Review House: Remorse (6×12)

Vuestra ración semanal de House no se hace esperar y vuelve cargada de intensidad. Ya sé que por el momento llevo un retraso de dos capítulos con respecto al ritmo oficial pero no me lo tomen en cuenta todavía ya que sólo llevo dos semanas con las reviews. Estoy haciendo todo lo posible por ponerme al día. Además me gustaría, poco a poco, añadir dossiers y alguna que otra nueva sección que complete a esta maravillosa serie. Pero sin más dilación vamos a lo que interesa que seguro que lo estáis deseando…

Después de seis temporadas cada vez que veo un episodio es como si estuviese quedando con los colegas. Conozco las tretas y salidas de tono de House, las espesas moralinas de Wilson, la integridad inquebrantable de Foreman, la dureza de Cuddy… y cuando durante un capítulo alguno no actúa como debería, ya sé que tiene motivos fundados para ello. Han desarrollado su personalidad a lo largo de este tiempo y siempre con argumentos racionales y convincentes. House dice que la gente no cambia en lo esencial pero eso no excluye que a todos nos entren remordimientos.

La doctora Hadley es la protagonista del argumento principal y ella nos lleva con su visión del caso hasta descubrir el diagnóstico. ¿La paciente? Valerie, es una exitosa consultora administrativa de un gran empresario, casada con un espanto de tío que encima parece ser que no tiene dinero. Como ya sabemos todos que el amor incondicional suele ser mentira, o por lo menos eso mantiene House, todo induce a pensar que la paciente esconde algo. Por votación popular aceptan el caso porque la tía está buena y no es sincera. Amigos, auténticas razones de peso…

House: Remorse (6x12)House: Remorse (6×12)

Las primeras sospechas aparecen cuando el ex-compañero de Valerie se cuela borracho en su habitación y la acusa de haberlo drogado para que lo despidieran. El hecho de que cuando se despide intente besarla aclara que Valerie tuvo una aventura con él. Sin embargo el marido cree plenamente en su lealtad. 13 es la única del equipo que piensa que la paciente está mintiendo y le hace un TAC con el que descubre que es una psicópata, es capaz de comprenderlos sentimientos pero no de sentirlos. Nada más y nada menos que la versión femenina de Hannibal Lecter. Y Valerie lo reconoce abiertamente.

Aquí asistimos a un diálogo muy interesante en el que House toma la posición del ser humano con conciencia y la paciente desarrolla la posición del ser humano instintivo, casi animal. A todo esto, el marido es un autentico patán que no se entera de la misa la mitad. Sabe que le ha sido infiel y aun así, el muy patético, hace como si nada. Mientras que la doctora Hadley siente miedo y curiosidad por la nueva cara de la paciente, parece por momentos la reencarnación de Clarice Starling, la de El silencio de los corderos.

Después de varios contratiempos 13 es apartada del caso pero como no puede estarse quieta interroga a la hermana de Valerie y descubre que no siempre fue así (el padre de ambas era un borracho que la pagaba con la paciente porque era la que le plantaba cara). Por lo tanto la psicopatía es sólo un síntoma más y le diagnostican la enfermedad de Wilson. El culmen del capítulo es cómo Valerie le dice a su marido todas las verdades a la cara empezando por lo lamentable que es. Lo cual significa que está curada y que finalmente, como reza el título del episodio, acaba sintiendo remordimientos.

Por su parte la trama de House es bastante más clara y desde el principio lo vemos tratando de evitar por todos los medios hablar con su ex-compañero de facultad, Wiberly, al que le mandó una carta de disculpa estando en Mayfield como parte de la terapia. Resulta que cambió su examen final con él para demostrar que el profesor le tenía manía (si me dieran un euro por cada vez que he escuchado lo de el profe me tiene manía…) Cosa que demostró ser falsa puesto que House sacó un sobresaliente. Wilson le pregunta porque no se disculpó primero con él o con Cuddy, a los cuales ha puteado el triple. Nuestro Pepito Grillo llega a la conclusión de que es más fácil disculparse con alguien que no sea tan cercano y se la juega para que House y Wiberly se encuentren. Intercaladamente el genio diagnosticador customiza dos fotos del despacho de Cuddy para intercambiar la cara de Lucas (que aparece amorosamente abrazado a Lisa) con la del mono que lleva la directora en brazos (otra foto, luego descubrimos que fue la última que le hizo su padre en un viaje a Perú).

Al principio Wiberly le miente contándole que por su culpa no pudo acabar la carrera, que su padre se puso enfermo y por eso ahora está en bancarrota por culpa de las facturas médicas. Un House totalmente desconocido se lo cree a pies juntillas y le remuerde la conciencia. Tengo que decir que no puedo creer que se trague tal sarta de mentiras sin siquiera investigarlo o por lo menos decirle que se lo merece (que es lo que en condiciones normales esperamos de House). Pero no, por el contrario le da penita y se siente culpable, algo que no es muy propio de él. Y se decide a subsanar el error pagándole la hipoteca de la casa para que no la pierda. A lo que Wiberly responde siendo completamente sincero y contándole que gracias a su examen consiguió una matricula de honor y que sus problemas de dinero vienen realmente de su adicción al juego. Aún así House insiste en darle el dinero pero Wiberly avergonzando lo rechaza. Pero como, el tullido, sigue sintiendo culpabilidad acepta que Wilson tenía razón y deja el cheque en casa de Cuddy como compensación por lo de la foto y por todo lo demás.

House: Remorse 
(6x12)House: Remorse (6×12)

La doctora Hadley ejerce como justiciera de la ética intentando que la psicópata reconozca que ha sido infiel a su marido. Evidentemente la paciente reventona no es del agrado de 13 desde el primer momento y no deja escapar la oportunidad de desenmascararla al tiempo que se preocupa por su problema medico. Esto se traduce en un total protagonismo de las féminas en este capitulo y con féminas también me refiero al lado más femenino de House (no a Cuddy, que apenas aparece). Dado que el doctor cojo retoma la línea mental de la terapia dejándose llevar demasiado por los sentimientos y su agudo raciocinio queda nublado por completo. Por otro lado Foreman también se disculpa con 13 por haberla despedido en capítulos anteriores (subraya más todavía porqué se llama así el episodio) y tengo la impresión de que volverán a estar juntos. Taub hizo su chiste de rigor y no volvió a aparecer. Chase desaparecido por completo.

Este episodio me dejó un regusto amargo dado que por un lado fue un buen episodio repleto de teorías sobre la condición humana, la capacidad de discernir el bien y mal, la consciencia y el instinto… pero por otro lado House estuvo demasiado blandito y sentimental. Tal vez pasa demasiado tiempo con Wilson…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review House: Remorse (6×12)
Valoración

Categorías: House Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »