Review Homeland: Pilot

El estreno de Homeland supera, por lo que se ha visto en términos generales, la media de pilotos de este año. De hecho, cabría decir que en drama, ha sido lo mejor de lo nuevo, y eso no es poca cosa. Algunos podrán decir que el hecho de ser un Remake asegura el tiro, otros que el casting es muy brillante y, a la vez, atrevido, y muchos que en un año de estrenos malos, tampoco es tanto mérito… Pero Homeland es una serie que parece ser enorme y que puede ser una de las revelaciones del año. ¿Por qué? Ahora lo vemos.

¿Sería posible convertir un marine secuestrado durante 8 años en un topo del terrorismo islamista radical? ¿Puede ser una persona desequilibrada mentalmente una heroína, o una simple paranoica? ¿Cómo se vuelve a la vida normal después de pasarte 8 años desaparecido? Estas cuestiones se articulan a raíz de un piloto que mezcla El Mensajero del Miedo, 24 y Rubicón.

Carrie es una persona que cree tanto en sus corazonadas y sus fuentes que ha sido capaz de montar un conflicto internacional por conseguir un chivatazo. Esta acción le ha acarreado el castigo oficial y la pérdida de confianza de su superior inmediato, algo que nos recuerda mucho a Jack Bauer. Sin embargo, a diferencia de 24, aquí las consecuencias de esas acciones se ven… quiero decir, mientras que en 24 sólo podíamos intuir que una insubordinación de Jack o Chloe podría suponer una suspensión temporal o ir a la cárcel, aquí Carrie está al borde del precipicio: desacreditada, apartada y en tela de juicio. Tan al borde del precipicio está, que se refugia en el alcohol y en algo tan atípico como las relaciones esporádicas, y pierde la confianza de los pocos que creen aún en ella. Su obstinación no ayuda y cada margen de confianza que ha tenido lo ha apurado hasta defraudarles. La confianza de Saul  es su última baza, pero no es ilimitada, y prueba de ello es la amenaza con montar un Gran Jurado. A fin de cuentas, Carrie tiene una actitud casi tan suicida como la de los terroristas que trata de atajar y desde luego igual de destructiva con todos los que la rodean para evitar otro atentado (intuimos que el 11 S, pero no sabemos si es al que se refiere en su conversación con David sobre “Hace 10 años”). Por otro lado, la investigación no es tan frenética como pudiera ser en 24, ni parece tan pausada como Rubicón, es decir, mientras en estos casos la trama se ve limitada por el ritmo, aquí, de momento, esto no es así. Carrie nos levanta dudas importantes, tanto por la naturaleza de su enfermedad, como por sus fracasos, por su responsabilidad en el divorcio de David y, a mí al menos, sobre qué le paso en los diez meses que transcurren desde el principio al rescate de Brody.

Por su parte, Nicholas Brody es un tipo que se ha tirado 8 años encerrado y que, oculta algo. Por un lado, el tipo parece lo bastante destrozado física y anímicamente como cabe esperar. El cuerpo lo tiene lleno de heridas y su familia es un grupo de extraños. Eso hace que, al igual que Carrie esté solo, y posiblemente, decepcione a su entorno, si es que no le va a decepcionar antes al conocer la relación entre su mujer y Mike. Jessica Brody se encuentra perdida, confundida y aferrándose a una imagen que, aunque no había abandonado, si estaba borrando de su historia. Tan importante ha sido su recuerdo que odia a Helen Walker por haberse vuelto a casar. Sus hijos por otro lado están entre el desconocimiento absoluto de su padre (el pequeño) y una adolescente que, como suele pasar en casi todas las series americanas, pretenden hacer pasar por rebelde, pero no acaba de colar como tal.

En cuanto a la trama y el secreto de Brody (que conoció a Abu Nazir y que torturó, a lo mejor hasta la muerte a su compañero) nos hace dudar. El hecho de que se refieran a él como “un posible senador o congresista” me recuerda, como he dicho, a El mensajero del miedo. Y el propio “código” es bastante escalofriante por no saber ni para quién va, ni qué significa. Sin embargo, lo que más miedo da, es qué es tan importante y tan gordo como para montar una operación que requiere no menos de 8 años de preparación, contar con un rehén convencido y colar un chivatazo a la CIA.

La fuerza del argumento, al menos a mi parecer, es que no depende tanto de que Brody sea o no un terrorista, sino en el hecho de saber si una agente con un pasado conflictivo y una salud mental tocada, es capaz de convencer y convencernos de que un héroe de guerra y símbolo de la resistencia a la tortura puede ser un traidor. Y aquí mi única queja de este piloto… No me gustan los flashbacks porque o te están adelantando cosas fuera de la trama principal, o porque nos están engañando al mostrar un hecho sin saber su contexto. Así que ¿es un traidor víctima del Síndrome de Estocolmo? ¿Lo hizo todo para sobrevivir? ¿Aparenta algo distinto de lo que es? Y, sobre todo ¿Habría cambiado si no nos lo hubieran mostrado? Aún así, la tortura me ha estremecido tanto por el hecho como por la interpretación de Lewis.

Homeland acumula una serie de virtudes que suelen escasear por separado, y que son rarísimas en su conjunto: la temática atrevida, la trama bien argumentada, los actores muy acertados, un buen ritmo y un casting que quitaba el aliento desde las primeras notas de prensa. La temática de la serie se articula en tres pilares: un posible ataque terrorista y dos vidas absolutamente desestructuradas. La trama parece muy compleja, me da la sensación de que más allá de una clasificación entre buenos y malos, va a ser el choque entre personas muy desequilibradas en unas circunstancias muy sensibles. Los actores son un muy buen sustento para los personajes, algunos tiran de lo que ya sabíamos (como Mandy Patinkin o Damien Lewis) o alguna grata sorpresa (como Morena Baccarin, que no salió de V precisamente por la puerta alta). Por último, que “Julieta” de “Romeo+Julieta” busque relaciones de una noche y sobre todo, que Dick Winters de Hermanos de Sangre pueda ser un traidor, es todo un desafío interpretativo y argumental que cuaja a la perfección. Toda un placer.

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Homeland: Pilot
5 (100%) 1 vote

Categorías: Homeland Reviews Etiquetas: , , , ,

12 comentarios

  1. […] 1×01 Pilot: Nicholas Brody es un soldado americano que ha estado retenido en Irak durante ocho años y que es liberado en una misión espacial y llevado de vuelta a Estados Unidos. A la vez, una investigadora de la CIA, Carrie Mathison, recibe un chivatazo de que se está planeando un ataque terrorista en suelo americano. Y ella desconfía de Brody… (Review) […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »