Review House: Instant Karma

Review House: Instant Karma

Damas y caballeros… buenos días. Sí, es lo más original e innovador que se me ocurre para presentarme. Sorry. Soy una de las nuevas adquisiciones de Todoseries, y desde ahora me encargaré de todo lo referente a House. Sí, la mismísima. Y dicho esto, si no hay ningún otro desagradable preámbulo que nos lo impida, pasemos a hablar del último capítulo (6×05) del entrañable doctor cojo

Héctor Puente nos traerá toda la actualidad de House. ¡Un saludo para él!

La premiere de esta temporada, tan pintoresca como magistral, permitió intuir que la sexta tenía oportunidades de ser una de las grandes. A la semana siguiente, llegó a nuestras manos una confirmación en forma de 6×03, un capítulo que recuperaba el formato clásico de la serie sin rechazar ese planteamiento enteramente nuevo que se había dado a conocer en Broken. El 6×04, que llevaba por título The Tyrant, me bajó bastante la moral, en parte debido a que fue un capítulo dedicado a Cameron y Chase, personajes que, francamente, me dan bastante pereza. Y que el capítulo a grandes rasgos no fuese ninguna proeza guionística tampoco ayudó. Sin embargo, este Instant Karma me ha reconvertido en un hombre de fe (disculpadme una vez más, pero me va a resultar imposible no hacer algún que otro inciso lostiano). Ha sido un capítulo acertadamente decente, y toda una fuente de inspiración para mi teclado. Tanto es así que la review prácticamente se ha escrito sola.

House forma parte de ese exótico y reducido clan de series donde el principio de cada capítulo tiende a ser considerablemente más apasionante que el desenlace del mismo (si no me equivoco, el ejemplar que se lleva la palma en este ámbito es Fringe). La siempre elegante presentación del paciente y su indescifrable enfermedad es el punto de partida del caso que provocará varios quebraderos de cabeza al equipo del Princenton a lo largo del capítulo, y como tal ha de ser diseñada con un mínimo de distinción.

Pero por mucho que me entusiasme el dejarme llevar por la subjetividad, no voy a cometer la osadía de negar que los casos han perdido su encanto original, siendo en la actualidad relleno más que cualquier otra cosa. De todas formas, esto es medianamente comprensible: después de que durante las dos primeras temporadas el equipo hiciese frente a las encrucijadas médicas más inverosímiles imaginables, lo que nos han venido ofreciendo desde entonces son repeticiones levemente alteradas de los mismos. Y en lo que a mí respecta, han hecho un buen trabajo, porque me ha costado tiempo y ganas percatarme de ello. Por lo tanto, más que a una depresión creativa por parte de los guionistas, este síntoma es achacable a la vejez de la serie, que con cinco temporadas a sus espaldas es ya una veterana del panorama actual.

Otro de los detalles que más enaltece a House como serie, y que la diferencia de cualquier otro drama médico, es su profunda carga existencial. Como de costumbre, el caso médico del 6×05 se nutre de un trasfondo excepcional, y plantea algún que otro dilema de carácter ético o reflexivo. Lo cierto es que esta vez no he entendido muy bien cuál era, pero en fin… la cuestión es que está ahí, y que está abierto a toda clase de interpretaciones, a gusto del consumidor.

Pero los casos médicos no son solo una futil tontería a la que nos tengan acostumbrados y con la que rellenar huecos hasta completar los 40 minutos de los que consta cada episodio. También son un escenario, donde un grupo de personajes afrontan sus propias dudas y temores, manifestadas en forma de las personas a las que han jurado salvar la vida, redefiniendo constantemente -casi de una forma patológica- la línea entre lo profesional y lo personal.

Tanto The Tyrant como Instant Karma han resultado ser un revival de las primeras temporadas de la serie. Un desafortunado homenaje a los inicios de House, donde sus escuderos originales han vuelto a situarse al frente de la pizarra del doctor. El equipo original se disolvió allá por el final de la tercera temporada, cuando el desgaste y la rutina comenzaron a hacerse acusables, lo cual se tradujo en una renovación radical del reparto. Y razones no faltaron a la hora de tomar esa decisión, ya que los personajes originales, especialmente Chase y Cameron, estaban ya muy quemados. Demasiado. Por eso no entiendo muy bien qué persiguen exactamente los directivos de la serie al haberles reunido de nuevo.

El único pretexto razonable que me viene a la cabeza para justificar este retroceso es que, simbólicamente, represente una dedicatoria final hacia Jennifer Morrison, previa a que su nombre desaparezca para siempre del starring. Que por cierto, la única lectura positiva que puedo encontrarle a esta pérdida es que tal vez sea lo suficientemente importante como para que se planteen actualizar de una maldita vez el opening de la serie…

En cuanto a los personajes en sí, poco que decir. Foreman, que cada día está más encaminado a convertirse en House 2.0, se ha visto abordado por preocupaciones más acuciantes que aferrarse al efímero liderazgo que Cuddy le ha otorgado. Presiento que su reinado no tardará muchos capítulos en tocar fondo, aunque lo cierto es que preferiría que no fuese así. Los antecedentes nos dicen que, siempre que un personaje da un paso hacia delante, los guionistas lo compensan haciendo que retroceda dos después.

ForemanForeman

Serán como tiburones nadando en una piscina llena de carne, y no hay manera de que yo salte ahí, a menos que esté en una jaula de acero

Curiosa frase. De la cual se deduce que, o bien la adicción por las metáforas es contagiosa o Foreman debería empezar a pensar seriamente en recular si no quiere despertarse cualquier día de estos cojo y con un frasco de Vicodina dándole los buenos días.

Por otro lado, me preocupan Trece y, sobre todo, Taub. La ausencia del segundo durante los dos últimos capítulos no me ha hecho ninguna gracia. Y es que, mientras House siga lobotomizado, él es el único que puede responsabilizarse de la faceta cómica de la serie. Para más inri, Cuddy y Wilson apenas han tenido papel en esta recta inicial de la temporada, otra razón por la que no estoy teniendo la oportunidad de congeniar con ella al 100%.

Gregory HouseGregory House

Ya para terminar, tengo que reconocer que la premiere de la temporada, así como los dos capítulos posteriores, estaban sorprendiéndome con finales tan intensos que podrían llegar a denominarse cliffhangers. Por el contrario, este 6×05 recupera los hábitos, y nos brinda un desenlace más sosegado, más musical y más House. El capítulo encuentra su punto final con el doctor cojo observando pensativamente su pelota, y todo lo que esta representa. El cariz que el personaje ha adquirido esta temporada, y la esperada redención que finalmente ha emprendido, están empezando a perder el rumbo. La prioridad de los guionistas en capítulos venideros será saber enfocar esta trama correctamente, y es que se lo están jugando todo a una carta con ella.

Y eso es todo. Espero haber causado una buena impresión con ésta, mi primera review todoseriana. En caso contrario, no me quedará más remedio que escudarme en los nervios de la primera vez. Y así, con una despedida casi tan insulsa como el saludo inicial, os cedo el turno a los comentaristas… ¿qué os ha parecido Instant Karma? Y ya que estamos a 19 de octubre y hoy se emite el 6×06… vamos a presentarlo.

La sexta está siendo la temporada más personal de House. Y, si no me equivoco, también la más controvertida, y es que a los espectadores de a pie no les entusiasman los cambios, sin importar lo paulatina que sea la técnica a la hora de llevarlos a cabo. Desde mi humilde punto de vista, la tanda de capítulos acaba de arrancar, y por lo tanto aún es pronto para juzgarla. Por supuesto, todas estas divagaciones nos llevan al capítulo 6×06, que llevará por título Brave heart. Efectivamente: casi igual que aquella película de Mel Gibson. No tengo la menor idea de a qué hará referencia, pero me parece increíble cómo un simple espacio entre dos palabras puede marcar la diferencia… Y si no, que le pregunten al 6×01 de Lost. A continuación, ¡promo de Brave heart!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »