Review House: Brave heart

Review House: Brave heart

Y eso es todo. Con este vivaracho 6×06, House nos brinda un “hasta luego” que se grabará a fuego en nuestra memoria para siempre… o, en su defecto, hasta el 9 de noviembre. Aunque a simple vista, ambas cosas parecen ser lo mismo. En fin… vamos a lo que vamos.

Brave heart no ha sido el mejor capítulo de la serie, eso imagino que nadie me lo discutirá, pero sí un episodio lo suficientemente entretenido como para mantenernos contentos durante las tres próximas y desesperantes semanas. Fundamentado en una historia sólida, ponderada por unos personajes bien ubicados, y aderezada con algún que otro golpe cómico francamente gracioso, supone 42 minutos de visionado bastante provechoso.

El espectáculo da comienzo con una agitada secuencia en la que nos presentan al paciente de turno, que en esta ocasión resulta ser un imprudente agente de la ley obsesionado con su árbol genealógico y sin mucho apego a las esperanzas. Después, entra en escena la sintonía, y a partir de entonces el equipo de Gregory House hace todos los malabares que sean precisos para salvar la vida del susodicho. Por un momento, dio la impresión de que este sería uno de esos exóticos capítulos en los que no tienen éxito en su labor, pero se trataba de una falsa alarma, decididamente macabra. Y es que no todo el mundo tiene la oportunidad de despertarse en mitad de su propia autopsia…

Y mientras el caso acapara la mayor parte de la atención, con un House que persigue tomar las riendas de la situación y que se implica de nuevo en la investigación, en un segundo plano podemos encontrar todo un mosaico de pequeñas tramas personales. Por un lado, la línea de House se ha encargado de atribuirle al capítulo un cariz bastante siniestro, que además ha amenazado con devolverle al Mayfield. En mitad de la noche, como si de un habitante de la Herbert Jablonski se tratara, el doctor empieza a oír todo tipo de susurros, mientras la chirriante mirada de Amber le observa desde todos los ángulos de la habitación. Aunque visto así, su inquietud es bastante comprensible. Tengo que reconocer que lo que más he apreciado de esta parte del episodio es que ha propiciado un par de apariciones de Wilson, que apenas había tenido cabida en lo que llevábamos de temporada. Y por si eso no fuese suficiente, esa extraña redención que le ha tocado vivir a House parece haber dejado de dar tumbos y tiene por fin un perfil definido. Creo que no podemos quejarnos.

Por otra parte, está el asunto de Chase. A pesar de que The Tyrant es probablemente el capítulo que más me ha desagradado de lo que llevamos de temporada, la trama que ha derivado a raíz del asesinato del dictador africano está resultando muy agradable. Sí, es posible que esta historia hubiese sido mucho más dinámica en manos de Cameron, pero a diferencia de ella, Chase ha tenido más bien pocas tramas propias, y esta es con diferencia la más interesante. Por muy nobles que fueses sus intenciones al hacerlo, los remordimientos le asaltan al ser definitivamente consciente de que ha quebrantado el Juramento Hipocrático y arrebatado la vida a una persona. Convierte a Foreman en su confidente, y oculta la verdad a su esposa. Me pregunto cuántos capítulos tardará esta mentira en hacer estragos en la felicidad del idílico matrimonio… Por cierto, elogiable interpretación de Jesse Spencer, y esto es algo que no se ve todos los días…

Robert ChaseRobert Chase

Denotando un curioso respeto por las tradiciones, House da con la respuesta al interrogante formulado por el paciente de la forma más insospechable posible, delatando esa influencia sherlockholmista de la que de vez en cuando hablan los productores de la serie al referirse a los orígenes del personaje. La conversación entre el doctor y el paciente, cuando House hace comprender al agente que el vaticinio de muerte con el que siempre ha convivido no ha sido más que un pretexto para permitirse una existencia desbocada, es el momento cumbre del capítulo.

En cuanto al resto de personajes: Cuddy gana participación, pero Taub sigue en paradero desconocido, y Trece se suma a la lista de ausencias. La situación se complica aún más si tenemos en cuenta que Jennifer Morrison (Cameron) desaparecerá de la plantilla cualquier día de estos, y cada vez estoy más seguro de que la mentira de Chase será empleada como chivo expiatorio para justificar esta baja.

En definitiva, la sexta temporada está cosechando aplausos y abucheos a partes iguales. Y tengo el presentimiento de que no nos van a servir el consenso en bandeja de plata, así que aquellos que estamos satisfechos con lo que hemos visto hasta ahora tendremos que seguir defendiendo nuestra postura, de la misma forma que los que difieran. Por supuesto, hay que estudiar con lupa el hecho de que la temporada acaba de comenzar, y aun hay muchos capítulos por delante… Capítulos que, insisto, se harán de rogar hasta principios de noviembre. Vaya

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review House: Brave heart
Valoración

Categorías: House Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »