero de momento el falso Locke está intentando ganarse a Shephard para su causa. Como bien dice Claire, Jack ha dejado que él hable primero. Por cierto: la escena del bombardeo en el que el doc acaba herido me ha recordado al ataque a Dharmaville (The shape of things to come) en el que presuntamente Claire muere. ¿Puede ser el mismo mecanismo? ¿Ha muerto Jack y estamos ante una resurrección instantánea? Mmm… yo es que creo que esto no deja de ser una serie americana y que el gran protagonista no puede ser de los malos. Jack acabará siendo el candidato, y si no es así me sorprenderán mucho…

You're with me nowYou're with me now

No sabría deciros si la salsa del capítulo está más en la isla o en los sideways. La trama isleña se resume rápido: Widmore pone los misiles sobre la mesa y obliga al Hombre de Negro a moverse. A éste, sin embargo, le crecen los enanos: Sawyer encabeza la rebelión que acaba con la deserción de él mismo, Sun, Kate, Lapidus y Claire. El grupo se dirige a Hydra, donde esperan una amistosa acogida por parte de Widmore que les permita encontrar el momento adecuado para robar el submarino. Pero Charles, y la verdad es que se veía venir, no necesita amigos y se la juega a Sawyer. Veremos qué pasa con ellos… Previamente, Jack se había rajado y había vuelto a la isla principal. Así pues, sigue habiendo dos grandes grupos, con el destino de varios losties en jaque y con Jack en plan Anakin (y Locke como Palpatine, claro). De los que no hemos tenido noticias es del trío Alpert-Ben-Miles. Recordemos que se dirigían a Dharmaville en busca de dinamita para reventar el avión de Ajira. ¿Serán ellos los que le echen un cable al grupo de Sawyer?

Aparte de la trama en sí, la parte isleña nos ha dejado algunas conversaciones para enmarcar. Para empezar, el primer encuentro Jack-Locke en la isla (por mucho que Locke no sea Locke) desde… ¿desde la finale de la cuarta, puede ser? ¿Desde aquella otra magistral escena en la superficie de la estación Orquídea? El caso es que ya desde este primer momento el Hombre de Negro demuestra mucho interés en Jack. No en Hurley, que es el líder de facto del grupo, no en Sun, que es otra potencial candidata, ni en Kate… No, directo a Jack. Está claro que su idea es llevarlo a su terreno desde el primer momento.

La verdad es que me llama la atención que el falso Locke siempre hable tan mal del auténtico Locke. Quizá sea porque, aunque le haya servido de huésped, al Hombre de Negro le fastidie que la filosofía de John siempre haya sido más cercana a Jacob. Bueno, al menos a mí me parece que está más cercana a Jacob que a Antijacob… También lo deja caer Jack, de alguna manera, cuando dice la siguiente frase: “Locke era el único de nosotros que creyó en la isla, que hizo todo lo que pudo para evitar que saliéramos de aquí”. Como Jacob, al que su enemigo sigue acusando de querer atar a la gente a la isla. Sí, siempre hay rabia en las palabras de Locke para Locke. Y zalamería para Jack: que si siempre he querido ayudarte, que si te guié al agua cuando la necesitabas, blablabla… Sigue echando leña a la hoguera de la duda, y sigue insistiendo en la idea de que ahora son libres, pero que toca salir juntos.

Otra conversación, aún mejor que ésta, es la de Jack y Sawyer en el barco. Es magia pura: Jack es Locke y Sawyer es Jack. Jack es quien hace el “salto de fe” y salta del barco. Quien no puede dejar la isla porque la isla todavía no ha dicho todo lo que tenía que decir. Y Sawyer es quien está harto de milongas, quien sólo busca largarse cuanto antes mejor. Sacando, eso sí, a la gente con él. Muy Jack… La verdad es que ambos tienen razón. Jack ya estuvo en la posición actual de James una vez, en la finale de la cuarta. Y su huida fue en vano, de modo que no está por la labor de dejar cabos sueltos. Sawyer, en cambio, quiere olvidar la isla de una vez por todas. Como él mismo dijo en esta temporada (The Substitute), “my plane crashed, my raft blew up, the helicopter I was on was riding one too heavy“. Sí, James está hasta arriba, y aunque sea el único privilegiado que ha visitado la cueva del Hombre de Negro, aunque sea uno de los más capacitados para desentrañar el misterio de los candidatos, nunca ha sido amigo de la mística y nunca lo será. Bravo por este momentazo, en serio, y bravo por Jack. No era fácil lanzarse al agua sabiendo que implicaba estar solo (¿quizá esperaba que Kate también saltase?) y volver a ver a un Locke recién traicionado.

Hay otra cosa en la isla que casi me dejo. Bueno, dos. La primera es Desmond. El escocés, al más puro estilo Hombre de Negro, se lía a hablar con Sayid antes de que éste pueda disparar. Es de esperar que el buen Hume siga vivo, pero no sólo eso. Sayid el Zombie ha dado un paso adelante en su posible redención: ha mentido a su amo y señor diciéndole que la misión estaba cumplida. ¿Habrá ayudado a salir a Desmond del pozo? El papel del escocés en la isla (bueno, y en la LTA) sigue siendo muy desconcertante… La segunda es el reencuentro. Perdón: el reencuentro. Sí, 29 episodios después, Jin y Sun pueden abrazarse. La última vez que se les vio juntos, flash-loquesea aparte, fue en la finale de la cuarta. Lo que me hace pensar que ya es la tercera vez en este review que nombramos a There's no place like home… Momento emotivo que no merecía ser reflejado en inglés, queridos guionistas. Me puedo tragar que la emoción del momento provoque la recuperación de Sun, pero no que dos personas que siempre han hablado en coreano se líen a hablar en otro idioma… ¿o será que a Jin se le ha olvidado su lengua materna? Por cierto, para los amantes de las estadísticas: éste es el capítulo 100 de Sawyer (cifra a la que ya habían llegado Jack, Kate y Hurley), y el barco Elizabeth reaparece después de 64 episodios desaparecido (desde The glass ballerina).

¡Por fiiiiiiiiin!¡Por fiiiiiiiiin!

Vayamos a los FSW, en los que hemos visto a un montón de personajes: Locke, Sun, Jin, Jack, David, Sawyer, Kate, Sayid, Miles, Desmond, Claire… y la cansina Ilana, Verdansky para más señas. ¿Es que nunca me voy a librar de ella? Creo que en este capítulo ha cambiado un poco el rollito de los FSW, básicamente porque no nos hemos centrado en nadie. El papel de Desmond sigue siendo clave e interesante… entiendo que continúa intentando despertar a los pasajeros 815. ¿Acaso con Claire y Jack lo quiere lograr desvelando su parentesco? Mmm, no sé yo… Desde luego, Jack tiene más pinta de activarse con la operación de John que con otra cosa. Y Claire tampoco ha reaccionado mucho más allá del impacto lógico de saber que tienes un hermano cirujano y un sobrino pre-adolescente. Y una cuñada… damn it, ¿quién es tu madre, David?

Más preguntas: Sun reconoce a Locke cuando se encuentran, estirados en sendas camillas, a la entrada de urgencias. ¿Lo reconoce porque conecta con su otro yo, o porque lo conoce de algo? Evidentemente, apuesto por la primera. La pena es que no hayamos podido ver qué más sabe Sun en este episodio. La tónica general del FSW es de reunión: unos entorno a Jack, en el hospital (él mismo, Locke y los coreanos, quizá incluso con una Claire que le vaya a visitar) y otros entorno a Sawyer, en comisaría (el propio James, Miles y los criminales de turno, Kate y Sayid). En medio, el enigmático Desmond. Y al lado, la gran pregunta: ¿cómo conectarán ambas líneas temporales? Ninguna pista al respecto, lo confieso. Soy todo oídos

En resumen: gran, gran capítulo, totalmente dedicado a la colocación de piezas antes del (glups…) petardazo final. Con muy buenas noticias para Sun y Jin, gracias a ese reencuentro a los pies de la valla sónica y a que el bebé-sideway está bien. Con un Jack entregado a la isla, tomando sus propias decisiones (iba a durar poco como lugarteniente, estaba claro) pero sin intentar arrastrar a nadie. Con un Terry O'Quinn que pone los pelos de punta incluso con dos frases malcontadas sacadas pese al collarín. Con un Sawyer traicionado que puede explotar en cualquier momento. Tres y la doble finale, esto quema

Piel de gallinaPiel de gallina

En el episodio anterior…

¿Más mono de Lost? Prueba nuestra selección de delicatessen lostianas…


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »