Review Lie to Me: Pilot

Review Lie to Me: Pilot

¿Recuerdas aquel chico de tu instituto que te quiso obsequiar con una calada de su cigarro? Sí, sí. Aquel truhán que pretendía iniciarte en el vicio de manera plenamente consciente… ¿no lo recuerdas? Entonces es porque tú eras ese truhán. Maldito gamberro. Anda, sigue leyendo…

Manel Triviño os va a convencer para que veáis Lie to Me. Lo tengo claro…

Hoy voy hacer yo ese papel. Os quiero enganchar a mi vicio confesable: Lie to me. Como ya sabréis es esa serie en la que Cal Lightman (Tim Roth) va por ahí resolviendo casos en los que la verdad y la mentira juegan un papel importante. Nos encontramos ante una propuesta autoconclusiva, con tramas que se inician y se cierran en el mismo episodio. Una serie procedimental dónde el cómo es más importante que el qué, donde los protagonistas de los casos prácticamente eclipsan a los personajes regulares. ¿Es eso malo? No. ¿Es eso bueno? ¿Es eso una excusa para justificar la pobreza de las reviews por parte del que las escribe? Ahí le has dado, colega. Tonterías al margen, esto es lo que pasó en las dos primeras aventuras de Cal y su equipo:

1×01 Pilot
Cal Lightman es un reputado especialista en microexpresiones faciales. Su habilidad para asociar los gestos a las emociones le llevó a trabajar durante un tiempo al servicio del gobierno de los Estados Unidos. Le llevó. En pasado. Por algún motivo que desconocemos (siempre que se menciona el tema, Cal elude hablar sobre ello) dejó la empresa pública para ejercer de autónomo. Todo el mundo loco por ser funcionario en estos tiempos de crisis, y él se pone por su cuenta. ¿Tiene o no tiene bemoles este tipo? Pero él no puede hacerlo todo solo. Es como Messi, que necesita rodearse de gente que le complemente (¿Lo entendés, Diego?). Así que recluta a los siguientes personajes:

  • Eli Loker: ¿Habéis visto Mentiroso compulsivo, de Jim Carrey? Pues Loker es justo lo contrario. ¿Un actor que no sobreactúa? No, un sincero compulsivo. Todo lo que piensa lo dice, sin ningún tipo de autocensura. Está soltero. Se rumorea que es porque su última novia le pidió opinión sobre si el pantalón que iba a comprar le hacía mucho culo.
  • Gillian Foster: El contrapunto de Lightman; es más reflexiva y menos impulsiva. Como dato irrelevante, decir que le gustan mucho los chuches, como a Rajoy.
  • Ria Torres: Esta policia es reclutada por Lightman cuando descubre su habilidad innata para detectar sospechosos. El hecho de ser una inculta en la materia generará más de un conflicto con sus compañeros de oficina. Ria es algo así como esa niña que aprobaba los exámenes en el colegio sin estudiar. ¿A que daba rabia? Pues eso.
Torres, Lightman y FosterTorres, Lightman y Foster

En su primer caso, el objetivo del equipo es averiguar si un político invertía dinero público para uso y disfrute personal (fiestas, alcohol, prostitutas). No, no estamos en Italia ni Il Cavaliere es el investigado. Estamos acostumbrados a que los gobernantes nos mientan (que no es chapapote, que son unos hilillos de plastilina; que no estamos en crisis, que sólo es una pequeña recesión) pero aquí el pobre señor era inocente.

Cada semana iba a un club de streaptease a pagar por una bailarina, pero por una buena causa: ¡era su hija! Pero no se lo quería decir puesto que al nacer la dio en adopción, y se avergonzaba de ello. “Era joven e inconsciente”. Claro, que no sabia donde se metía. El padre coraje prefiere echar a perder su carrera para seguir cuidando de su hija a su manera. Moraleja que he aprendido: los políticos tienen corazón. Y si nos suben los impuestos es por nuestro bien, porque quieren lo mejor para todos nosotros.

Bueno, mejor cambiamos de trama que me conozco. Paralelamente, el equipo de Lightman ha de valorar a un chaval de 16 años acusado de matar a su profesora. ¿Y por qué le culpan a él? Apuntad: estaba en el lugar del crimen, huyó al ver venir a la policia, tenía cara de psicopáta y su afición era fotografiar a su maestra a escondidas. Blanco y en botella. Pues no para Cal. Del rostro del joven extrae que estaba enamorado y que simplemente la tenía idealizada. Simplemente la espiaba y le hacía fotos para luego m… (censurado).

El chico iba a ir a la cárcel por cometer un crimen que no había realizado, suerte que su hermano tenía un plan de fuga que… Perdón, que me he liado. En uno de los interrogatorios, Cal ve algo raro en una chica. Una chica que luego se descubre que está embarazada. Una chica que más tarde admite que está embarazada del director de su instituto. Una chica que finalmente declara que la profesora había descubierto su relación con el director. Y el director zanjó la discusión matando a la profesora. Caso cerrado.

Y escena final: pique Torres-Lightman. La novata acusa a Cal de ser poco profesional por no decir la verdad sobre el caso del político honrado. Piensa de mí lo que quieras, como todos. Como dice la canción: lo que opinen los demás, está de más. Qué gran poeta es Nacho Cano. Sniff…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »