Review Lost: Something Nice Back Home

Review Lost: Something Nice Back Home

Lost es la novia (o novio) ideal. Te regala grandes e insuperables polvos (con perdón), como hizo la pasada semana, pero también es capaz de prepararte una cenita romántica, sorprenderte con algo de aventura o, sencillamente, hacerte disfrutar de una maravillosa tarde de domingo. Como hoy, con Something nice back home, pasen y vean…

Actualización: Añadimos nuevos datos referentes al Flashes Before the Incident (Post publicado el 02 de mayo de 2008)

Something nice back home, algo bueno cuando vuelves a casa. Flash-algo de Jack, cosa que para mucha gente es sinónimo de aburrimiento, aunque en esta ocasión no puedo estar más en desacuerdo: qué lejos quedan los tiempos de los flashbacks en Tailandia. Vivan los flashforwards familiares

Familia felizFamilia feliz

Pero empecemos por la playa, donde Jack está enfermando por momentos. Mientras el líder se tambalea, la rebelión estalla a manos de las dobles parejas: Rose, Bernard, Jin y Sun están cada vez más moscas con Charlotte y Faraday. Jack intenta poner paz, pero su salud se lo impide. Diagnóstico: apendicitis. Juliet toma rápidamente las riendas, encarga a la pareja coreana que vaya a por instrumental médico para la intervención… y ahí aparece Dan, que quiere ganarse la confianza del grupo. Me parece bastante claro que Charlotte no es de las personas que tienen escrúpulos, y que lo único que pretende es salvarse, pero al mismo tiempo creo que Faraday va de buena fe, y que esto de la misión pseudo-militar no le pega mucho. Prefiere estar pendiente de los desfases horarios que de raptar a Benjamins. No tiene un bando tan definido, así que no quiere mal para nadie.

Tampoco Juliet está para gaitas. Su sentido de la simplicidad no conoce rival: es evidente que se siente atraída por Jack, pero a la vez no duda de que al doctor le tira más Kate. Pues nada, me borro, me quito de en medio. Eso sí, te opero de manera muy profesional y me da igual que no quieras anestesia. Diez puntos para la rubia…

Poco más que destacar de lo que sucede en la playa. Quizá la subtrama en la que descubrimos que Charlotte habla coreano, cosa que no me parece especialmente significativa. Como mucho, se nos deja entrever que Jin está dispuesto a darlo todo por su mujer y su bebé, cosa que como ya hemos visto, sucederá.

Vayamos al flash-forward, al jugoso flash-forward. Tenemos a Jack en una cama de la que se levanta para ir a trabajar. Bien. Estamos entonces en la época, aproximadamente, del 4×01, es decir, en un momento en que el Jack post-isla aún no quiere volver a ella. Al saltar de la cama recoge unas braguitas, tropieza luego con un juguete y suelta un “Son of a bitch” como una catedral. ¿Nos han cambiado al doc por Sawyer? No parece que esté en casa de una desconocida, porque la llamada de su secretaria es a un fijo, con lo cual o está en su casa o en el de una pareja mínimamente estable. ¿Quién? Los guionistas han querido jugar de nuevo con nosotros, como ya hicieran al final de The economist. Si por aquel entonces camuflaron la voz de Ben unos segundos para aumentar la tensión, ahora parecen haberlo vuelto a hacer mientras la chica de Jack está en la ducha. Su voz se asemeja un poco a la de Sun (¿no?), pero en realidad es… Kate. Toma ya.

And the winner is... Jack!And the winner is… Jack!

De manera que el médico y la fugitiva se dan besitos después de salir de la isla. Por lo que se nos deja entender, sabemos que la relación comienza tras el juicio (Eggtown, 4×04), lo que me lleva a pensar que la figura de Aaron no es para nada trivial. Es el niño lo que provoca que Jack, que se muere por Kate desde siempre, sea reticente a estar con ella, y posiblemente también sea el motivo que les lleve eventualmente a dejar la relación. Además, cuando Jack visita a Hurley, Aaron sale nuevamente a escena. Al parecer, Charlie sigue viendo a Hugo regularmente (o al revés), de modo que lo que vimos en el 4×01 no fue una visita de cortesía. Es más: hasta le deja mensajes para Jack: “No deberías criarlo“. La educación de Aaron es un tema que lleva encima de la mesa casi toda la serie. Las dudas sobre si tenerlo que asaltaban a Claire, las dudas sobre a quién darlo en adopción… ¿recordáis que los afortunados iban a ser finalmente una pareja de Los Angeles? ¿Dónde viven Jack y Kate? Bingo, en LA. Vale, está claro que no son los padres adoptivos originales, pero lo cierto es que el niño ha acabado en manos de una pareja de Los Angeles. ¿No suena un poco a aquello de el destino sabe corregir su curso? En cualquier caso, a alguien no le entusiasma demasiado la idea, ya sea a Charlie, a su fantasma o a la perturbada mente de Hurley

Y ya sabemos lo influenciable que puede ser Jack, al que vemos poco después a la puerta del sanatorio, mirando fijamente al banco de Charlie. No dice nada, pero su mente es transparente: “¿Y si en realidad no tengo que criar a Aaron?” Preguntémosle a Kate. La pecosa le dice que sí, que es un buen padre. Y Jack se saca un anillo. Aunque, no sé por qué, pero me da que no veremos boda…

¿Quieres casarte conmigo?¿Quieres casarte conmigo?

A quien sí vemos es, oh sorpresa, a Christian Shephard. Para estar muerto desde el capítulo uno, no está nada mal la cuota de pantalla que se lleva el papaíto… Da la sensación de que es la primera vez post-isla que Jack ve a su progenitor. En un primer momento, lo ve pasar muy de refilón, y no está seguro que sea él. Pero después, casi a solas en el hospital, el encuentro es casi cara a cara y aún con una frase fresca en mente, pronunciada por Hurley: “Tú también vas a recibir una visita“. Comentan que la alarma del hospital salta porque Christian es, en realidad, el humo negro, pero yo prefiero no hablar mucho del humo negro. Me tiene ídem, muy negro. ¿Qué es eso de dejar a la gente vivita y coleando? ¿Qué hace Keamy dando vueltas por la jungla en lugar de estar criando malvas? Grrrr…

Ojito a los detalles del capítulo, porque la verdad es que los hay a patadas. Un ejemplo: cuando Jack está en el lavabo se puede apreciar la cicatriz de apendicitis; cicatriz que veremos nacer momentos después. Otro: en la habitación de Aaron, el médico lee en voz alta un fragmento de Alicia en el país de las maravillas, libro que ya ha sido mentado más de una y más de dos veces. Para más señas, resulta que hasta papá Shephard se lo leía a su retoño años atrás…

Salto a la jungla. En una de las combinaciones más rocambolescas de la serie, Sawyer, Claire, Aaron y Miles están formando equipo para volver a la playa. Todo va bien hasta que este último empieza a oír unos susurros, los ya clásicos susurros, que parecen reproducir ligeramente la escena del ataque a Rousseau, Karl y Alex (¿o sólo yo oigo los disparos?). Miles se queda de piedra al escuchar las voces, pero más de piedra se quedan Sawyer y Claire cuando el vidente descubre los cadáveres de Karl y la francesa. A partir de ahí, Sawyer aún se fía menos de Miles y dicta una orden de alejamiento. Me encanta la practicidad de Miles: discutir con un tío que te saca una cabeza y va armado no es recomendable, así que mejor darle la razón.

Antes hablábamos de Christian apareciéndose, con sus eternas zapatillas blancas, a Jack. Bien, pues no es el único que ve a padres fantasmas: Claire también. La rubia se despierta en medio de la noche y descubre a Shephard Senior acunando a su nieto. Surrealismo… y más cuando al día siguiente descubrimos a Aaron dejado de la mano de Dios en mitad de la jungla, sin rastro aparente de su madre y su abuelo. ¿Qué narices es Christian Shephard y cómo es posible que haya logrado que Claire abandone a su bebé de esa manera?

El abuelo tiene un planEl abuelo tiene un plan

Cerramos con la última escena entre Jack y Kate. La feliz pareja acaba discutiendo de lo lindo. ¿Por qué? Por Sawyer. Kate confiesa que ha ido a hacer algo por él. Metida en su rol de supermamá, ¿quién no la ve yendo a interesarse por Clementine, la hija de Sawyer? Esta última es la escena más lostiana del flash-forward: Jack desquiciado, Kate huidiza, ya sabéis a lo que me refiero. Pastillas y botellas vacías. Jack intentando abarcarlo todo, Kate tratando de cerrar heridas. Los ojos de loco de él, la mirada de pena de ella. El triángulo (“I was doing something for Sawyer”). Y luego los gritos y la constatación de que Jack sabe que Aaron es su sobrino. Cada vez tengo más claro que la escena más grandiosa de Lost, que la revelación más sorprendente de la serie… será cuando se nos muestre porqué unos salen y otros se quedan en la isla. Cuando entendamos eso, abriremos la boca y no podremos cerrarla. Para acabar: ¿no os parece que a Jack, en su última escena, ya le sale la barba?

Más Jack que nuncaMás Jack que nunca

Relación con la sexta temporada

No es pasión: lo pide el guión, toca hablar de Claire. Así que los antispoilers, por favor, que den un paso atrás. Gracias. La rubia sobrevivió a un ataque mortal en el capítulo anterior, pero en éste hace cosas muy raras. Le dice a Sawyer y a Miles que se encuentra mejor, que aunque le duele la cabeza por lo menos ya no ve cosas. ¿Qué cosas ve? Bueno, una de ellas está clara: Christian Shephard, su padre. La Claire que vemos aquí no es la nuestra, porque la nuestra jamás dejaría a Aaron atrás. Su vuelta en la sexta temporada está cantada, y lo que vemos en este episodio nos da pie a preguntarnos cómo volverá Claire. ¿Está viva y volverá como una persona normal? Parece imposible. ¿Está muerta y la veremos sólo en flashbacks o similares? Podría ser. ¿O quizá está en ese estado intermedio, ni vivo ni muerto del todo, en que tan a gusto se encuentra Christian Shephard? La verdad es que ese “not seeing things anymore” es bastante revelador, así como las miradas del medium Miles, y el hecho de que la dejara irse en mitad de la noche con un desconocido, sabedor de que no corría ningún peligro… porque ya estaba ¿muerta?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Lost: Something Nice Back Home
5 (100%) 2 votes

Categorías: Lost Perdidos Reviews Series Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »