Review House of Cards: Chapters 1-6

vlcsnap-2013-02-06-17h18m24s248

El concepto de televisión a medida cobra una nueva dimensión con el estreno de House of Cards. El espectador tiene total autonomía para ver la serie como y cuando quiera, sin seguir un horario establecido por la cadena. Un formato que satisface así tanto a aquellos que prefieren dosificar las series para que duren más, como a quienes disfrutan devorando un capítulo tras otro sin ni siquiera parar a comer. Un concepto atractivo de por sí, al que si además le añadimos: una serie sobre política –check-, un reconocido director como Fincher –check-, y un actorazo como Spacey – check, check, y check-, parafraseando a su protagonista, Netflix hace pleno.

En Estados Unidos las encuestas y los comentarios sobre ¿por qué capítulo vas? estan a la orden del día, ganando por goleada el atracón de trece horas. En este lado del charco nos ha costado algo más que una suscripción hacernos con la temporada entera, ya que los primeros días solo circulaban los seis primeros capítulos por la red sin mucha opción de subtítulos. Suerte que hay almas caritativas que se han apresurado a subirlos y ya tenemos disponibles todos los capítulos -vía PirateBay – y sus respectivos subtítulos en castellano -en Addic7ed– para disfrutar aquí también de la experiencia House of Cards al completo. Welcome to Washington!

Romper la cuarta pared y dirigirse al espectador no es en principio algo novedoso, sin embargo la forma en que House of Cards lo hace, muy cinematográficamente, consigue captar nuestra atención desde el minuto uno e introducirnos en el mundo de Frank Underwood, un Alfie particular, que nos guiará a través de los entresijos de la política en D.C. Un recorrido en que pasamos de ser meros espectadores a cómplices de los planes de Frank para vengarse del recién electo Presidente de los Estados Unidos. Un potente comienzo el de la serie de Netflix, que pierde fuelle conforme avanzan los episodios y se aleja la mano de Fincher como director. No se logra alcanzar las altas expectativas que establece el propio Frank en el piloto: una ballena se come bocado a bocado. El ritmo decae después del primer mordisco, con el proyecto de ley, y el siguiente objetivo directo después de Kent, parece no llegar nunca.

Con el personaje de Zoe sucede algo parecido. Fuera del Washington Herald, la periodista pierde el efectismo de la noticia en primera plana de los primeros episodios. Y el interés por ver como pasa de don nadie a estrella. Centrando más la atención, a partir del cuarto episodio, en la relación sentimental que surge entre la joven y el congresista, dejando un poco de lado su función informativa. La parte positiva es que lo que perdemos en tensión periodística lo ganamos en conocer más en profundidad a los Underwood como pareja. La irrupción de Zoe y Adam en el matrimonio evidencia lo que hasta el momento solo intuíamos: la pareja funciona como una empresa. El interés prima sobre el amor pero de una forma poco convencial, distinta a las arcaicas parejas de político y señora representadas en pantalla hasta ahora: no hay engaños, ni rencor pasivo-agresivo, ni conformismo por mantener una posición privilegiada. Se agradece que Claire carezca de los mismos escrúpulos que Frank, y que el respeto y la sinceridad sean bidireccionales entre ambos.

vlcsnap-2013-02-06-17h31m08s215

Envueltos en esa amabilidad impostada tan anglosajona, Claire y Frank son un retrato de la hipocresía reinante, del egoísmo llevado al extremo de la psicopatía social. En sus bocas la palabra caridad y política solo son dos instrumentos más en la búsqueda de su propio beneficio. El poder a costa de lo que sea. Pero aun siendo conscientes de ello, no podemos despreciarlos del todo. En House of Cards el recurso del anti-héroe protagonista adquiere un nuevo nivel más parecido a Luis Tosar en Mientras Duermes que al Walter White o Dexter al que estamos acostumbrados a ver en televisión. Es decir, estamos ante un villano protagonista más que ante un anti-héroe. El simple hecho de ver como es traicionado en el piloto y de convertirnos en cómplices de sus manipulaciones -que sean brillantes también ayuda- o de un pequeño detalle como su relación con Freddy, son suficientes para que por defecto nos pongamos de su lado. Un ejemplo claro es el debate televisado con Spinella en la CNN. Racionalmente odiamos a Frank, sabemos que los sindicatos tienen razón, hemos visto como les ha mentido a propósito, que el proyecto de ley atenta contra los derechos de los profesores… pero inconscientemente no podemos dejar de sufrir cuando comete un error garrafal en prime time y vemos peligrar la confianza del Presidente en él. Tenemos Síndrome de Estocolmo.

Pero en este matrimonio, Claire es sin duda el personaje más descorcertante. Quién no ha pensado WTF? cuando desliza la mano por debajo de la sábana del pobre guardaspaldas moribundo. Podriamos suponer que el comportamiento de Frank se debe a un complejo de inferioridad por su origen humilde o por contra de superioridad por ser demasiado inteligente en un entorno ignorante al que aborrece, pero ni idea de porqué Claire actúa como actúa, porqué siendo capaz e inteligente no quiere destacar al margen de Frank, y subedita su éxito a los contactos de su marido. ¿Es excesivamente pragmática?

Lo que es evidente es que el trío protagonista no funcionaría sin unos buenos actores. La elegancia y frialdad de Robin Wright, la picardía de Kate Mara, pero sobretodo los matices de un Kevin Spacey al que se echaba de menos y que esta soberbio. Sobre los demás, solo encuentro decafeinada a la jefa de personal Linda Vazquez. No sé si se debe al guión o a la actriz, pero en ella no veo a la dura mujer de la que Frank nos habla en el piloto. Un dato curioso sobre los secundarios es que el actor que encarna al conflictuado Peter Russo, es el mismo que hace de seductor Ernest Hemigway en Midnight in Paris ¡Lo que se gana con un buen pelazo!

Dentro de los aciertos de producción destacaría dos elementos que se resumen en la entradilla, para muchos indicador de calidad de la serie que viene a continuación: la estética cinematográfica y la cuidada banda sonora, sincronizada a la perfección con el momento en que la maquinación se pone en marcha.

vlcsnap-2013-02-06-17h37m26s147

Desconozco como sería la original House of Cards británica, probablemente mejor como critican en Episodes. Pero el concepto que hemos mencionado de poder a toda costa cuadra más con ser Presidente de los Estados Unidos que con ser Primer Ministro Británico, al ser el jefe de Gobierno que más fascinación despierta en todo el mundo. Solo hay que ver el interés con que se siguieron las elecciones y la investidura de Obama en nuestro país. Apoyar a Obama no solo era opininar, implicaba también preocuparnos por nuestro propio futuro. Por tanto podríamos decir que situar las tramas políticas de House of Cards en EE.UU dota de mayor credibilidad las estrategias de Frank por alcanzar el poder, pero por contra fuera del país resulta difícil reconocer quién es quién y cual es su función en un sistema legislativo y político tan diferente al nuestro. Un apunte: Frank no solo es congresista sino que tambien es el whip del partido demócrata en la Cámara de Representates. O lo que es lo mismo, el encargado de calcular y asegurar los votos necesarios para que un proyecto de ley salga adelante.

La revolución en el mundo audiovisual de la que os hemos hablado en la entradilla, subir los trece capítulos de la serie a la vez, también ha supuesto una ligera alteración en el modelo de publicación de las reviews en este nuestro blog. Así que después de pensarlo detenidamente, intuyendo como iba a visionarse la serie, Todoseries ha decidido dividir la reviews en dos: los primeros capítulos en subirse a internet en una, del 1-6, y los más rezagados, del 7-13, en otra. ¿Conseguirá Frank que se apruebe el proyecto de ley? ¿Será elegido Russo Gobernador? ¿Es el objetivo final de Frank la Presidencia? ¿Cuál es su siguiente movimiento? Lo comentamos en la segunda parte de House of Cards. Stay tunned!

vlcsnap-2013-02-06-17h26m00s210

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review House of Cards: Chapters 1-6
4.7 (93.94%) 33 votes

Categorías: House of Cards Reviews Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »