Review Last Resort: Another Fine Navy Day

En la entradilla de la prereview nos picaba la curiosidad sobre que escenario nos íbamos a encontrar tras el tiroteo en Skeleton Crew, pero sobretodo sobre quién se iba a encargar de juzgarlo, disparando en tierra de nadie. Pues bien, habrá que guardarse las dudas para la semana que viene porque en el capítulo no hay ni rastro de Straugh, Curry o Shepard. Por la escena con la playa vacía y el barco a lo lejos la semana pasada, y el intento de comunicarse vía satélite con Curry ésta, sabemos que el Secretario de Defensa ha vuelto al continente, pero ni una mención a cómo se han desarrollado los acontecimientos hasta llegar allí. Parece que tocará esperar para conocer todos los detalles. Mientras Last Resort nos brinda esta semana un capítulo de los llamados “de relleno”, de esos con su trama propia que no se relacionan temporalmente con el capítulo anterior .No me entendáis mal, decir capítulo de relleno no es restarle calidad, y menos cuando una semana más la sensación después de verlo ha sido, repetid conmigo: que nos encontramos ante el mejor episodio hasta el momento, otra vez. Another fine Navy day juega con diferentes líneas temporales para presentarnos los acontecimientos que han ido sucediéndose tras un ataque químico, consiguiendo con ello adentrarnos en el confuso ambiente de alucinaciones y paranoias en que se encuentran nuestros protagonistas y descubriendo poco a poco junto a ellos lo que ha ocurrido. Dicho esto ¿os atrevéis con la review?

Aunque suene extraño, las series que inconscientemente me han venido a la cabeza cuando he visto la temática del capítulo de hoy han sido Battlestar Galactica y Sanctuary. Y vosotros acertadamente pensaréis, ¿qué tendrán que ver un submarino con estas dos series tan distantes en nivel una de la otra? Todo tiene su explicación. Battlestar Galactica se caracterizaba por incluir cada X tiempo episodios alejados de la trama central de cada temporada, en los que por un momento nos olvidábamos de los cylon y nos centrábamos en los problemas de la tripulación o de la población civil. En ese sentido, Last Resort se centra esta semana en exclusiva en la narración del ataque químico hora por hora, sin mencionar cono hemos comentado antes, el incidente de la semana pasada. La única diferencia es que en este caso, no nos alejamos del todo de la conspiración gubernamental que vertebra la serie. En cuanto a Sanctuary, la relación con Another Fine Navy Day se debe al parecido en la situaciones anómalas que han vivido nuestros protagonistas por las alucinaciones, con aquellas vividas por los personajes de la serie fantástica cuando, en algún que otro episodio, una criatura anormal ha interferido en sus mentes, llevándolos a ver cosas y actuar de formas poco habituales .

Desde el comienzo de la review he adelantado varias veces que el episodio gira entorno a un ataque químico, pues bien, antes de nada vamos a aclarar de que se trata, porque el término puede resultar abstracto. Cuando los habitantes de la isla, Tani o Nigel comienzan a actuar de forma extraña, el contramaestre sospecha que han sido drogados por BZ : un agente incapacitador inodoro, cuyos efectos centrales incluyen delirios, pérdida del juicio, lagunas mentales, paranoia y alucinaciones. La duración de los síntomas es de 8 horas, y desemboca en una pérdida final del conocimiento. El remedio es la inyección epinefrina/adrenalina, heparina (anticoagulante) o antiestaminicos.
La acción de la serie transcurre dividida en tres horas distintas: una hora, tres, y cuatro horas después del ataque, y dos ubicaciones: el submarino y la isla, un caos que vamos a tratar de desenredar elaborando una cronología:

La historia comienza a narrarse por la mañana, 20 minutos antes del ataque, coincidiendo con dos depertares: el de King en la cabaña de Tani tras pasar la noche juntos y el del recuperado SEAL Hopper en la enfermería. En el pueblo se aprecia sutilmente, como veremos con más claridad después, el primer síntoma del BZ en un vendedor, que se muestra algo hostil con el Capitán, al que le reclama más dinero por comprar fruta. Pero no acaba aquí, cuando Sam y el Capitán Chaplin entran en la base para tratar de comunicarse con el Secretario Curry – única información sobre su paradero que tendremos en todo el episodio- Nigel, el amigable británico, comienza a cachondearse de las fotos que circulan por internet de Christine abrazada a su abogado, y a reaccionar con desproporcionada agresividad a todo lo que se le dice, llegando incluso a romper uno de los panales de comunicación. En el mismo instante, Tani, enmedio de una conversación trascendental sobre su futuro con King, cree ver a su madre y sin pensárselo dos veces avanza directa al precipicio, aquejada de un terrible dolor de cabaeza. Por si todo este descontrol no fuera poco, en el horizonte se atisba una lancha cargada de soldados que se aproxima a toda velocidad hacia la isla. En este punto de la narración es cuando el contramestre señala el BZ como origen del extraño comportamiento, y la tripulación se divide en dos escenarios: el Colorado y la isla, para controlar la situación y abastecerce de medicamentos, pero el plan no funciona como esperan: las inyecciones han desparecido del submarino y Sam comienza a alucinar con su mujer.


En el capítulo saltamos de este momento a tres horas después del ataque, pero si seguimos la línea temporal, la historia continúa relamente más tarde bajo el rótulo 1 hora después del ataque, enlazando la primera alucinación de Sam enmedio en el poblado con el descubrimiento de dos de los SEALS muertos. Junto a ellos, un soldado con el brazo roto – con un razonable parecido a T-Bag- dice ser Jim McClure de suministros. Nosotros, que ya hemos visto escenas futuras, sabemos que no es trigo limpio, pero como estamos siguiendo el orden cronológico, Sam se fia de él y se dirigen juntos a la base para comunicarse con el Colorado. Después de alucinar un buen rato con Christine, Kendal descubre que el inocente McClure le acaba de inyectar a Sophie, que está inconsciente, una epinefrina que ha negado tener, así que decide cuestionar su cuartada y preguntarle por su superior para desenmascararle. Dejamos a Sam sacando a golpes una confesión. Mientras en el Colorado, la droga va poco a poco haciendo mella en sus tripulantes. Solo Grace y el Capitán se mantienen cuerdos, cuando se detecta un incendio en la sección de ingeniería, para controlarlo y que no alcance los tanques de combustible, no les queda más remedio que apagar el colector de oxígeno. Lo siguiente que sabemos de ellos es que el Capitán Chaplin también esta experimentando los síntomas de la droga. Magnífica la interpretación de un Braugher que nunca defrauda.

Another Fine Navy Day salta por última vez en el tiempo para cerrar el episodio 4 horas después, sin embargo nosotros seguimos donde lo habíamos dejado, 3 horas después del ataque con Sam a punto de matar a puñetazos a “McClure”. Alucinando y creyendo que es su mujer, Sam besa a Sophie (!) y se marcha de la base, enlazando con el principio del capítulo, con nuestro XO corriendo por el bosque con una jeringuilla que ahora sabemos acaba de coger del bolsillo de T-Bag. Cuando llega al poblado, sorprende a Julian robando medicinas de la enfermería, en la que Sam no recuerda haber estado antes -perfecto el detalle de sus huellas en el suelo. Una confusión que Julian aprovecha para atacarle por la espalda con una pistola eléctrica.

Unas líneas más arriba hemos comentado que tras detectar el origen de las alucinaciones y dividirse entre el Colorado y la isla, el episodio retrocedía 3 horas antes para llegar a este momento. Después de despertarse junto a los SEAL, aturdido aun por el efecto de la pistola eléctrica de Julian, Kendal se encuentra con King, del que no sabíamos nada desde que lo dejamos en el acantilando con Tani. Ambos, que quieren vengarse de Serrat, van juntos hasta la base donde escondidos tras un rendija observan a un magullado “McClure”, ya consciente tras la paliza que le ha propinado Sam, hablando con Julian sobre su acuerdo: verter BZ en el agua de la isla, a cambio de devolverle su isla. Ya tenemos al ejecutor y también al verdadero objetivo de todo este montaje: Hopper. El SEAL, al que tienen secuestrado allí también, parece conocerlos y saber que quieren de él, pero a nosotros no nos desvelan quienes son ni que buscan. De hecho Kendal se gira hacia King y le pregunta: ¿Quiénes son esos hombres? En el orden del episodio pensamos que pregunta porque no los conoce, porque vemos esta escena al principio después de sus primeros delirios, pero si seguimos este orden, el correcto, vemos que la pregunta va dirigida a responder nuestras dudas. ¿Son soldados bajo las órdenes del Gobierno, o son un nuevo enemigo? Habrá que preguntárselo a Hopper.

Por fín llegamos al final, a esas 4 horas después del ataque. King y Kendal pistolas en mano entran en la base y acaban con todos sus enemigos, con la inesperada ayuda de Serrat. Gracias a Sophie contactan finalmente con el Colorado, en que la situación se ha resuelto de una forma inesperada. El Capitan Chaplin ha despertado gracias a una inyección de adrenalina de misteriosa procedencia y el tanque de oxígeno, se ha activado de la misma forma. No habría porque pensar mal si no fuera porque esta milagrosa solución también incluye el robo de la llave de disparo del Capitán mientras estaba inconsciente.

Una vez recuperada la normalidad, King y Hopper hablan sobre Pakistán en la terraza de la base. King no entiende porqué acabaron matando a quién les habían encomendado proteger, a lo que Hopper responde, dándonos la clave, que las órdenes cambiaron de extracción a eliminación, pero sólo las recibió él. Cuando comenzó la serie pensábamos que la orden Antártida era una tapadera para ocultar un error en Pakistán, pero ahora sabemos que hubo otra orden irregular antes en el país árabe. Es evidente que las dos, provienen del mismo complot. Pero las cuestiones no terminan aquí: ¿Cómo se comunicó Julian con el exterior para recibir las órdenes de intoxicar el agua? ¿ Tiene una radio o le ayudó el mismo que le robó la llave al Capitán? ¿ Hay un topo en nuestra tripulación? Y si es así ¿ apostáis por algún personaje conocido o por un malo malísimo aun por descubrir, ahora que el contramaestre y Julian cada vez lo son menos? Y lo más importante, si nuestros marineros estan desprovistos de armas nucleares, ¿por qué aun no han sido atacados? ¿ Porque vienen de camino o porque no han conseguido sacar a sus hombres de la isla? Solo el tiempo lo dirá. De momento nos despedimos por hoy, agotados después de analizar el intenso Another Fine Navy Day.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »