Review Homeland: Beirut is back

Beirut vuelve, y Homeland está de vuelta, así que llega el momento de disipar dudas. Cuando empieza este capítulo hay muchas cosas que queremos saber, ¿qué ataque es el que amenaza a América? ¿lo descubrirá Carrie? ¿estará ella a la altura? ¿quiénes son y qué persiguen sus vigilantes? En el otro lado del charco las dudas no son menores acerca de cómo influirá la indiscreción de Dana en el futuro del buen sargento, y de qué tiene planeado Nazir para él. Todo esto no es más que lo que precede a la gran pregunta ¿Cuándo y cómo volverán a cruzarse los caminos de Carrie y Brody? Veamos si este segundo capítulo aporta un poco de luz a estas cuestiones.

  • Capítulo: Beirut is Back
  • Fecha de emisión: 7 de octubre

Madre-del-amor-hermoso… qué barbaridad. Si había dudas de que Homeland había vuelto, el cliffhanger de este episodio lo pregona a los cuatro vientos. Si había dudas acerca del valor de esta producción a la hora de afrontar retos, aquí tenemos uno con mayúsculas. Si alguien pensaba que la segunda temporada iba a ser el simple pretexto con el que alargar una producción resultona, aquí tiene para reflexionar: Homeland puede ser una excepcional historia en dos temporadas.

Beirut is back ha recogido las señas de identidad de la laureada primera temporada de Homeland: intriga, ataques de locura de Carrie, angustia del sargento Brody, muchísima tensión y una sorpresa brutal. Este capítulo es la esencia de esta serie en estado puro. Sin embargo, justo antes de la última escena, antes de que Saul encontrara la tarjeta SD,  la trama de Beirut y de Brody con Nazir parecía agotada, y sin embargo…en unos pocos segundos se le da la vuelta a la trama y nos pone el corazón en la boca.  Pero vayamos por las partes que nos llevan a la gran colisión.

Beirut

La huida que inicia Carrie con su sonrisa le lleva a olvidar lo que es: un descarte temporalmente recuperado por necesidades del guion. Eso hace que llegue a un compromiso con Fatima que pone en un brete a las dos personas que aún confían en ella: Saúl y la propia Fátima. Esta recibe una promesa que Carrie no puede mantener porque no está en su mano. Saúl tiene que responder a ciegas de una información que pasa por una fuente de la que aún no sabe qué pensar. Carrie, que ya recupera su color de pelo (¿teñido ultra rápido, peluca, re-teñido?) sufre una crisis al oír la conversación de Estes con Saul. En un principio pensé que se trataba de un brote psicótico episodio maníaco, por lo que parecería que haberse frito la sesera no le trajo mucha cuenta, sin embargo, me parece más un ataque de ansiedad. Por cualquiera pase que vayas a trabajar con la única  persona que crees que confía en ti, enterarte de que no lo hace y que, además, le sitúas en un punto tan complicado como decidir si atacar o no a ciegas. Por cierto, me ha parecido un momento emotivo cuando hablan de la no relación durante los tres meses entre Saul y Carrie, que nos muestra un poco de la soledad que ha debido.

La decisión de Saul no es fácil, porque tiene mala pinta su planteamiento dado que Carrie puede no estar muy bien de la cabeza, y mala pinta por ser muy oportuna para los intereses terroristas en caso de fracaso. A todo esto se le suma el que, de verdad, me parece uno de los malos más malos de esta serie, David Estes, que quiere el cargo, pero no las cargas de dirigir, y le deja el marrón entero. En una conferencia (me parece una licencia muy graciosa lo del Skype, bien podrían haberla hecho por whatsapp) se manifiestan todas las dudas. Si Saul decide correr el riesgo de confiar en ella sería poniendo mucho en juego, y así lo hace tras la conversación de la azotea. De nuevo ha sido muy angustioso (y brillante en el plano interpretativo) el momento en que Carrie confiesa su arrepentimiento por haber desconfiado (cree ella que injustamente) de Brody.

El ataque ha sido muy emocionante, mucho más por la parte de Brody que por la parte de Carrie. En verdad, creo que todos sabíamos que Nazir llegaría, aunque a mi me daba la sensación de que podían haber acabado con él, para ver hasta dónde iría la trama. La situación en el bunker del pentágono ha sido realmente agónica. A parte de la vieja polémica acerca de la cobertura de móviles en estos sitios, que ya se trató en los comentarios de la review de Marine One, lo más chocante de todo es que Brody tenga en su móvil el teléfono de algún terrorista (con todas las precauciones que toman para cualquier encuentro). Señores, si Walter White tenía dos móviles, me gustaría pensar que los terroristas internacionales infiltrados en el Congreso de los Estados Unidos también  toman este tipo de precauciones.  He sufrido con Brody tanto como lo hice al final de la primera temporada, pero, a diferencia de aquella ocasión, creo que más que por convicción ideológica, Nicholas actúa por amistad y lealtad con Nazir y, sobre todo, para esperando saldar deudas.

El milagroso soplo del buen marine hace que Nazir escape, pero nos da dos cosas: la recuperación por parte de Carrie de su confianza y, a consecuencia de ello, el saqueo de la casa de los Ali. La escena de fuga después del subidón del ataque a Nazir, a mi me ha desmerecido un poco, pero Saul demuestra estar dispuesto a jugarse mucho por su protegida, no solo profesionalmente como hizo antes, sino personalmente.

El retorno de Carrie es la contraposición de la sonrisa del primer capítulo: no hay riesgo, no hay miedo, pero, sin embargo, se siente vacía. Su único punto de consuelo ha sido las palabras de agradecimiento de la Mayor Méndez. Y así podría haber terminado esta historia.

Washington

Mientras tanto, en DC el sargento Brody parece que empieza a dudar de las distintas causas en las que está envuelto. Por un lado parece dudar de su apoyo a  Walden en su carrera, descartándose así en gran medida para sucederle como VP. Las dudas acerca de ayudarle con los obuses anti túnel, y las palabras a Jessica sobre el fabricante de armas  muestran no tanto al mártir sirve a una causa como a una persona fiel a sus convicciones. Por otro lado, como dirá al final del capítulo a Roya, ya no quiere estar en deuda con Nazir.  Brody quiere vivir su vida, con su hija  y conforme a su moral y en eso no entra ni traicionar a su país ni atacar indiscriminadamente con drones y bombas ultradesctructivas. A mi me parece que ni Nazir estaba interesado en su apoyo como congresista, ni contaba con que este fuera duradero, sino que tiene algo en mente en lo que Brody puede serle útil de otro modo.

La señora Brody ratifica los indicios del primer capítulo  de no querer renunciar bajo ningún concepto a su nuevo estatus. No es que esté mal, es que posiblemente lo haga a costa de su propio marido, al que utilizará para medrar socialmente. Lo peor de todo, es que pone cara cada vez que pide, o discuten, de que lo que pide es derecho suyo por…nada en especial. Parece que su ambición le hace olvidar que el que se pasó ocho años secuestrado (al menos oficialmente) fue su marido.

La que tiene el punto de cordura en el hogar de los Brody es claramente Dana. La escena en el coche con su madre me parece de lo mejor rodado con adolescentes en la ficción norteamericana actual, ni caricaturizados, ni simples, ni estereotipados, su papel gana peso.  Es más, me gusta hasta el personaje de Finn que nos puede aportar algo más de chicha. Creo que al igual que Saul con Carrie, Dana juega un contrapeso redentor con Brody. Es algo así como que si el amor o la confianza por cualquiera de los protagonistas es lo que les puede evitar llegar al exceso. Lo cierto es que el peso de Dana va creciendo y ya es lo bastante grande como para asumir que su papel en el desenlace de la trama será fundamental. Esto ya fue así al final de la primera temporada a la hora de plantear a su padre dudas para apretar el botón, pero creo que será aún mayor.

Mientras tanto, reaparece el viejo Tío Mike para pedir a Brody que le eche un cable sobre la muerte de Walker, y es que los marines dudan de que fuera un tirador solitario por su historial de éxito. Más allá de los lógicos temores y obstrucciones de Nicholas, vemos su mala relación con sus antiguos colegas y la existencia de dudas. Todo esto sería muy importante si no fuera por la última escena, así que no sé que sucederá a partir de ahora.  Lo más curioso de esto es lo que dice Mike acerca de Gaines sobre que lo único que hace es no pintar nada. No sé hasta qué punto es una opinión de un personaje o un guiño de los guionistas descartándola como topo. Y es que del topo no sabemos nada: ¿Está? ¿No está? ¿Existió alguna vez? Por un lado Gaines cuadraría en casi todos los aspectos, aunque aún no sabemos si era realmente el topo. Puede ser que no hubiera después de todo y que todas las explicaciones dadas sobre la cuchilla fueran ciertas, o puede ser que siga activo (¿quién facilitó la información a Roya sobre la caja fuerte de Estes?), pero, de momento está en un segundo plano. Veremos si no se queda en el tintero.

El choque

Y a todo esto, podríamos haber terminado el capítulo, quedarnos rumiando cómo seguiría, y en paz: pocas veces uno tiene tanta tensión en un solo capítulo. Pero Saul se encuentra la tarjeta y todo cambia, y no sabemos de qué manera lo hará. Aunque todos contábamos con la aparición de la tarjeta desde que supimos de su pérdida, nadie, y creo que en esto estoy en lo cierto, contaba con que lo hiciera en sólo dos capítulos. A parte de la cara de Saul y todo lo que transmite (reivindico a Mandy Patinkin como uno de los pilares de esta serie), ahora estamos ante una serie de posibilidades que, por primera vez, nos desbordan en Homeland. Esta serie siempre ha tenido una premisa más o menos clara: traidor o no, y detener el ataque. Sin embargo, ahora no tenemos, o al menos yo no tengo, ni la más mínima idea de por dónde pueden ir los tiros. Lo más sencillo sería pensar en una detención rápida y fuga del sargento, pero me parece poco posible. Existe la opción de que haya dudas sobre el vídeo, pero la verdad es que su contenido da lugar a poca confusión y no creo que tarden mucho en comprobar que es cierto. Así pues lo único que se me ocurre es que, a partir de ahora, todo consista en tender una trampa a Brody  para detener a Nazir. Creo que, si había alguna duda, la aparición del vídeo liquida casi cualquier opción de supervivencia del marine para una tercera temporada, pero este enfoque, junto al papel de Dana puede ser la base para una historia contrarreloj de redención pública y privada de Nicholas Brody. Solo los 10 episodios restantes nos dirán.

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review Homeland: Beirut is back
4.8 (96.36%) 22 votes

Categorías: Homeland Reviews Etiquetas: , , ,

67 comentarios

  1. Homeland – Temporada 4

    […] 2×02 Beirut Is Back: Saul recurre a Carrie para que le ayude en su investigación y ésta se ilusiona con un posible regreso a la CIA. Por su parte, Brody empieza a dudar de la causa en la que está envuelto en el capítulo en que Saul ve la cinta de la confesión de Brody (Review) […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »