Review Homeland: Super Powers

homeland-5x03

No íbamos del todo desencaminados la semana pasada cuando elaboramos la lista de enemigos potenciales de Carrie Mathison, que ha hecho exactamente eso en Super Powers. Su lista era un poco más larga que la nuestra… claro que nosotros, lo juro, no esnifamos cafeína ni dejamos de tomarnos la medicación “anti locura” para redactarla. ¿Qué os ha parecido este 5×03?

  • Episodio 5×03: Super Powers
  • Fecha de emisión: 18 de octubre

Una hoja en blanco. Eso es lo que se encontraron los guionistas de Homeland tras el final de la cuarta temporada, con la que la serie cerraba el ciclo de Carrie como The Drone Queen. El futuro estaba por escribir y los guionistas decidieron entonces acelerar la historia un par de años, alejar a Carrie de la CIA y mudarse a Berlín. El escenario estaba definido. Imagino que entonces pasaron a redactar los puntos fuertes de la serie, los que debían hacer acto de presencia indiscutiblemente en la quinta temporada. Y en esa lista entró el Terminator Quinn, el Saul como personificación de la ambigüedad, alguna vinculación geopolítica con Oriente Medio, un nuevo novio para Carrie y, lo que hoy nos ocupa, la locura de la rubia.

Homeland es más Homeland con ese Saul impredecible que pasa de despedir a una empleada a acostarse con ella. Homeland es más Homeland con Quinn como verdugo de las vergüenzas (a veces misiones) de la Agencia. Y Homeland es más Homeland cuando se acerca a escenarios desérticos donde hablan árabe. ¿Pero es Homeland más Homeland cuando Carrie se vuelve loca? Yo no lo tengo muy claro, ya os lo adelanto, porque la serie nos ha dado evidencias suficientes de que esa locura, aparte de otorgarle el súper poder de la clarividencia en momentos de máxima tensión (y sin duda éste lo es), también es capaz de que Carrie protagonice escenas como la del baño de Frannie. Os acordáis, ¿verdad? ¿Se acuerda Carrie de lo que estuvo a punto de hacer?

homeland-5x03-1

El desorden bipolar de la exagente es uno de los componentes que potenció el encanto de la primera temporada, cuando tocaba dudar de ella casi tanto como de Brody, y ha sido un tema recurrente a lo largo de toda la serie. Pero recordad también cómo acabó esa historia, con Carrie sometiéndose voluntariamente a una durísima terapia de electroshock para detener su comportamiento neurótico porque, importante, estaba poniendo en peligro su carrera en la CIA. Carrie no entró en la Agencia por esos segundos climáticos de lucidez en medio de su caos mental, más bien creo que era una agente excepcional con capacidad para tomar decisiones y con un instinto especial para oler el peligro, leer situaciones de conflicto y definir estrategias con agilidad. No, Carrie no necesita su desorden para ser Carrie, y espero que éste haya sido su último flirteo con esa idea.

Dicho esto, no se puede negar que Claire Danes hace un trabajo fantástico en Super Powers (ehem, un capítulo para enviar a los Emmy) y que es un lujo ver a Carrie gritándole a una foto de Haqqani, sentada en medio de una horda de enemigos que estarían encantados de colgarla en la plaza pública y teniendo visiones de Aayan. Un fantasma saca otro fantasma, así que podemos dar por olvidado a Brody en la laberíntica memoria de Carrie. Lo mejor de todo este asunto son las nuevas dinámicas que se establecen entre la rubia y el pobre Jonas, entre los sollozos y muecas de Claire Danes y la absoluta estupefacción de Alexander Fehling, al que también aplaudimos por su trabajo en este 5×03.

Jonas ha hecho un Máster acelerado en locura de Carrie, que ha desayunado unos tiritos de cafeína. Sin galletas. Ese es el nivel. En realidad, es muy valiente que Carrie quiera mostrarle a Jonas su cara oculta, que también ha presionado lo suyo para que la rubia se abriera, pero me parece de una irresponsabilidad galopante hacerlo cuando tienes una mira telescópica apuntando a tu cabeza. Entre otras cosas porque puedes acabar llamando “peón” al hijo de tu pareja. Si Carrie quería poner a prueba a Jonas, ha superado cualquier límite razonable. Tuviera o no razón, que la tenía: Quinn usó al niño para llegar hasta ella. La posibilidad de perder a Jonas es otro motivo para que la agente no vuelva a plantearse lo de dejar de medicarse.

El recurso de Carrie para desenmascarar a su potencial asesino acaba siendo un “fracaso” porque la mochila de cadáveres, traiciones y promesas sin cumplir que arrastra de su etapa en la CIA es himaláyica. La pregunta más certera no es quién quiere matarla, sino quién no quiere hacerlo. Es una conclusión dramática para The Drone Queen y su estabilidad emocional, pero no más drama que el que puede haber entre los familiares de las 167 víctimas que aparecen en su currículum.

saul-berenson

La obsesión de Carrie deja muy poco espacio a los demás personajes en Super Powers, aunque suficiente para que Saul se siga alejando del Saul de las primeras temporadas (¿y acercándose al verdadero Saul?) y para que Quinn siga haciendo de Terminator. Recuerdo que mi compañero Sergio Jiménez, el mejor analista de Homeland que leeréis por aquí, definió a Saúl en su momento como “la brújula moral” de la serie. Y sin dudar ni un segundo de esa opinión, lo fue, creo que ahora sería más justo definirlo como “la bruja amoral” de Homeland: ha defecado en sus principios para salvarle el culo a Allison amparándose en que es “lo mejor para la CIA”. Se olvidó mencionar que también es lo mejor para su entrepierna. También me gusta cómo define Otto a este nuevo Saul: “es el tipo de hombre demasiado acostumbrado a salirse con la suya”. Por cierto, ¿para qué tienen luz verde Dar Adal y Saul? ¿Para volver a contratar a Carrie en lugar de matarla?

La que parece haberse salido con la suya es Laura, que finalmente ha conseguido todos los documentos robados a la CIA… siempre que consiga desencriptarlos. Se intuyen consecuencias mediáticas muy serias con todo este asunto, y la conexión de la periodista con la Fundación Düring meterá a Otto en la partida, pero noto que toda esta trama circula todavía en paralelo al resto de la historia. Interesa menos, por decirlo suavemente.

El final de Super Powers reordena las piezas importantes de Homeland, ya que Quinn finalmente ha dado con Carrie tal y como pretendía Saul. El “motherfucker” con el que se baja la persiana es la mejor forma de resumir su encuentro, con el cazador a punto de ser cazado. Evidentemente, Quinn es algo menos drástico que con Fatima y sólo duerme a Carrie, que muy pronto tendrá que dar explicaciones de cómo su compañera (y poco amiga) Laura ha accedido a documentos secretos de la CIA. Claro que Saul tambien podría explicarle a Carrie por qué intentaba darle caza y si es el responsable del atentado fallido en Líbano. Y ya puestos, entre todos podrían contarnos que hay detrás de su sospechoso juego del gato y el ratón, qué hilos está moviendo la CIA en Siria o por qué hace tan buen tiempo en Berlín…


Categorías: Sin categoría

10 comentarios

  1. Laura L

    Volvió la locuraaaaaaa!…no podía faltar!…¿Qué vas a hacer Quinn?…completamente segura que lo correcto…trabajar juntos y averiguar quién puso el nombre en el buzón…

  2. Ashenbach

    Gran capitulo, la serie roza su mejor nivel en cuanto a interpretaciones, sobre todo por Carrie. Me ha sorprendido mucho lo de Saul con Allison, pero bueno, supongo que todo es posible.

  3. enmodiaz

    Hay que ver lo que ha ganado Saul en esta nueva temporada en lo que a compañía de cama se refiere. Y hasta ahí mi análisis sesudo del capítulo.

  4. marcoupsilon

    Y se vienen los giros de tuerca… Buen episodio con una salvaje escena entre Quinn y Carrie… ya quiero ver que sigue, que va a pasar???

  5. upiri

    No me gusta la Carrie bipolar, no entiendo que alguien piense que así tiene un don. Ser bipolar es una putada para los que tiene alrededor y el personaje en ese sentido lo borda. Yo vivi varios años con una bipolar y te acostabas con caperucita y te despertabas con el lobo.

    Como agente de la CIA no me lo creo.

  6. Anonimo

    Lo de la luz verde quedo bastante claro en el episodio. Se refiere a tener permiso para derrocar al gobierno de Siria. Reemplazar a El Asad por un candidato que ellos ya tienen elegido y como le miente al embajador israeli sobre el tema.

  7. percuta

    ¿Puede ser que al principio Carrie dejara la medicación fortuitamente, por algún desorden provocado por el viaje a Líbano, y tres días después, ya sin litio en el cuerpo, ideara todo el tema “súper poderes”? Porque dudo que estando estable y “en su sano juicio” a Carrie se le ocurriera dejar la medicación para volverse Russell Crowe en Una mente maravillosa.

  8. Amber

    Pues yo sintiéndolo mucho pero la Carrie bipolar me cansa un montón. Vaya porquería de episodio. Si tiene que seguir la locura de esta chica como parte de la serie me bajaré pronto, pues creo que está ya demasiado gastado, aparte que lo encuentro cada vez menos creíble.

  9. Hola,
    Me temía que pasara y ha pasado: el capítulo de Carrie en crisis de todas las temporadas. A mi tampoco me gusta, y más cuando ha sido directamente forzado: “quiero no medicarme para poder ser más espabilada” es un tema que choca con la actitud de Carrie en, por ejemplo, la tercera temporada. Me temo que, a parte del lucimiento interpretativo (deslucido por reiterado), sirve para volver a poner a Carrie sin su pareja y con Quinn.
    Es decir, creo que no se atreven a dar el salto adelante y afrontar una Carrie realmente alejada de la CIA, aunque pueda estar en el centro de la acción… y eso siempre le ha hecho daño a Homeland: no entender cuando una situación está agotada (todos recordamos la tercera temporada y esta va para allá de cabeza). Lo mejor que le ha pasado a Homeland ha sido siempre tirar para adelante y plantear nuevas situaciones (la cuarta temporada, o el Saul malo de esta quinta).
    En fin, que no me ha gustado lo que ha pasado con Carrie. Si me resulta interesante, tanto el tema de Siria, como el de los documentos (aunque eso de meter a los rusos es cargarse el dilema moral…. usar los documentos para airear prácticas ilegales, está bien, pero venderlo a otros servicios secretos está mal: si la información no la controla la CIA, lo puede hacer cualquier insensato es un pasote). Creo que este capítulo promete cosas reguleras para el futuro… ojalá me equivoque.

    PD: Gracias por lo de “el mejor analista…” 🙂

  10. sacapegas

    Yo al final no me he enterado si el hacker ha entregado los documentos, ¿al final tanta historia para una peineta?

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »