Review Lost: Across the sea

Every question I answer will simply lead to another question. Cada pregunta que responda sólo conducirá a otra pregunta, dice Madre. Así es , un pozo sin fondo. Llegados aquí, a sólo tres horas del gran, definitivo final, echamos la vista atrás y vemos lo pequeño e insignificante que fue el episodio piloto. La punta de un iceberg enorme grabado a fuego con nombres que cada vez nos han ensanchado más la historia, de manera exponencial, como una muñeca rusa dentro de otra muñeca rusa dentro de otra muñeca rusa: losties, tailies, Dharma, Widmore, Jacob… La historia en la historia, siempre ampliando los límites temporales, yendo adelante y atrás. Moviéndonos por un universo cada vez más rico, más complejo, pero a la vez más simplificable. Cada pregunta que responda sólo conducirá a otra pregunta, dice Madre, y ahí está Lost. Across the sea es probablemente la última delicatessen de esta serie, el intento final de explicar dónde hemos estado durante todos estos años. Una tarea casi imposible de conseguir cuando lo que tienes entre manos es algo tan gigantesco como Lost…

Una mujer embarazada, Claudia, naufraga y llega a una isla (a la Isla), donde se encuentra con otra mujer, que le asiste en el parto y luego la mata. Los recién nacidos, claro, resultan ser Jacob y El Hombre de Negro, criados en la mentira de que la asesina es en realidad su auténtica madre. Esta señora es un poco rara, pero sabe cosas, como la localización de una fuente (la Fuente) que resulta ser “el corazón de la isla”, “la manifestación física de la vida, la muerte y el renacer”. Luego al Hombre de Negro lo visita el fantasma de su verdadera madre, que le cuenta la verdad y le mete en el cuerpo el gusanillo de salir de la isla. Así que el hermano de Jacob se va con los hombres y se pone a buscar la Fuente, en teoría para poder irse de la Isla. A su madre (la Madre) no le gusta la idea, de modo que se carga el tinglado que tenía montado (¡la Rueda!) y de paso a todos sus amigos. Acto seguido, es el Hombre de Negro quien mata a la Madre. Y entonces llega Jacob y lanza a su hermano a la Fuente, donde le espera algo peor que la muerte. El cuerpo del Hombre de Negro aparece sin vida, y de la Fuente sale el Humo Negro. Jacob es ahora el protector de la Isla, porque la Madre antes de morir le dio un trago de vino, y se estrena en el cargo enterrando a su familia en una cueva.

Ésta es una manera fría de explicar, grosso modo, lo que pasa en Across the sea. Pero a nosotros nos interesa la manera caliente, la apasionada, la que se espera de un momento como éste: 6×15, día 12 de mayo, nos quedan tres capítulos y 12 días para cerrar el círculo. Vamos allá…

Across the sea es un capítulo especial. Más allá de que no haya ningún personaje de los llamados regulars (Jack, Hurley, Locke, Sayid, Miles, Claire, Frank, Jin, Sun, Kate, Ben, Sawyer, Ilana, Alpert y Desmond), y de que por segunda vez en la historia de la serie no veamos ni un segundo de tiempo presente (la primera fue con The other 48 days), lo que le da un toque de magia a Across the sea es su misión. Es el capítulo que nos cuenta la vida de Jacob y de su, ahora ya lo sabemos, hermano. El Hombre de Negro, predestinado a serlo desde que nace.

Blanco y negroBlanco y negro

Y Hombre de Negro se le va a quedar porque los guionistas se empeñan en no bautizarlo. Es el típico detalle tonto que me saca de quicio, sobre todo cuando el nombre Jacob se ha pronunciado 30 veces (según los subtítulos) y el suyo, que digo yo que lo tendrá, ninguna. Es como lo del latín: si sabes que vas a hacer hablar inglés a los personajes, ¿para qué empezar con el latín? Es absurdo. En fin, a lo que vamos: que el capítulo nos cuenta la historia de los dos entes máximos de la isla. Ambos nacieron en ella y crecieron bajo la protección de una madre adoptiva. Ella parece tener poderes, ya que por ejemplo impide que los niños puedan hacerse daño. El cómo no lo sabemos, pero de ahí que tengan que recurrir a un loophole para matarse. ¿De dónde sale esta mujer? Pues no lo sabemos, ni creo que lo sepamos. Every question I answer will simply lead to another question, punto pelota. Según ella, llegó a la isla por accidente, pero está claro que alguien le tuvo que explicar las cosas. Sin ir más lejos, la ubicación de la Fuente. Repito: no creo que sepamos qué hay detrás, al fondo de todo. Nos conformaremos con lo que tenemos. Está claro que es aquí donde el capítulo patina, porque era de esperar una explicación más redonda, más cerrada, más conclusiva. No la hay, no puede haberla.

Veamos lo que la buena mujer nos dice sobre la isla y sus secretos. La Fuente, por ejemplo: es el corazón de la isla, la manifestación física de la vida, la muerte y el renacer, blablabla. No la he visto, pero hay una película titulada La fuente de la vida, que supongo tendrá cierta relación con esto. En cualquier caso, estamos ante el meollo del asunto, ante lo que hace que la isla sea especial. La Fuente está relacionada con el electromagnetismo y, eventualmente, con la rueda helada, la que vimos en la finale de la cuarta, girada por Ben. Es cierto que había una fuerte luz, sí… Aunque me pregunto quién termina de construir dicha rueda, porque cuando la Madre noquea al Hombre de Negro las obras aún están a medias.

Es muy significativo que la Madre lleve a sus hijos a presenciar por vez primera la Fuente con los ojos vendados. Quizá aún no tenga claro quién será el heredero y prefiera no revelar del todo su ubicación, por si algún retoño se le tuerce. Y sí, el de negro se le tuerce y de qué manera. Cuando descubre que su casa está en otro sitio, más allá del mar, empieza la carrera por salir de la isla. Es curioso, pero no tengo muy claro quién de los dos está más cercano a la Madre. Jacob se queda su trono, pero es Antijacob quien adopta su filosofía: “They come, they fight, they destroy, they corrupt. It always ends the same“. Frase de The Incident, efectivamente…

La FuenteLa Fuente

Supongo que esta reflexión nos lleva de nuevo a un terreno que ya hemos pisado muchas veces: no hay buenos ni malos absolutos. La dualidad Jacob / Hombre de Negro, como tantas otras a lo largo de la serie, es un juego de antónimos, sí, pero colocados de una manera en la que ambos quedan a la misma distancia del centro y de los extremos. Los motivos de uno son tan válidos como los del otro, siempre y cuando aceptemos que el fin justifica los medios. De todas maneras, la sensación que me deja Across the sea es que el Hombre de Negro es más especial, o está más dotado, que su hermano. Es él quien intuye las reglas del juego (se llama senet, ahora hablaremos de él), quien predice que va a llover, quien puede comunicarse con los muertos… Posiblemente era el más capaz para heredar el trono materno, pero sus propias decisiones lo impiden.

Senet, vía Wikipedia:

El objetivo del senet es sacar tus piezas del tablero antes que el adversario, avanzando tus propias fichas y capturando y bloqueando las piezas del adversario. Aunque no han llegado hasta hoy día sus reglas, probablemente porque era tan popular que prácticamente todo el mundo sabía jugar o se transmitían de modo oral, hay varios arqueólogos que las han reconstruido gracias a sus investigaciones, con el resultado de reconstruir varias versiones, que bien pudieron convivir, al igual que sucede hoy día con otros juegos de mesa que tienen varias formas de jugarse.

Curioso: las reglas de la isla (las de Jacob y su hermano, las de Ben y Widmore, todas ellas) tampoco han llegado hasta nuestros días, y tendremos que tirar de habilidades arqueológicas para reconstruirlas. Fina ironía de guionistas

¿Echas un senet, Jacob?¿Echas un senet, Jacob?

Across the sea ha dado respuestas a dos grandes preguntas: el origen de Adán y Eva, y el del Humo Negro. Los cadáveres de las cuevas no son, pues, Rose y Bernard; son El Hombre de Negro y su Madre. A mí, personalmente, es una respuesta que me deja frío, pero entiendo que para muchos era un interrogante que necesitaba ser despejado. La verdad es que visto ahora se entiende perfectamente el significado de las dos piedras, blanca y negra, que acompañaban a los esqueletos. Y no es menos cierto que las palabras de Jack quedan en evidencia: el doc dice que a tenor de la descomposición de los cuerpos y la ropa, los cadáveres llevan así unos 50 años. Y 2000 también, Jack… La otra respuesta, relacionada con la Fuente, es el Humo Negro. ¿Hemos visto su nacimiento? Entiendo que sí, que la nubecilla de las narices estaba encerrada en lo profundo de la Fuente, por mucho que no acabe de pegar mucho eso de que lo más oscuro de la isla conviva con la más pura luz. La Madre dice: “If the light goes out here… it goes out everywhere“. Si la luz se apaga aquí, se apaga en todas partes. O bien: si la luz sale de aquí, se extiende por todas partes. Es un poco la idea que tenemos del Humo Negro (el Locke del presente) saliendo de la isla: el caos absoluto.

Así, la isla concentra en un mismo punto la Luz y la Oscuridad, una oscuridad liberada por Jacob al arrojar a la Fuente a su hermano. Según la Madre, caer en ella es peor que la muerte. Por lo que parece, tu cuerpo muere mientras que tu alma (o lo que sea) se transforma en una nube destructora con capacidad para adoptar formas y voluntades humanas. De ahí que el Humo Negro siga queriendo salir de la isla, el mayor deseo del Hombre de Negro. La pregunta, claro, es por qué razón no pierde esas motivaciones e instintos, o los cambia por otros, cuando toma la apariencia de John Locke…

Hay otros detalles interesantes, por recurrente, en el episodio. Claudia, la madre biológica, es, hasta donde sabemos, la tercera mujer que llega embarazada a la isla, da a luz en ella y pierde luego a sus bebés, que son criados por otra persona. Al Aaron de Claire lo crió Kate, a la Alex de Danielle la educó Ben. La verdad, poca relación veo entre ellos… También tenemos el cuchillo del Hombre de Negro, que parece ser el mismo que le da años más tarde al recién llegado Alpert para que mate a Jacob, y el que finalmente mata a Jacob en manos de Ben.

Un cuchillo con historiaUn cuchillo con historia

Vamos cerrando. Across the sea es un capítulo necesario, pues sería injustificable no echar un vistazo al pasado de dos personajes del tamaño de Jacob y su hermano. Por desgracia, no es un capítulo redondo. Y habría que ver cómo encaja todo lo que sabíamos hasta ahora del Humo Negro con lo visto hoy. Me gusta, eso sí, que nadie en esta serie tenga la verdad absoluta, pues incluso Jacob en sus años mozos era un títere. Mitologías aparte, quizá éste no era el momento adecuado para Across the sea, sobre todo después de la carrerilla tomada la pasada semana en el final de The Candidate. Ahora nos queda enfocar al final y saber quién será el siguiente que protegerá la isla con el juramento del vino… ¡No, espera, que el Hombre de Negro se cargó la botella!

En el episodio anterior…

¿Más mono de Lost? Prueba nuestra selección de delicatessen lostianas…


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »