Review House: Moving the chains (6×13)

Llamamiento a los adictos a esa droga semanal cargada de ironía fina y cortada con dosis altas de raciocinio puro que es House. Aquí tenéis la postura prometida que seguro que estabais esperando (espero que nadie piense en otro tipo de posturas… o tal vez sí…) Nuestra querida serie de cabecera descansa hasta el 1 de marzo y aprovecho este parón (por una parte bendito y por otra maldito) para recuperar el terreno perdido con respecto a la emisión americana aunque eso también significa que estaremos dos semanas con el mono. Perdonen la temática de la entradilla: es que ando mal de dinero y ya se sabe que cada uno se la busca donde puede… a ver amigo, ¿cuantovaquerer?

Esta sexta temporada ha abandonado por el momento esos capítulos pseudo-experimentales que tanto me gustaron en temporadas anteriores para centrarse en la redención y la purga de los pecados del genio tullido. Por una parte el argumento se esta tornando profundo y sentimental aunque mantiene goteos de fino humor le sigue faltando mala leche, por otra no dejo de pensar cuando darán por cerrada esta etapa y volverá a ser esa serie desenfadada y rompedora que hizo montones de fans en las primeras temporadas gracias a la mala baba y la incorrección de House (sin embargo mucho me temo que por ahí no van a andar los tiros, una lástima).

Como sea, vamos al meollo que es lo que interesa, el paciente de este capitulo es Daryl, un jugador universitario de fútbol americano negro. Además, si todo esto fuera poco, el chico es una autentica montaña humana de dos metros y ciento y pico kilos de sobrepeso. Su problema es que se pone tan frenético que se destroza la cabeza contra un casco, (pa que luego digan que el deporte es bueno). Junto a esta trama se desarrolla otra de la misma importancia que inmiscuye a House, Foreman y Marcus; el hermano de Foreman. Este último acaba de salir de la cárcel con la intención de llevar una vida nueva y de retomar la relación con su hermano pequeño. Para completar la historia, dos tramas secundarias muy desiguales. Una en la que Lucas se venga de House y Wilson por el robo del piso (ésta me gustó bastante) y otra en la que un soldado hace lo indecible para no tener que enrolarse (ésta me dejó mal cuerpo.)

La verdad es que el caso de esta semana podría pasar como irrelevante y por momentos completamente vacío de contenido. Solo sirvió para recordarle a Foreman que la familia es la familia (que es lo que House se pasa diciendo todo el capitulo). El argumento esta trillado hasta el extremo y abunda en tópicos. Lo único salvable es cuando al paciente se le ponen blancas las palmas de las manos. La madre del muchacho pregunta what's that means? (¿eso qué significa?) y House le espeta Means he doesn't need football to get a good job anymore (Significa que ya no necesitara más el fútbol americano para conseguir un buen trabajo). A mí este chiste me hizo mucha gracia pero tampoco deja de ser un topicazo. Daryl esta obsesionado por jugar delante de los ojeadores de la liga nacional y constantemente quiere abandonar el hospital. Es la historia de la gran oportunidad perdida, puesto que no lo curan a tiempo y aunque finalmente descubren el diagnóstico no lo hacen a tiempo para que juegue. Daryl tiene que darse con un canto en los dientes por seguir vivo que en esta serie no todos los pacientes pueden decir lo mismo.

House, 6x13House, 6×13

Los hermanos Foreman tienen el protagonismo más latente del episodio. Marcus, el mayor, sale de chirona tras haber cumplido condena y su hermano Eric no quiere ni verlo. Por esto House (en su vocación siempre altruista de fastidiar lo más posible) decide contratar a Marcus como ayudante con la sana intención de conseguir información jugosa sobre Foreman para poder tenerlo comiendo en su mano. Wilson opina que lo que House quiere secretamente es reunir a los hermanos poniéndose él como enemigo común. Y está en lo cierto (otra vez). Marcus es exprimido hasta que desembucha que su madre murió hace un par de meses, House dice que Foreman no ha dicho nada al respecto y utiliza esta información para echársela en cara Eric delante de todo el equipo y así que Marcus salga en defensa de su hermano. Plan redondo que funciona a la perfección. Los hermanos se reúnen como familia que son. Por lo tanto Wilson vuelve a tener razón (cosa que empieza a reventarme)

Para terminar, las dos subtramas. Al comienzo del capitulo vemos la típica riña entre House y Wilson por una bañera (hasta aquí todo normal), se suceden las putaditas (como es costumbre también,) Wilson encuentra una zarigüeya en la bañera y piensa que ha sido House, y viceversa, el cojo se pega un talegazo en la bañera porque el suspensorio que había colocado ha sido saboteado y también piensa que fue Wilson. Hasta que se dan cuenta que no han sido ninguno los dos. Aquí cabe destacar el guiño a Hercules Poirot (o por lo menos así lo entiendo yo) puesto que hace llamar a todos los sospechosos para un interrogatorio común y poniendo acento francés indaga quien es el culpable. Al final resulta ser Lucas (el único que no fue llamado al interrogatorio) y encima se sale con la suya. House, me estás fallando.

La otra subtrama trata de un soldado que es llamado por cuarta vez a filas y no quiere ir porque su mujer está embarazada. El tío no se conforma con una huida a tiempo y se pega un tiro en el pie. House le dice que aún con nueve dedos tendrá que ir y el tío se lo deja gangrenar hasta que pierde el pie (por ahí va un autentico patriota…) Y al final también se sale con la suya.

La conclusión a la que llego después de ver este capítulo es que quieren hacernos creer que House se está ablandando y que las moralinas y demás cuentos chinos están empezando a calarle. Me gusta que se le dé más importancia a las relaciones entre personajes pero en este capítulo el caso médico pasa de puntillas sin decir nada interesante. Si no hubiera sido por las constantes burlas que House le hace a Foreman (gracias a la información que le proporciona Marcus) este episodio hubiera sido infumable como poco. La trama de Lucas entretiene pero espero que no sea cierto que House, al final, acepta la derrota. Y lo del soldado aún no acabo de entender muy bien a que venía (supongo que ha recalcar la importancia de la familia pero tampoco estoy muy seguro). Por lo tanto, mucho tiene que remontar la serie para volver a su cauce natural.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review House: Moving the chains (6×13)
Valoración

Categorías: House Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »