Review Lie to Me: Grievous Bodily Harm (2×05)

Review Lie to Me: Grievous Bodily Harm (2x05)

Cuánto daño ha hecho facebook. Tú, iluso, que creías haberte librado de aquel compañero de piso que pensaba que “higiene corporal” era el nombre de un grupo heavy, o de aquella novia a la que dejaste por SMS, o de aquel colega al que nuca le devolviste aquel CD de los Backstreet boys y de pronto, un día… ¡pam! Cuando menos te lo esperas tienes su solicitud de amistad. ¿Y qué haces? Aceptas. Y con ese simple click has vuelto a meter en tu vida a esos conocidos que ya formaban parte, por voluntad propia, de tu pasado: verás sus foticos saliendo de fiesta, sus estados de ánimo actualizados al minuto e incluso lo que les deparará el futuro gracias a las predicciones de las místicas galletas de la fortuna…

Pues para saber qué le deparará el destino a nuestro querido Cal, no nos hace falta ninguna galletita. Nos ha bastado con ver la pequeña intro del episodio: un flashforward que nos avanza que en menos de 40 minutos (lo que dura el capítulo) iba a ser tiroteado. En honor a la verdad, no es que nuestro doc sufriera un blackout (para los que no siguen la peor serie del momento, que por suerte son cada vez más, la palabreja significa desmayo), es sólo un recurso (fácil) para captar nuestra atención de buenas a primeras. ¿Morirá? ¿Vivirá? Dejaremos la intriga (uy sí, como si el desenlace no fuera más que predecible) para el final.

Todo empieza con una nueva visita especial a las oficinas Lightman. Concretamente aparece un antiguo amigo de nuestro experto que, tras 22 años sin saber de él, decidió forzar un reencuentro. Sospechad. Si un viejo colega os viene a ver tras tanto tiempo, es que algo quiere. Y así fue. Terry Marsh, que así se llamaba el visitante, tenía un pequeño gran problema: una deuda con uno de los mafiosos más peligrosos de la ciudad. Y se acercó a Cal con la con la intención de que aceptara ayudarle a ganar el dinero que necesitaba en una partida de póker. Pero lo paradójico es que quería levantarle el dinero… al hombre al que se lo debía. Tenían un problema (de 95.000 dólares), pero Lightman acepta el reto y decide jugar para salvarle el cuello. Como es lógico, nadie es capaz de colarle ningún farol y despluma sin piedad a Lance McLelan, il capo mafiosi prestamista, ganándole 105.000 pavos. Deuda liquidada… y con propinilla extra.

¿Liquidada? Pues no del todo. Esa sólo era la primera prueba, el paso previo al gran juego final: el amigo de Cal, amenazado por el mafioso, informó a éste de la existencia de un genio infalible en lo que a detección de mentiras se refería. Premio para el que adivine de quién estaban hablando…

Estira del dedo... ¡ya verás qué risas!Estira del dedo… ¡ya verás qué risas!

Cuando Lance ve con sus propios ojos las habilidades de Cal, le obliga a participar en una operación ilegal, y siempre guardándose un as en la manga para coaccionar sus decisiones: la vida de Terry. ¿Y qué hizo este muchacho para que Lightman arriesgue tanto por él? Pues ni más ni menos que le encubrió en uno de esos, suponemos, pecados de juventud: el uno acabó pasando tres años en la cárcel y el otro llegó a convertirse en el reputado y prestigioso experto mundialmente conocido que todos conocemos.

De esta manera, Cal accede a reunirse con un falsificador de billetes para comprobar su veracidad. Lo más normal habría sido analizar los propios billetes… pero se opta por rizar el rizo: Lightman interroga al falsificador para averiguar si decía la verdad sobre el nivel de autenticidad de sus billetes (?). Finalmente uno de los matones del jefe mafioso acaba cansándose del protocolo de nuestro doctor… y le dispara. “¡Oh, Dios! ¡Por qué te lo llevas a él y no a mí!” Qué disgusto más grande… me habría llevado si no fuera porque todo era un montaje: Lightman iba equipado con un chaleco antibalas y el autor del disparo era un agente encubierto del FBI que usó esa maniobra de distracción para que Reynolds, y toda la trouppe de federales que vigilaban la escena desde la distancia, pudieran intervenir y detener a todos los implicados en la trama.

Los de 500 euros no los he hecho, que no te los aceptan en ningún sitioLos de 500 euros no los he hecho, que no te los aceptan en ningún sitio

Bueno, a todos no. El agente Reynolds, el brazo armado del equipo, quería que todo el peso de la ley cayera sobre Terry (el amigo de Cal, recuerden) porque era un delincuente al que Scotland Yard y el FBI consideraban potencialmente peligroso. Pero Cal media en el conflicto y logra el indulto para su coleguita, permitiéndole un feliz regreso a las paradisíacas Islas Británicas.

¿Y el resto del equipo? ¿Dónde estaban Torres, Loker y Foster? Pues a su rollo, investigando un caso de relleno. Una muchacha sufría acoso escolar con el beneplácito de su profesor de educación física, y decide enviar un vídeo a varios de sus compañeros con una demoledora sentencia: “voy a poner fin al problema”. Gillian pensaba que estaba orquestando un homicidio… pero se equivocaba. Porque ella sí que falla, no como el sabelotodo de Cal. La niña se quería suicidar, y a punto está de conseguirlo, pero acaban rescatándola justo en el último momento. Se salva, todos le piden perdón, el profesor es declarado culpable por maltrato pasivo, todos dicen que no lo harán más y bla, bla, bla.

Y llega el momento del gabinete de crisis: todos acusan a Cal de haber estado muy ausente… y sabían el porqué (Reynolds, chivato). Todos le recriminan el hecho de no haber confiado en el grupo, que eran una familia y más bla, bla, bla. Lightman zanja el tema argumentando que él no tenía que rendir cuentas ante nadie. Y punto. Y pocas tonterías con el detector humano: monumentales las dos collejas que atiza a su Terry en un par de escenas del episodio. Pero aún mejor es la particular manera que tiene Cal de despedir a su íntimo amigo: con un tremendo puñetazo. Curiosa esta nueva forma de afecto. Se ve que eso de los abrazos y los besitos de cortesía ya no están de moda: así que… ¡un puñetazo para todos los lectores y para todos a los que tengo agregados en facebook!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Lie to Me: Grievous Bodily Harm (2×05)
Valoración

Categorías: Lie to me Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »