Review Homeland: The weekend

Impresionante giro el que nos ofrece este capítulo de Homeland. Cuando la serie está consolidada sobre unos pilares básicos y un ritmo que funcionaba, y lo hacía excepcionalmente bien,  la serie hace un requiebro espectacular para lo que será su recta final. Valiente, atrevido y ¿convincente? Vamos a verlo.

El fin de semana, y fin de ciclo, tiene un efecto brutal en los pilares de Homeland. Por un lado ha cerrado básicamente casi todas las incógnitas sobre las que ha caminado durante estos capítulos. Por otro, ha permitido a los personajes dar un salto enorme en sus decisiones y en sus vidas. De nuevo tenemos dos pilares fundamentales en el episodio: Saul y Aileen, y Brody y Carrie, en los que creo que hemos visto dos caras de la moneda y hemos sido los espectadores víctimas del juego de los guionistas.

Vayamos a por la cabaña. Brody nos ha explicado, antes del interrogatorio final, el porqué de la actuación “rara” de Brody. Creo que este capítulo realmente ha humanizado a Brody y a Carrie a través de una bonita historia de redención. Si bien es cierto que la relación entre ambos empieza, por el espionaje de Carrie, creo que la escena de los besos en las cicatrices marcan un antes y un después. Carrie parece entender el sufrimiento por el que ha pasado el buen Sargento y éste parece aceptar que alguien le “lama las heridas”, a diferencia de su esposa. Y es que su esposa no es una persona con la que Brody se sienta feliz, sino una extraña que ni le entiende ni espera de él lo que él quiere pasar. Quizá el principal problema de Brody, anticipando algo del final, es que  no es un héroe (ni para los marines ni para la yihad), y no por ello es un traidor, mientras que todos esperan que lo sea.  Carrie, por su lado, parece haberse ido relajando a lo largo del episodio, desde que agarra la pistola hasta la escena del té, y por eso creo que su arrepentimiento, al final, es sincero.

Por el lado de la familia Brody, encontramos a Dana bastante rebelde porque el mundo la ha hecho así. A diferencia de su hermano, personaje anodino, Dana se ha convertido en un MacGuffin que sirve y ha servido para que Jessica Brody se vaya decidiendo a favor de Mike. Es decir, si no fuera por las necesidades que causa Dana que rebelarse, ponerse de lado de su padre, accidentarse, escaparse, chillar a su madre, etc… esta no dependería tanto de Mike como para volver a acercarse a él. La verdad es que no le tengo mucho apego a Jessica ni a la familia de Brody, y las propias palabras del Marine de no estar contento en su matrimonio, creo que facilitará la transición de Jessica a los brazos de Mike sin que la veamos como una bruja. Aún así, Dana parece no aceptar la relación, pero, realmente, a mi me importa poco. Creo que va siendo hora de que este tema quede cerrado.

Por el lado de Saul, hemos vivido una auténtica Road Movie que nos ha explicado un poco más de Aileen y, a lo mejor, de Saul. A lo largo del fin de semana de viaje, Saul va tratando de crear algún vínculo de solidaridad con Aileen: sus origen, su infancia, su relación con Raqim, con sus padres… y todo ello a costa de ofrecerse el mismo como tabla de salvación y como persona con un pasado similar. A parte de aclarar su origen judío (Berenson no es un apellido muy tradicional al uso), nos cuenta cómo se siente sólo, cómo creció y, posiblemente, la desaprobación de su familia. Lo cierto es que esta historia tiene su tensión, porque uno no puede evitar pensar que es una cuenta atrás, e incluso un poco de simpatía con Aileen, y, sobre todo, saber qué es lo que hacían.

Lo más interesante de todo esto, antes de ir al final,   es que creo que la serie ha hecho con nosotros y con Brody lo mismo que Saul con Aileen. La técnica de interrogatorio de Saul pasa por convertirse en más humano ante alguien para luego obtener su solidaridad y que, finalmente, te dé algo que no estaría dispuesto a darte. Al igual que ocurre con el viaje, todo el fin de semana de Brody con Carrie y sus confesiones, han contribuido a humanizarlo y a hacerlo más creíble ante nosotros. No obstante, esto no quiere decir que piense que Brody es un traidor, sino que, una parte muy importante de su credibilidad depende de que nos sintamos nosotros, e incluso Carrie, más allegados a él.

El caso es que el final del capítulo es una de las cosas más redondas, perfectas y bien narradas que he visto en mucho tiempo. No sólo el hecho que lo detona, (el té) sino el tiempo en que nos dejan dudando de cómo afrontará Brody el renuncio de Carrie. Ahí, mi primera idea ha sido que si Brody era un traidor no le convenía que Carrie supiera que dudaba de su planteamiento, y, por lo tanto, aceptaría la excusa del interrogatorio. Sin embargo, uno puede plantearse, desde el punto de vista de Brody, que el creyera que Carrie le estaba tendiendo una trampa y traía más cuenta afrontarlo.

En cualquier caso, la confrontación ha sido muy buena. Lewis y Danes han hecho un duelo interpretativo  en el que han estado a la altura y en el que creo que se han descartado la gran mayoría de las cuestiones que había en el aire desde el primer capítulo. Casi todos los Flashbacks, la muerte de Walker, la conversión de Brody, la relación con Abu Nazir, e incluso el tema de la “señal” con los dedos.

Simultáneamente, Aileen se derrumba y reconoce el plan secreto. Un tirador desde el tejado al Marine One, es decir, el helicóptero en el que iría el Presidente de EEUU. Se derrumba por la confianza que tiene en Saul para garantizar que Raqim quedaría enterrado por el rito musulmán. Sin embargo, el tirador no es Brody (no esperaba que fuera él, porque con todo lo que había salido en la tele, Aileen le habría reconocido y no tendría que hacer el dibujo), y yo esperaba que fuera Mike… Pero la sorpresa ha sido mayúscula y casi perfecta: el buen compañero Walker se ha convertido y, muy posiblemente, la paliza de Brody fue un argumento más para convencerle de que los suyos le habían abandonado y aprovechan para eliminarle de cualquier ecuación al darle por muerto.

El caso es que esto abre un nuevo horizonte y, presuntamente, ha acabado con las teorías de un Brody traidor. Sin embargo, hay tres cosas que quedarían por aclarar:

1.- Qué lleva a Brody, que parecía tener una vida normal en su cautiverio, lavado y afeitado, de nuevo a un zulo, donde le rescatan (y qué pasó con Issa, ya que preguntan).

2.- Quién pasó la cuchilla al prisionero.

3.-  Ha habido menciones de que los francotiradores no van solos (Walker y Brody son una pareja). Yo diría que Walker parece no ir solo a cumplir su misión, pero no sabemos quién será su compañía.

En resumen, el capítulo ha sido brutal y muy atrevido. Perfectamente podría haber sido una season finale de una serie muy bue, y aquí es solo el ecuador. La duda, es que todo se había orquestado respecto a un Brody héroe o traidor y uno no deja de temer que no pueda retomar el ritmo bajo otra premisa o que esto sea una simple distracción. Todo esto, lo veremos, por lo menos, de aquí al final.


Categorías: Sin categoría

27 comentarios

  1. […] 1×07 The Weekend: El fin de semana en la cabaña entre Brody y Carrie consigue que ambos estén más unidos que nunca, pero la desconfianza sigue siendo el peor enemigo de ambos… (Review) […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »