Review Lost: Do no harm (1×20)

Dicen que después de la tempestad viene la calma, así que pasados el subidón de Numbers y la magia inenarrable de Deux ex machina, tocaba relax. Pues amigos, de eso nada. Tras el chute de lockismo del 1×19 llega un 1×20 con la firma de . Un episodio intenso, con la primera gran muerte y el primer nacimiento de la serie, con un final de piel de gallina. Do no harm, ¿vamos a por él?

Resumen
Las heridas sufridas por Boone lo dejan al borde de la muerte. Jack y Sun intentarán detener sus hemorragias y transfundirle sangre, pero el gran problema es la pierna, destrozada por algo que no parece una caída. Jack, desoyendo a Sun, recurre a una medida desesperada: amputar. Pero el propio Boone, consciente de sus escasas opciones de sobrevivir, pide al médico que le deje ir. Mientras tanto, Claire da a luz en medio de la selva y de la noche asistida por Kate, Charlie y Jin. A la mañana siguiente, dos opuestos se encuentran en la playa: la alegría por el nacimiento del bebé y la tristeza de Shannon por la muerte de su hermanastro. En flashbacks vemos la preparación y la boda de Jack con Sarah, la mujer a la que salvó.

Relación con la sexta temporada
El capítulo tiene pocos referentes a la sexta temporada, pero me ha hecho recordar algo que se comentó en la entrevista a Matthew Fox. Copio y pego de lo que publicamos en su día:

Sobre el personaje de Jack, Matthew Fox ha dicho que al hablar de él con Damon Lindelof al principio de la serie decidieron muchas cosas. Querían que Jack fuera el líder, el héroe, convertirlo en un referente para el resto de los supervivientes. Pero de una manera especial, nada de caballeros andantes. Un líder endeble. También tenían claro su proceso de destrucción: “Lo queríamos roto, y de hecho al final de la tercera temporada intenta suicidarse. Ahí se da cuenta de que es su cabezonería la que le ha llevado hasta tal punto. En la sexta veremos a un Jack nuevamente líder, aunque de una manera diferente, más pura.”

En los primeros momentos del capítulo vemos al Jack más en forma, al que reacciona
en una situación límite
. El jefe. El líder. Sin dudar ni un momento y
sin dejar que la situación se le escape de las manos. Después se nos
muestra cabezón, no atiende a razones, se entesta en ser lo que no
puede llegar a ser. Se ciega y acaba jurando venganza contra Locke, aunque es cierto que termina cediendo y dejando ir L a Boone. Lo mismo vemos en el flashback, con una situación paralela, en la que el médico acepta finalmente las cosas tal y como son (que los votos de Sarah son mejores, que él no puede hacer los suyos). El liderazgo de Jack en este momento de la serie es relativamente fuerte, y poco a poco se nos irá torciendo hasta llegar, como bien señala Matthew Fox, al fondo que significa el final de la tercera temporada. ¿Qué veremos en la sexta? ¿Cómo recuperará Jack sus poderes? ¿Habrá aprendido finalmente a dejar las cosas como están, a no querer abarcar todo?

Sí, quiero...Sí, quiero…

Otra a cosa para rescatar del capítulo es Aaron. El hijo de Claire debuta en la serie en este 1×20. Un niño que viene al mundo con la amenaza predicha por el vidente Malkin, que asegura que debe ser criado por la propia Claire. Es Malkin quien busca plaza a la australiana en el vuelo 815, sabedor de que acabará en la isla y que por tanto será ella quien lo críe. Pero ahora que sabemos que no es así, que Aaron crece con Kate y luego con su abuela. ¿Qué veremos de él en la sexta?

Mejor escena o frase
Toda la última escena es pura magia: imposible no emocionarse ante la mezcla de sentimientos, con la llegada de Aaron (aunque aún no tenga nombre) y la partida de Boone. Evidentemente, la música de Giacchino le pone la guinda… Quizá la mejor frase sea el Let me go, Jack que pronuncia Boone…

Curiosidades
Como decíamos al principio, después de la tempestad viene la calma: pues sí, porque tras el vendaval Locke del anterior capítulo, en este, por primera vez en la serie, no aparece el calvito…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »