Review Lost: LaFleur

Aaaay, LaFleur… Curioso capítulo, este 5×08. Rotura de cintura respecto a lo visto en el anterior, con la puesta en escena de los tres años que separan la salida y la reentrada de los Oceanic 6. Hasta ahora, mediante flashforwards habíamos visto qué sucedía fuera de la isla. Ahora podemos conocer de primera mano qué sucede en la Jablonski durante los más de mil días que medían entre la explosión del Kahana y el aterrizade del Ajira 316. Si odiaste a Kevin Johnson y amaste a Jeremy Bentham, espera a conocer a LaFleur

Si Lost fuera un piano, tendría unas 200 teclas. Y casi todas blancas. La semana pasada tocamos algunas de esas teclas (Bentham, Locke, Ben, muertes, conversaciones) y en esta ocasión nos hemos ido al otro lado del piano: Sawyer, Juliet, Dharma, pinceladas de mitología… Grande.

James Ford ya no es Sawyer, sino LaFleur. James, o Jim, LaFleur. Pocos podíamos prever que el macho por definición de la serie escogiera un alias así: LaFlor. Para flor, la que le da a Juliet cuando… bueno, ya saltaremos a eso. De momento digamos que ya era hora que Sawyer mereciera un episodio para él solito. El sueño húmedo de la mitad de quien lee esto no conocía un flashback propio desde principios de la tercera temporada: 3×04, Every man for himself.

Por enésima vez, el capítulo comienza con Locke dándole a vuelta a la Ruleta de la Fortuna. Esta vez no vemos a Christian (menos puntitos para la Fantasy League quien lo tenga), sino que saltamos arriba, al momento en que a John se lo traga la tierra, nunca mejor dicho. Y, madre mía, lo que vemos… Como bien apunta David, han pasado 44 episodios desde que vimos el pie de una estatua aparentemente gigante. Hoy no hemos visto el pie, sino el resto del cuerpo. Efectivamente, es gigante. Y no sólo es gigante, tambíén egipcia. De hecho, no es la única referencia a la antigua cultura egipcia del capítulo, ni de la serie: ¿recordáis los símbolos del contador de la escotilla cuando la cuenta llegaba a cero? Bingo. Volveremos a ello también más tarde. De momento, quedémonos con la idea de que estamos en una época muy remota, posiblemente el momento más pretérito de cuantos hemos visto en la isla

¡La estatua!¡La estatua!

Último salto temporal, que nos lleva de la época egipcia a 1974. Los ahora Island4 (Sawyer, Juliet, Miles y Jin) se dan cuenta rápidamente de que algo raro sucede, de que este salto ha sido especial. Locke ha colocado el disco en su sitio y a partir de ese momento se acaban los marrones. Pero vayamos un momento a 1977. En este año, claro, Herc aún tenía pleno uso de sus piernas y podía bailar con su morena, dejando ligeramente descuidado el control de las Dharma-pantallas. Si no has entendido esta última frase, no es grave: significa que no sigues Friday Night Lights. En realidad, sí es grave… Pero no me quiero desviar, así que diremos que Jerry baila con su morena, dejando ligeramente descuidado el control de las Dharma-pantallas. En ellas aparece ni más ni menos que Horace Goodspeed.

Hasta ahora, Horace había debutado en The Man Behind the Curtain, como asistente al nacimiento de Ben, y reaparecido en Cabin fever, como constructor de la cabaña de Jacob. Su mono Dharma decía matemático; es decir, nunca se nos había aparecido como un jefe, que es lo que aparenta en este capítulo. Mmm… mi atormentado cerebro necesita una línea temporal.

HoraceHorace

Conjeturemos: Benjamin Linus nace en algún momento de los años 60, y llega a la isla con unos 10 años, es decir, en los 70. Eso nos lleva a pensar que Horace desembarca, muy posiblemente, a finales de los 60 o principios de los 70 junto con su mujer, Olivia, la misma que ve nacer a Ben y luego le da clases en la Dharma-escuela. De alguna manera, Olivia se pierde en el camino y Horace está con Amy en 1977. ¿Muere Olivia? ¿Se va de la isla? (ya hemos visto que sale un Galaga cada quince días, rollo bus de línea…) ¿O simplemente hay una separación civilizada? Pues no lo sé, pero no creo que sea casual. Todos hemos pensado que el hijo de Amy y Horace es especial. La lista de opciones es tan larga como fértil nuestra imaginación. No vamos a intentar adivinar quién es, pero sí me escama una cosa, y es que si realmente es alguien especial, Amy y Horace también tienen que serlo. Porque ambos estaban emparejados a principios de los 70 y, por los motivos que sean, acaban juntos y procreando en 1977. Dicho de otra manera: quitar de enmedio a Olivia y a Paul no debe de ser gratuito

Uf… Bueno, creo que me estoy yendo por las ramas y aquí lo que hace falta es hablar de Sawyer: James lleva el peso absoluto del capítulo. Ya hemos dicho más de una vez que el señor Ford es con diferencia uno de los personajes que más evolucionan en la serie. De ser huraño e individualista pasa a ser un tipo completamente gregario, y a preocuparse por los demás. Se enamora de Kate hasta los huesos y, tal y como hemos visto hoy, también siento algo muy especial por Juliet (toda la carga de especialidad que queráis darle a ese I love you too). El juego de flashbacks de este capítulo es muy lostiano: está completamente al servicio del misterio de saber quién es LaFleur.

Dato: ¿recordáis el logo que se le veía a Jin en el mono de Dharma al final del 5×06? Ahora sabemos que pertenece al cuerpo de seguridad, comandado por LaFleur y donde también está Miles. A Juliet la ubicamos en el equipo de mecánicos, lo más alejada posible de su verdadero rol como médico. ¿Y Daniel? Es el único que no aparece en 1977, a menos que echemos la vista atrás hasta la premiere: 5×01, Faraday en The Orchid junto a Pierre Chang. ¿Os gusta la idea?

Hablando de Faraday: muy limitado su papel esta semana. Pero jugoso. La primera vez que le oímos, dice algo así como no voy a hacerlo, no voy a decírselo. ¿Decirle? ¿El qué y a quién? Supongo que decirle a Charlotte-niña que se tiene que ir de la isla. Faraday sabe que está en el pasado, y sabe que su destino es echar a Charlotte de la Jablonski por su bien. De todas maneras, es un tema que me lía un poco, porque… ¿qué es primero, el huevo o la gallina? ¿Es primero Faraday echando a Charlotte o Faraday pensando que no tiene que echar a Charlotte? No sé si me explico

¿Charlotte?¿Charlotte?

1974. Los Hostiles están en tregua con Dharma. La conversación entre Sawyer y Richard Alpert, que ahora diseccionaremos, tiene lugar… ¿antes o después del encuentro Alpert / Ben-niño? La pregunta tiene miga porque ese momento, ese cruce entre Richard y el doble de Harry Potter, es la única vez que Alpert no está como siempre. Conjeturemos: el ingreso de los losties en Dharma, en 1974, se da con Ben ya en la isla. Por tanto, es de esperar que los veamos interactuar en el futuro, y que Ben sepa tantas cosas de ellos debido a que… ¡ya los conoce! Claro que si esto es así… ¿mueren durante la Purga? ¿O escapan antes? La verdad es que es una gran incógnita saber qué pasará ahora que están todos atrapados en los 70: no veo a Kate con un mono Dharma…

Más: si Alpert aparece tan descuidado al cruzarse a Ben, ¿es posible que se deba a la rotura de la tregua, y a que Dharma les ha comido el suficiente terreno como para tener que echarse a malvivir a la selva? Y ahora sí: Alpert vs. Sawyer. Qué grande LaFleur en esta escena. Ha tenido grandes maestros a la hora de jugar con la información: Ben, Locke… Lo cierto es que Alpert flipa, y con razón, por el volumen de información que recibe sobre su pasado en un segundo. Si no me equivoco, Alpert y Sawyer no se vuelven a ver las caras en el futuro, aunque de ser así el primero debería reconocer al segundo…

Zas...Zas…

Me dejo para el final la trama Sawyer-Juliet. Me gusta que estén juntos, me encanta que estén juntos, así que odio el momento en que Sawyer pierde el culo por ir al encuentro de Kate. Será duro ver cómo encajan ahora las piezas, el triángulo de cuatro lados que ha vuelto a formarse. Me quedo con esa flor enorme que LaFleur arranca

Cerramos con una idea que hace tiempo que nos ronda: ¿dónde andan Rose y Bernard? Cada vez tienen más números de ser los Adán y Eva que descubrimos en la primera temporada… Estamos ante un parón, amigos, y aunque sólo durará una semana nos fastidia bastante. Acabamos de dejar atrás una dosis lostiana de las que hacen época.

Quizá no te haya gustado el beso entre James y Juliet, con te quieros incluidos, quizá no te haya despertado una sonrisa oír a Jin hablando perfecto inglés, quizá no hayas dado un bote al ver, mar de fondo, el reencuentro entre los que se fueron y los que se quedaron, quizá no hayas sentido la herencia de Egipto en tu cabeza (la estatua, el llavero de Paul…), quizá no creas que el niño recién nacido pueda ser el último nativo de la isla hasta la llegada de Aaron, quizá no hayas estado esperando como yo la aparición en cualquier momento de un niño silencioso con grandes gafas, quizá no hayas sentido lástima de ver a Faraday volviéndose un poco más loco, quizá no hayas flipado con Amy sacándose los tapones de las orejas tras tumbar a cinco personas con un golpe de genio, quizá no hayas reverenciado, una vez más, a Richard Alpert entrando triunfalmente en VillaOtros, quizá… quizá no te ha gustado LaFleur.

  • El apunte de David: Si no fuera porque Lost siempre es magistral, porque Juliet sale inmensa y porque hemos visto la estatua de cuatro dedos, diría que estamos ante uno de los capítulos más innecesarios de la serie. Sí, hoy soy minoría absoluta…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »