Review HIMYM: Trilogy Time

La fuerza está con ella, no cabe duda… How I met your mother se ha reencontrado con la mejor versión de sí misma, como si el parón de principios de marzo le hubiera servido para recargar las pilas y afrontar el final de temporada en plena forma. Si The Broath fue un ochomil, Trilogy Time no le va a la zaga. Por delante, cuatro capítulos (los dos últimos emitidos del tirón) en los que no solo deseamos sino que además confiamos saber más sobre Quinn y Barney… y sobre la mother, claro. Que alguna pista nos han dado esta semana, oiga…

Esta semana no os voy a dar la lata con mi habitual ración de alabanzas a lo maravillosa que es esta serie cuando juega con las líneas temporales: lo es, punto. Este 7×20 es una joya de montaje y de raccord, ya que tiene en cuenta decenas de detalles en su constante ir y venir por la primera década del siglo. Si os parece, vamos a pegar un repaso a tanta movida temporal.

2003: adoro al Ted pijo y sofisticadamente pedante, que por fin logra que su pelo crezca hacia abajo en lugar de hacia… ¿todas partes? Su trauma capilar es compartido por Marshall, en su caso con el vello facial. ¡Qué bigote más horrible, parece su propio doppleganger, el mítico Moustache Marshall! Y Lily, aún preñada, mantiene el pelo de su etapa gótica. Evidentemente, hay bocadillos a disposición y la futura esposa de Ted toca el bajo, tal y como siempre ha deseado él. Por cierto: ¡genial que Robin (¿Rhiannon, WTF?) sea inglesa! En la parte real, sin duda lo mejor es la aparición estelar de Barney: “¿De verdad, Marshall, no sabes en qué es mejor tu vida ahora respecto a tres años atrás?”

2006: el futuro falso, lo mejor del capítulo. Eso sí, me cuesta elegir entre el Ted operístico, la megapija y afrancesada Robin, la Lily en modo nuera perfecta, Sir Marshall (¿qué reina le nombra caballero, por cierto?)… o el mismo Barney de siempre (muy grande la broma del KFC y ese móvil viejunísimo pero que en 2006 supongo que era lo más). Ah, perdón, ya me he decidido: “And it still makes sense that we all live together“. Esa frase de Lily ha sido gloriosa. La parte real no se queda atrás: grandiosos la Robin en plan salida y el Marshall abandonado… ¡qué tiempos aquellos!

2009: aquí la palma se la lleva de nuevo Robin, que parece sacada de un episodio de Mad Men y sigue tan sexual como en el anterior flash-loquesea. A poca distancia, Barney con su aberrante idea de los pechos traseros… ¡qué tío! Me encanta que siga haciendo la broma de “Whatsuuuup?“, por cierto. La parte real prácticamente supera a la ficción, nunca mejor dicho. Hábilmente, los guionistas aprovechan para contarnos un poco más de los inicios de la relación entre Robin y Barney, una etapa en la que usaban excusas tan elaboradas como “tenemos clases diferentes de decoupage en el mismo edificio”. Es muy exagerado, pero me encanta la ingenuidad de Marshall y Ted, tanto como las reacciones del Soldado Imperial Robin de fondo…

Todo este camino para llegar a un 2012 en el que Ted se da cuenta, uuuuna vez más, de que su vida no es para nada la que siempre había soñado. Ella, The One (no confundir con The Special One, ese es Mourinho), todavía no tiene rostro. Su futuro en 2015 pinta horrible, y contrasta con el delirante porvenir de Lily, Marshall, Robin y su marido con gorra. Para quien pinta bien es para Barney, que cae en la cuenta de que lo suyo con Quinn es Amor, así en mayúsculas. Me encantan estos dos, y estoy casi segura de que Robin se meterá en medio y nos dejará sin stripper; ojalá no sea así y podamos tener más Quinn, porque el personaje y la actriz encajan muy bien en la serie.

Y para el final, un cachito de futuro: 2015. Año en que Ted ya tiene una hija, con lo cual ya hay madre de por medio, de modo que al menos sabemos seguro que antes de una hipotética décima temporada deberemos haber conocido a la señora Mosby. Además el bebé, dos detalles: uno friki y uno curioso. El friki hace referencia a Star Wars y es la frase que pronuncia Barney: Han shot first (Han disparó primero). Si sois muy fans de la saga, ya sabréis de que hablo; si os gustan las pelis, pero no fuisteis a verlas disfrazados de jedis, en la Wikipedia os explican de qué va la historia; si ni siquiera sabéis que Han es Han Solo, uno de los protagonistas de la saga… en ese caso, da igual todo. El otro detalle hace referencia a Barney: el rubio esconde de manera muy descarada su mano durante toda la secuencia de 2015, evitando que veamos si lleva anillo de compromiso… ¡maldito!

Mini avances de trama, flashbacks y flashforwards, autorreferencias y buenos gags… ¿qué más se le puede pedir a un episodio de HIMYM?

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review HIMYM: Trilogy Time
5 (100%) 3 votes

Categorías: How I met your mother Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »