Review HIMYM: The Stinsons

¡Ha vuelto! How I met your mother está de nuevo en marcha, tras un
parón matador que nos ha tenido casi un mes sin serie. HIMYM ha
regresado con The Stinsons, filtrado en su día pero que nosotros hemos
querido repasar en su momento, en su semana de emisión real. Y así,
cogemos carrerilla para lo que viene…

The Stinsons, capítulo de Barney, cien por cien Barney. Hasta ahora habíamos indagado en las vidas familiares de casi todos: Marshall y su familia de gigantes, Robin y sus diferencias con su padre, los divorciados padres de Ted y su alocada hermana… Lily y Barney eran los menos tratados, aunque del segundo sabíamos que su padre era el presentador de El Precio Justo. Ahora hemos conocido a su madre (conocíamos sus piernas en varios flashbacks), a su esposa y a su hijo. Realmente la escena en que Barney los presenta es genial, con el niño subido a la espalda de papi al más puro estilo familia feliz. Y rápidamente sabemos que hay gato encerrado, porque es imposible que esa escena familiar sea cierta… ¡¿Barney casado?! ¿¿Y con un hijo?? Pues no, resulta que son actores… Quizá una licencia demasiado arriesgada en cualquier otra serie (¿un tío contratando actores para encarnar a su falsa familia? Por favor…), pero perfectamente posible cuando estamos hablando de Barney Stinson.

Tengo que admitir, echando un vistazo por ejemplo a la cuarta temporada, que estamos ante un capítulo bastante flojete. No hay gags memorables y cojea bastante en cuanto a ritmo, pero aún así hay algunas cosas a destacar. Para empezar, el rollito sitcom ochentera que impregna todo el episodio, con una casa bastante retro y prácticamente toda la acción situada entre la cocina y el salón: un clásico. Rollito reforzado con la frase de Barney: “Call me crazy, but child actors were better in the 80's” (Llamadme loco, pero los actores infantiles eran mejores en los 80), lógicamente frase relacionada con su papel en Un médico precoz, musiquilla final incluida.

El castingEl casting

Los actores que actúan como familia de Barney me gustan, especialmente el niño, que tiene un guión muy jugoso, en constante tira y afloja con su papá: se nota poco valorado en su trabajo y no responde a su nombre ficticio, discuten sobre su intolerancia a la lactosa… Surrealista que Barney le amenace con despedirlo, me hubiera gustado saber qué habría inventado como excusa para su madre. Por cierto, de tal palo, tal astilla: Tyler se siente atraído por Robin (al menos intenta besarla) y tira de frases recurrentes (“Tyler no likey!“), dos rasgos muy característicos de Barney. La estructura de sitcom clásica se subraya con la creación de minitramas para todos los personajes (la discusión Marshall-Lily, la conexión Robin-Tyler, el rollete Ted-Betty)

Pero me da la sensación de que han sacado poco partido de una idea brillante, como es que Barney cree una familia ideal de la nada. Se aprovecha en algunos momentos, como cuando Barney le entrega el guión de la cena a Tyler (surrealista) y luego tose para recordarle que están en la página 4, o cuando de nuevo Barney se pone empalagoso con Betty y le dice en voz baja a Ted: “Así eres tú cuando tienes pareja…” Pero, en general, me ha faltado ese punto de locura-Barney, el que vimos en The Possimpible con el CV, sin ir más lejos.

La madre de Barney, escandalizando a Marshall y LilyLa madre de Barney, escandalizando a Marshall y Lily

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo. Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar, desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un punto… Barney y sus pelis, apostando por el malo
  • Dos puntos… para Marshall y Lily en la cocina escuchando batallitas de juventud de la madre de Barney…
  • Y los tres puntos… para la escena de Ted posterior al beso con Betty, en la que improvisa una historia en Montecarlo, con una novia ciega y… ¡¡surrealista!!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »