Review Homeland: New car smell

A partir de ahora, las cosas deberían cambiar drásticamente en Homeland. Por primera vez en 15 episodios, el juego del ratón y del gato debería ser radicalmente distinto a lo que estamos acostumbrados a ver. Así que no queda más remedio que esperar a ver qué pasa y si esta serie sigue aguantando la misma intriga y tensión que nos ha levantado hasta ahora. Este episodio debería ser el principio: ¿A ti que te parece?

Episodio 2×04: New Car Smell
Fecha de emisión: 21 de octubre

Después de ver este capítulo podemos decir dos cosas: el juego del ratón y el gato se ha ido al carajo y a los guionistas de Homeland no les da miedo dar pasos hacia adelante. El equipo creativo de Homeland ha decidido que tener un elefante en el garaje es incómodo y que para esto, mejor despacharlo a la primera ocasión que tienen. Dicho y hecho, el juego de las escuchas y la vigilancia a Brody sobre el que se sustentó la primera parte de la primera temporada, no ha durado ni un capítulo. Una fórmula que parecía válida y que podría haber dado un poco de duración a la serie para afrontar una tercera temporada, se ha descartado al final de este capítulo, lo que, a todas luces es valiente y, sobre todo, muy esperanzador.

Los tres últimos episodios de Homeland serían un dignísimo final de la serie. En cinco episodios, hemos pasado de un demoledor final de temporada a descubrir a Brody, reivindicar a Carrie y la detención del marine. Todo esto es material para una temporada y lo hemos ido despachando a un ritmo que, realmente, no podría ser mayor. Muchos seguidores de 24 acusaban a Homeland de carecer del ritmo de aquella, pero después de estos cuatro capítulos creo que tendrán que rectificar.

Ha pasado un tercio de la temporada y hemos cerrado la premisa principal de la serie: Brody es un terrorista, quién lo tiene que saber lo sabe, y Carrie no se ha inventado nada. Así nos podríamos quedar en un punto de un poco de orfandad o desorientación, porque, la verdad, es que yo no sé por dónde van a ir los tiros. La decisión con la que se ha cerrado todo nos llena de esperanza de que lo que viene es muy gordo y nos morimos de ganas de verlo. Todo lo que está pasando debe apuntar a un resto de temporada de infarto, pero ¿cómo hacerlo si la gran pregunta ya se ha respondido y sin cargarse la credibilidad de la serie? Vayamos analizando.

EL RATÓN CAZADO

Al igual que en el pasado episodio todo el asunto del sastre tuvo momentos bastante hilarantes (tal y como le ha señalado Brody a Roya), hoy el momento gracioso ha sido toda la escena de Saul y Estes. El desprecio que ha levantado el capitoste de la CIA a lo largo de toda la serie y su aire de trepa patético se ha sublimado tanto con su frase “yo era uno de los colegas” como con su cara mientras ve el vídeo. El momento de tierra trágame que vive durante toda la proyección y después es como para que estuviera leyendo un libro al revés como cierto presidente estadounidense. Saul sella con él un acuerdo tácito para acabar con Brody y redimir a Carrie. Estes, que no ha llegado a dónde está por ser ingenuo se garantiza el control de la operación. La expectativa de Saul parece clara, pero la de Estes parece más defensiva que cualquier otra cosa y esto podrá traer más problemas. En el acuerdo Estes sale muy beneficiado, pero creo que todos desconfiamos de él.

Resultante del acuerdo se monta un equipo un tanto curioso. Por un lado vuelve la Brody Crew, con Virgil (personaje que adoro), y con la cara visible del equipo Estes: Peter Quinn. A diferencia de lo que tuvimos la pasada temporada, esta vez la cobertura se hace con todos los medios, planificación e infraestructura necesaria (aunque quizá desorientada por el perfil racial). En cualquier caso, el tema de los seguimientos da para lo que da, y, pensándolo bien, una vez que sabemos todo sobre Brody, posiblemente, sería un bajón para las cotas de excelencia de la serie, alargar el tiempo con una historia falsa. Eso sí, el simple comentario del taxista acerca de los billetes en Langley nos señala qué grado de intensidad podría haber tenido el seguimiento y hasta que punto eso nos podría haber aburrido. A diferencia de la pobre vigilancia de la primera temporada, clandestina y restringida, aquí se crea todo un plan encaminado a acabar con Nazir.

El plan puede funcionar (hemos visto que ha funcionado poco, pero por otras cuestiones) pero más allá del final del capítulo, hay una duda que me inquieta acerca del papel de Abu Nazir. La búsqueda y encuentro de la tarjeta en el aeropuerto de Beirut indica dos cosas: que la gente de Nazir sabe que la tiene la CIA y que saben que conoce su contenido, porque si no, no habrían metido un señuelo en la maleta de Saul. Ahora bien, asumamos que Al Qaeda sabe que Brody está quemado, aunque aún no sabemos cuántas personas están al tanto. La  cuestión es que si saben que Brody está quemado, no tiene sentido que le contacten a riesgo de levantar toda su estructura (incluida Roya, que parece tener cierta importancia). ¿Es una negligencia, es una incoherencia, o es simplemente una trampa de la que esperan sacar un rendimiento incluso con un Brody descubierto? ¿Sería Nicholas un participante voluntario en este nuevo plan? Aunque es pronto para saberlo, lo más posible es esto último, aunque sea para que haya algo que contar en los próximos capítulos.

Carrie y Peter son, posiblemente, si no fuera por la última secuencia del capítulo, carnaza para un análisis en sí mismo como pareja. Me ha encantado la química entre ambos, dado que, aunque parecen cortados por el mismo patrón operativo (son meticulosos, rigurosos, fiables y valientes) la capacidad de Peter de llevar a Carrie al límite ha sido brutal. Los comentarios sobre la locura, el f**larse a Brody, el amor, etc… juegan con el límite de un Asperger gracioso,  y, posiblemente brillante. Sin embargo, más allá de esta fachada, lo que creo es que tanto su mención a la fiabilidad como base de su elección por parte de Estes como esta actitud apuntan al  interés es tener bajo control todo lo que pasa en el caso y, en ese caso, puede que no sea fiable para Carrie en el futuro ¿Por qué? ¿Ordenes de Estes? Posiblemente.

Carrie, reivindicada, parece haber disfrutado un poco con la disculpa de Estes. Posiblemente no sea esto por su petición de disculpas, sino por saber que cada momento que dediquen al caso Brody es un momento de vergüenza para el tío que cavó su propia tumba. Estes, en el capítulo, ha sido, igual que antes, un personaje más cómico que otra cosa… temblemos en su futuro.

LA NOCHE EN EL COBERTIZO

De los Brody hay que señalar un hito: Chris Brody ha vuelto. El pobre ha regresado cuando sus padres están a las puertas del divorcio. Jessica está cansada de las mentiras de Nicholas, aunque dudo mucho que ella le haya contado nada del tío Mike y de su frustrada vida en común. En cualquier caso, el ultimátum de Jess hace que Brody se vaya no sin antes poner una cara de ¿frustración? ¿Rabia? ¿De verdad Brody quería seguir con ese matrimonio? ¿Está Jessica dispuesta a renunciar a su carrera política? La verdad es que es un matrimonio que da como pereza. Aun así, creo que el papel de Jessica puede complicar todo el futuro del sargento, aunque aún no veo de qué manera. En esta situación de ruptura familiar, Dana se vuelve a mostrar como el enganche entre Nicholas y su familia cuando ni siquiera pregunta por el olor a tabaco del coche.

Para complicación, y mayúscula, la que se está generando en tornoa esta chica. No es tanto el tema de que al pobre Xander le queden dos telediarios (cosa que era de esperar tras su retorno como personaje), sino que el nuevo sea el chico de Walden. La verdad es que la pareja adolescente está muy bien construida, no son odiosos, sino bastante cachondos (incluido todo el asunto del paseo con guardaespaldas), y la rebeldía de Dana llega a niveles inmensos con la indirecta al VP. Es de esperar que esta relación vaya a complicarse, tanto para la propia relación (no creo que el VP acepte como consuegro a un terrorista suicida), como para los intereses de Brody (recordemos que Dana es la única que le hace dudar un poco de su plan suicida). Vamos a ver a dónde nos lleva esto, pero estoy seguro de que a alguna parte.

Colateral a la trama familiar está el tío Mike que está haciendo méritos al pagafantismo y, a la vez, tirando con bala. Por un lado, es el hombro amigo para que llore Jess, pero cuando ha visto ocasión para echarle la mano al cuello a Brody, ahí que se ha lanzado con la idea de Lauder. A parte de que la idea sea más o menos creíble (que sabemos que lo es), la premisa de su razonamiento (Brody volvió un poco raro de sus ocho años de cautiverio) es un poco traída por los pelos. ¿De verdad les hace sospechar que vuelva tocado un tipo que se ha tirado ocho años encerrado? ¿Qué creían que le iba a pasar? ¿Qué estaba de fin de semana? El resto del razonamiento es muy acertado y, al igual que decía con Dana, esto nos llevará a algún lado.

LA GUINDA FINAL

Como viene siendo costumbre, llegamos a la gran locura de las dos últimas escenas. En un momento dulce de victoria de Carrie, en el que tiene las manos sobre su presa, tiene que soportar toda la tensión en su talón de Aquiles. A mí casi que la metáfora de los Kennedy y el futuro de Brody con un tiro en la cabeza me parecía una profecía, pero parece que, al menos de momento, esto no será tan así.  El plan funciona, y la bronca de la familia Brody pone al sargento en un punto débil e inseguro en el que, desconfiando de sus “socios” se lanza a por Carrie. En el momento copas vemos a Carrie débil, a Brody tanteando y un momento realmente tenso cuando hablan de la terapia.

La decisión de Carrie de ir a la habitación es complicada de entender con los datos que tenemos de momento nosotros (y supongo que eso dará juego), porque realmente uno no sabe si: de verdad había algún  fundamento en las dudas sobre si Brody se cree o no la trampa, si es resultado de una sospecha fundada pero que ella se cree o si, directamente, es una venganza en un mal momento. En principio, la actitud de Brody cuando ve a Carrie descartaría la primera opción, pero vete a saber.  A mí de momento no me importa cuál de las tres pueda ser, dado que entiendo todas ellas, pero me da la sensación de que las dudas acerca de la tercera opción es un riesgo para el futuro de Carrie en la CIA, y que Saul estuviera en contra de que entrara no apunta nada bueno. Ha sido una escena inmensa que a mi me ha parecido casi un sueño, todo un repaso a lo que ha sido la serie hasta ahora, al lugar que han tenido sus protagonistas, incluso con un punto álgido como la declaración de amor (siempre sospechada, pero nunca confirmada) de Carrie por Brody.

Y visto lo visto, la trama principal de Homeland está cerrada cuando quedan dos tercios de temporada. Todo esto sin contar que habrá una tercera de la que, al ritmo que vamos,  no quiero hacer especulaciones respecto a la continuidad de Brody, que de momento me parece complicada, pero los creadores se muestran últimamente muy adelantados a lo que esperamos.  A mi entender  los escenarios que nos quedan van desde una redención y colaboración de Brody a una trampa de Nazir en la que Brody sea parte importante pero no necesariamente voluntaria ni consciente. Esto es lo que más o menos pienso que puede pasar, pero las tramas que acompañan de la familia Brody y de los marines, me hacen inclinarme más por una posible colaboración de Brody puesta en peligro por las pesquisas de los marines, pero al ritmo que vamos, esto posiblemente sólo llegue hasta la penúltima escena del próximo episodio.

Nota del autor
4,5
Vuestra nota
Review Homeland: New car smell
4.7 (94.55%) 22 votes

Categorías: Homeland Reviews Etiquetas: , , ,

47 comentarios

  1. […] 2×04 New Car Smell: Boooooom! Carrie pierde los nervios y asalta a Brody en su habitación, acusándolo de traición a su país… Ya no hay marcha atrás para Nicholas, ¿o sí? (Review) […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »