Review HIMYM: The wedding bride

Magia, magia y mil veces magia: ¡major baggage! Unos dedos en la frente de Robin y Ted y la máquina del tiempo nos lleva al maravilloso Slapsgiving, donde se destapa la genial (pero horrible para el resto del grupo) broma interna entre los dos tortolitos: ambos hacen el gesto militar al unísono cuando alguien pronuncia un cargo militar en voz alta. No sé si me explico… Una vez y otra vez, The wedding bride homenajea constantemente capítulos pasados de , haciendo un recorrido por alguna de las joyas de la serie. No deja de ser significativo que HIMYM tenga que retroalimentarse para intentar llegar a su nivel habitual, pero eso no quita que este 5×23 haya sido awesome

Awesome sobre todo por el excelente estado de forma de Ted, protagonista de la serie pero muchas veces arrollado por Barney, Marshall o incluso Robin (casi nunca por Lily). The wedding bride es el título de la película que da nombre al capítulo, una peli que ya se mencionó a finales de la cuarta (As fast as she can); ni recuerdo ni tengo ahora mismo acceso a ese capítulo, pero creo que hasta nos enseñaron un poster promocional. Y ahora, claro, hay hasta sitio web oficial… En dicho film se nos explica una versión de los hechos (una, bastante especial) que rodearon a la no-boda de Stella y Ted. Tony, el que se lleva finalmente a la rubia, aquel instructor de karate, es el guionista-director del asunto y muestra la historia desde un punto de vista que saca de quicio a Ted, porque lo presenta como el más odioso, estúpido y lamentable de los personajes posibles. Y no esconde mucho la fuente de inspiración: Jed Mosely. Qué gran nombre…

¡Buenísimo!¡Buenísimo!

La película es, por un lado, una constante mención a cosas que nos son familiares: las botas de Ted, la petición de mano en la recreativa, las referencias al McLaren y a New Jersey, etc. Todo pasado por el prisma de Tony, que convierte a Ted en la personaje más abofeteable del mundo (¿hay algo peor que la frase No-can-do's-ville, baby doll?), a él en una especie de Kung-Fu + Michael Landon y a Stella como una pánfila que no se da cuenta de la basura que tiene al lado hasta que alguien se lo dice. Casualmente, el propio Tony. Por otro lado, tenemos una clara parodia de las películas románticas, llevada al extremo en esa escena final no apta para diabéticos. Si además la mezclas con la escena en la que Ted le pide perdón a Royce, el nivel de azúcar se dispara hasta la estratosfera. En serio, HIMYM sabe ser romántico sin caer en la vomitera, como por ejemplo con cosas tan originales (ya sé que a la par que imposibles, pero al fin y al cabo no deja de ser una serie de televisión) como cuando Ted provoca la lluvia o la cita de los dos minutos. Una 2-minutes date rebajada aquí hasta la altura del betún… ¡no me creo que la auténtica Stella haya dejado que la memoria de aquella cita se manche de tal manera! Imperdonable, totalmente imperdonable.

Pues lo dicho, que demasiada parafernalia para recuperar a, wait for it, Royce. ¿Royce? ¿Como el coche? ¿Qué nombre es ése? En parte lo entiendo, con tanta cita para Ted se les estarán agotando los nombres… Una chica que no parece ser nada del otro mundo, poca chicha para una pre-finale. Parece ser que la hemos despachado, así que genial. No, en serio, alguien a quien le encanta The Wedding Bride no merece la pena, ¿no es cierto?

La lista de referencias a capítulos pasados es brutal. La peli rescata momentos míticos: el tatuaje en forma de mariposa, la manera de pronunciar enciclopedia de Ted (qué grande ese momento McLaren en que Ted, Royce y dos amigos se están riendo de esto… pero Ted cuela sutilmente que de hecho esa es la forma correcta de pronunciarlo), la cabra, ¡las botas rojas! A cuál mejor. Bueno, sin duda el mejor momento es cuando Ted y Robin, sorprendentemente, rescatan su gag militar: ¡major baggage! A mí, por lo menos, me ha encantado…

Esas botas...Esas botas…

En general ha sido un gran capítulo, con dos o tres momentos muy grandes: cuando Ted está tomando vino en casa con Royce, justo al principio, y ve maletas que aparecen y desaparecen, es genial. También el caminar de Marshall por la ciudad… Y el gag de Jed Mosely evolucionando hasta Ted Mosby también lo es. Argumentalmente, volvemos a Stella, a la relación de Ted (junto con la de Robin, claro), que nos prepara el camino para la gran reflexión filosófica que, seguro, traerá la finale. No me quiero ir sin dejaros con la lista de las maletas que aparecen en la última escena:

  • Fan de los Cubs
  • Ex famoso de un reality
  • Padres divorciados
  • Me acosté con Barney
  • Mi padre me olvidó en una gasolinera
  • 5 ex novios gays
  • Tomé el pecho hasta los seis años
  • Mi madre aún me lava la ropa
  • Me acosté con Barney (2)
  • Me acosté con Barney (3)
  • Elvis está vivo
  • Adicta a la cirugía
  • Aún creo que mi banda de ska va a despegar
  • Prefiero a los coches que a la gente
  • Tri-polar
  • Me pone el fuego
  • Aún me gusta Oasis
  • Sólo salgo con miembros de grupos
  • Abducido por extraterrestres
  • Bastante racista
  • Cleptomano

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo. Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar, desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un punto… para Jed Mosely: “No puedo esperar a que ella deje su hermosa casa en Nueva Jersey y se venga a vivir conmigo en un apartamento encima de un bar
  • Dos puntos… para la Barney: “Entonces, para que no haya dudas, ¿estás diciendo qué no tienes un par de botas rojas de vaquero en tu armario?
  • Y los tres puntos… para las maletas. Para todas y cada una de las maletas que van apareciendo durante el capítulo, especialmente la que le pide a Ted paciencia, que deje a Royce acabar su trago…

Bonus track: Marshall exigiendo un poco de respeto para los que no quieren spoilers… ¡como la vida misma!

No hay una descripción disponible¡Leedlas todas!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review HIMYM: The wedding bride
4.5 (90%) 4 votes

Categorías: How I met your mother Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »