Review Lost: He’s our you

¿Sinceramente? No recuerdo cuál fue la anterior última escena de un capítulo de que me había dejando la mandíbula tan desencajada. ¿Quizá , con ese Hi, Aaron de Kate? ¿, con el He wants us to

move the island? ¿O nos tenemos que ir a la tercera, a , con el mítico You're gonna die, Charlie? No lo sé, cada uno tendrá su opinión. Pero lo que está claro es que He's our you, te guste o no,

entra en la galería de Grandes Momentos Lostianos por esa última escena. Esa brutal última escena… Pero, eh, esto ha durado 42 minutos y vamos a exprimirlos todos.

Otra cosa que, así a bote pronto, me da la sensación de que no pasaba desde hace mucho: hemos tenido un flashback normal, de los clásicos. Hemos visto a Sayid de pequeño y después hemos ido repasando ciertos momentos pasados para entender eventos del presente. Ni rastro de mención al futuro, el iraquí no está hecho para flashforwards… Empecemos, pues, por ese flashback. Por lo que nos dice la Lostpedia, podemos situar las primeras escenas del capítulo en los años 70, en Tikrit. Sayid mata a una gallina para cubrir a su hermano mayor (es su hermano, ¿no?), quien pese a la insistencia de su padre no se ve capaz de hacerlo. Bien, está claro que Sayid lleva el gen asesino en la sangre. Lo vemos en la primera escena, lo veremos luego en la última. Natural born killer, asesinos nato… Una trayectoria vital bastante similar a la del fallecido Mr. Eko. Las escenas del flashback son particularmente calcadas, con la única diferencia de que el africano protege a su hermano pequeño y Sayid al mayor. Pero ahí está ese rol protector, esa manera de asumir la responsabilidad de la culpa. A ninguno de los dos los obligan: ambos escogen ese camino. Dato: tanto Sayid como Eko son de 1968. Curioso, nunca hubiera relacionado tanto a estos dos personajes, pero está claro que la auto-tortura de la violencia los une…

¿Cuántos años tendrá Sayid en esa escena? ¿Siete? ¿Ocho? Si tuviera nueve, fecharíamos el asesinato de la gallina en 1977. Es decir, que mientras un joven Sayid mata a un pobre animal en Tikrit, su yo adulto recibe de manos de Benjamin Linus un delicioso bocadillo de pan de molde, también conocido como sandwich. Curiosa la relación de Lost con los sandwiches (¿el plural de sandwich es sandwiches?). Sirven como una especie de píldora de confianza, un elemento de soborno. Al menos así lo ha usado hoy Ben, y también hacía lo mismo en la tercera temporada Juliet con Jack. Otro detalle muy Lost: libros. Ben le deja uno a Sayid, A Separate Reality, Una realidad separada. Por lo que dice la Wikipedia, la obra habla de la experiencia, presuntamente real, del autor (un tal Carlos Castañeda) junto a un chamán. Poco que rascar en relación con Lost, aparte de que la pareja protagonista parece experimentar con plantas que provocan alteraciones mentales. ¿Oldham y su suero? Bueno, luego llegaremos a eso… La otra opción es que Ben sea el brujo, a lo Harry Potter, y Sayid su aprendiz. Pero va a ser que no.

Benji PotterBenji Potter

Sterling Beaumon, 13 añitos, es el actor que interpreta al joven Linus. Hoy hemos podido oír bastantes frases suyas, y confirmado que su actuación está muy moldeada en función de lo que llevamos viendo hacer a Michael Emerson durante años: ojos abiertos, pausas muy bien elegidas al hablar… Todo un manual de seguridad hasta que aparece su padre. Ahí Ben se transforma en Shaggy, el acompañante de Scooby Doo. Normal… menuda figura paterna es el Sr. Roger Linus. De hecho, entre esta escena y la que cierra el episodio podemos sacar bastantes conclusiones acerca de cómo se forja el carácter del Ben adulto… Dato: Benji Potter sitúa su primer encuentro con Alpert en 1973. No es especialmente significativo, pero quizá os sirva para algún Bharma-trivial. ¡De nada!

Y mientras Sayid sigue encerrado, lamentando no haberse tatuado los planos de la celda en la nalga izquierda… ¿qué sucede en Dharmaville? Ah, la tranquila vida de los LaFleur se ha visto perturbada por un océano de pecas… ¿o no? Vamos a repasar esa escena de Juliet y Sawyer frente a la ventana. A priori, ella parece preocupada porque Kate le levante el novio (¿o se habrán casado?), pero en realidad no es eso. Lo que le quita el sueño es que Sayid se vaya de la boca y tengan que exiliarse de la Ciudad Perfecta. Al menos esa sensación es la que me da a mí, que Juliet no teme para nada una traición de Saywer. Eso es confianza y lo demás milongas… ¿Y Sawyer? Reconozco que su papel en este capítulo me ha encantado. En todo momento. Me explico…

Grandioso JamesGrandioso James

Sawyer nunca ha tenido una vida estable, apenas una normal. Por lo que de él sabemos, la expresión confiar en alguien no forma parte de su diccionario. Cosa que no es de extrañar, siendo timador y asesino en potencia. Pero en la isla, desde el primer momento, las cosas cambian. Durante las tres primeras temporadas, Sawyer tiene un objetivo noble: salir de la isla. Y cuando encuentra al auténtico Sawyer y lo mata, tiene otro aún más noble: vivir. Con Kate, a poder ser. Finalmente, tras la salida de los Oceanic 6 y el viaje a 1977, Sawyer opta por lo más sensato, que es el conformismo. Dharmaville ofrece una vida de comodidades, Juliet es una mujer preciosa y encantadora, y al parecer la isla no va falta de libros. Después de 30 años de persecuciones y viviendo alerta, es normal que Sawyer quiera una balsa de aceite…¿Por qué cuento esto? Porque me niego a que la gente se tire de los pelos con el voto de LaFleur en la Dharma-asamblea. “Eh, vale, que Sayid es mi colega y me lo quiero mucho, pero al fin y acabo no olvidemos que me ha torturado con pinchos bajo las uñas, así que no dudo en poner mi pellejo por delante del suyo”. Eso es lo que piensa James. LaFleur está dispuesto a ayudar a los recién llegados, pero no a cualquier precio.

También cuento esto por otra cosa: creo que la historia sería totalmente coherente si Sawyer sigue con Juliet. Espero y deseo que no vuelva con Kate porque eso rompería cualquier atisbo de armonía en Dharmaville. Pero claro, esto es Lost, y sabemos que los losties no acabarán la serie en Villa Felicidad, así que es de esperar que tengamos más ración de amoríos cruzados entre el trío de jotas y la K (Juliet, James, Jack y Kate).

Tan coherente veo la actuación de Sawyer como desconcertante la de Sayid. ¿Por qué rehúsa el iraquí la oferta de quedarse en Dharmaville? No veo tanta diferencia entre eso y construir cabañas en la República Dominicana, sinceramente… Vayamos a los flashbacks, a ver si sacamos algo en claro.

En ellos seguimos viendo la faceta asesina de Sayid, empezando por Moscú. Sigo sin entender qué afán de protección puede tener el ex soldado hacia sus amigos, hacia los que se han quedado atrás. Para empezar, es mucho suponer que él los considere como tales, como amigos. Pero aparentemente esa voluntad de protección es lo que lleva a Sayid a matar a los presuntos hombres de Widmore. Y digo presuntos porque, sinceramente, dudo que el ruso del principio sea un hombre de Widmore… ¿qué tipo de tío duro eres si a lo más que aspiras para defenderte es a tender billetes de euro a tu asesino? No sé, Widmore tiene más estilo, lo sabemos. ¿Recordáis un tal Keamy? Me consta que algunas féminas no lo olvidan. Eso era un mercenario como Dios manda. Si es que los rusos no son lo que eran… En resumen: que no me queda muy claro el tejemaneje que se llevan Ben y Sayid, y me da que el primer miente como un bellaco. Lo que sí es seguro es que Sayid está totalmente torturado por su actividad…

Ahogando penas...Ahogando penas…

Tiempo después, vemos a Ben visitando de nuevo a Sayid en Santo Domingo. Insisto: no sé qué narices hace Ben para que Sayid le haga caso sin rechistar, pero el caso es que de nuevo tenemos a Jarrah pegando tiros en los Estados Unidos, protegiendo a Hurley. Lo que Sayid no sabe es que eso le acabará llevando de vuelta a la isla… Y le acabará llevando por tanto a conocer a Oldham. Curiosa figura, una especie de apestado en la perfecta Dharma-sociedad, sin derecho a vivir como los demás. Supongo que una sociedad en guerra como ellos necesita a un torturador, pero parece que no les agrada la idea de tenerlo en una cabaña de madera como al resto. Muy Dharma… De todas maneras, Oldham es un torturador suave, que usa suero de la verdad (¿Existe? ¿Lo venden? ¡Quiero!) en lugar de tenazas. Lástima que esta vez la verdad sea tan increíble que acaben por no creerla. Qué gran escena, qué gran interpretación de Naveen Andrews… y qué a punto tenía Sawyer la escopeta para empezar a pegar tiros en el momento en que las cosas se pusieran feas…

¡Qué cara!¡Qué cara!

Sorpresa: aparece Illana. Sabiendo cómo acaba la cosa, con Sayid esposado en el 316 de Ajira, estaba claro que la chica no iba con buenas intenciones. En serio, Sayid, creo que deberías desconfiar, de una vez por todas, de las atractivas mujeres que se te presentan en los bares. Elsa casi te mata e Illana te ha pegado una señora patada. Y encima le has pagado una copa de 120 dólares. Ah, eso, ¡el McCutcheon! ¿A alguien más le ha parecido metido con calzador? No mezclemos conceptos, por favor… el whisky caro para Desmond y/o Widmore, nada más.

Pero volvamos a Illana, que la hemos dejado en plena confesión: dice ser una cazarrecompensas contratada por la familia de Avellino. ¡Ñec! Error, querida… ¿cómo iba a saber la familiar de un hombre asesinado en medio de la nada que su verdugo se llama Sayid? No, hija, no, tú lo que eres es una empleada de Widmore, y de las buenas. Al menos, mejor que el ruso del principio… Contratada para llevar a Sayid a la isla. ¿Y para qué quiere Widmore a Sayid en la isla? Quizá para matar a Ben… Otra opción es que realmente sea Ben quien haya contratado a Illana para llevar a Sayid de vuelta, y lo haya hecho a través de un tercero para que ella no lo reconozca…

No me queda mucha gasolina y me estoy acercando al final. A ese final… pero antes, un momento de respiro para comentar la escena entre Juliet y Kate. El duelo de leonas parece que tendrá que esperar, porque aparentemente las chicas están de tregua. Juliet deja bien claro que Sawyer es suyo, y Kate no se queja. Bueno, también es cierto que todos sabemos cuál es el arma de Kate: unos ojitos tristones. Un par de miraditas y LaFleur volverá a ser Ford. Insisto, espero que no suceda…

Cerramos. Para mí, un muy buen capítulo centradísimo en Sayid, en la figura de Sayid como asesino. Bien llevado durante casi 40 minutos y magistralmente cerrado con la última escena. Yo creía que el tiro iba a ser para Jin, pero ha sido para Ben. Obviamente, el pequeño Potter no puede morir… porque entonces no llegaría a adulto… ¿no? Es decir, si hemos quedado en que el destino corrige los errores que se puedan producir en el espacio-tiempo, es de esperar que corrija esto, y que cure a Ben. Una duda: ¿por qué razón cree Sayid que ha vuelto a la isla? ¿Para matar a Ben? ¿O hay algo más? En cualquier caso, un final apasionante, que además enlaza perfectamente con la pequeña introducción iraquí del principio, cosa que personalmente me encanta. He's our you (¡ahora lo entiendo!) nos deja con la partida en el momento más emocionante: los Dharma apagando un fuego (¿es Ben quien estrella la furgoneta?) y Sayid huyendo. Es de esperar que vayan a buscarlo, y que a consecuencia de ello la tregua se rompa en mil pedazos. Nos quedan siete capítulos, y a mí éste me ha abierto (y mucho) el apetito…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »