Review HIMYM: The Stinson Missile Crisis

Con más retraso del debido, o incluso del perdonable, llega la tercera review de la temporada de HIMYM, la correspondiente al 7×04. The Stinson Missile Crisis ha sido un capítulo algo rarito, con una doble trama más relacionada de lo que parecía en un principio, y con Robin ejerciendo de maestra de ceremonias desde la consulta de un terapeuta con cara conocida. Un episodio que baja ligeramente el listón tras el gran arranque de temporada, aunque estoy seguro de que a todos nos ha despertado más de una carcajada. ¿Empezamos?

Si la fiebre de Lost siguiera ejerciendo en mí la misma atracción que en sus mejores días diría que este ha sido un episodio Robin-centric; pero ahora hay otra manera de llamar a las cosas de este tipo y no parecer tan viejuno: apelar a la sencilla jerga de Game of Thrones y decir que es un capítulo desde el punto de vista Robin. Por si alguien se lo pregunta, me estoy acabando el primer libro de la saga… Robin nos guía en las tramas de The Stinson Missile Crisis de esa manera en que HIMYM suele tratar tantas veces sus historias: empezando por el final. Sabemos que la canadiense está en la consulta del psicólogo por mandato judicial, pero no sabemos qué ha pasado para llegar hasta ahí. Los 20 minutos de turno nos lo desgranan, no sin dejarnos otra incógnita al final (¿rayaste el coche del juez, Scherbatsky?), y de paso hurgan un poco más en la nunca resuelta paradoja del trío. El trío Marshall-Lily-Ted.

Y es que la señora Aldrin sigue avanzando en su gestación y no solo ella misma o su pareja tienen planes: también los tiene Ted, que propone asistir a clases de parto, cambiar de ginecóloga o hacerse camisetas rojas. ¿Sinceramente? Trama muy de relleno, muy poco consistente y hasta algo forzada. La parte buena es que nos ha dejado grandes gags, como cuando Ted empieza a enumerar Grandes Tríos de la Historia… Batman, Robin… y Alfred! Hilarious! El gag se completa al final con un magnífico repaso fotográfico del que me quedo, sin duda, con la última imagen, la de Star Wars.

Por cierto: el robot en cuestión se llamaba R5-D4… Como digo, la trama en sí no tiene más vuelta de hoja que los gags. Estirando un poco, nos sirve para saber que Marhsall tendrá algún problema el día en que nazca su hijo, puesto que no llega a tiempo al parto. La parte práctica es que nos enlaza perfectamente con la otra parte del capítulo, como demuestra la conversación de sofá que tienen casi al final Robin y Ted. En ambos casos, aunque con matices, tenemos a alguien que tiene que dejar a un ser querido irse. La canadiense debe apartarse para que Barney y Nora puedan ser felices; Ted debe hacer lo propio con Padmallow. Me gusta mucho eso que dice Ted de que a veces hay que dar un paso atrás; le falta completar la frase con un para poder dar dos adelante. Porque creo que es lo que le toca entender a Robin. Su paso atrás está dado, de manera simbólica, cuando se arrepiente de haber azuzado a la rubia de pechos ingentes dándole la dirección del ya mítico Café L’Amour y decide ahuyentarla… a palos. Ese es el paso atrás; y los dos adelante serían convertirse en la corbata la chica elegida por Barney en el día de su boda. Cuanto más avanza la serie más me convenzo de que así será. Mejor, porque empiezo a no soportar a Nora… en serio, ¿no os parece un personaje excesivamente plano? La culpa, claro, es de que tiene muy pocos minutos en pantalla… pero cuando Ted tiene un ligue medianamente serio enseguida empezamos a saber cosas de ella. ¿Por qué en el caso de Barney y Nora no es así? En mi caso están logrando que me empiece a caer muy gorda.

La trama de Barney es de manual, un clásico de El Traje: alocada, inverosímil… pero cautivadora y divertida a partes iguales. Brutal el truco del doctor reductor de pechos, y genial la pirueta del abogado (al más puro estilo Saul Goodman) que tiene una demanda contra él. Classic Stinson! Por cierto: persiguiendo la web que aparece en el anuncio, www.stinsonbreastreduction.com, me he dado de cabeza con una joyita que desconocía: el How I met your mother Archive, una web que recopila todas las webs que aparecen nombradas en la serie. Daos una vuelta porque merece mucho la pena.

También es genial el personaje de Jack Fantastic, el peluquero gay, y el hecho de que hayamos asumido con naturalidad que Barney luzca aún la terrible corbata de los patitos. Por un lado ardo en deseos de que se la quite, porque eso seguramente supondrá otra gran apuesta, pero por otro lado prefiero que la mantenga y que el resto del grupo le haga bromas crueles. En este capítulo solo Nora ha hecho mención a la corbata, aunque ha sido con su extrema sosería habitual, así que no cuenta.

Finalmente, el episodio nos presenta a Kevin, el personaje de Kal Penn, que estará a bordo durante algunos capítulos. Sí, Kal Penn, como si fuese un rey dothraki… vale, ya paro. Kal Penn, decía, el mismo que pasó dos temporadas junto al doctor House, el mismo que comparte gabinete con Barack Obama como director asociado de la Oficina de Participación Pública de la Casa Blanca. Un hombre polivalente, sin duda. Ah, se me olvidaba: quizá también os suene por ser uno de los colgaos muy fumaos, esa saga de películas donde su compañero de aventuras es el adorable John Cho (el terrible Noh de FlashForward, que sin embargo bordó su papel en HIMYM como potencial jefe de Marshall), y donde también ejerce Neil Patrick Harris as himself.

En resumen: capítulo normalete. Buenos gags, pero la puesta en escena ha sido algo pobre y la trama entre Ted y la pareja me ha sabido a poco, con tópicos como las clases de parto. Robin ha guiado bien el barco, y de manera coherente: reacia como es ella a explicar sus sentimientos, le ha dado mil vueltas a la historia antes de afrontar la realidad. La verdad es que soluciona los problemas un poco como Ted, Ohio style… Mis 5 momentos:

  • Gran Marhsall: “It’s fascinating… how profundly little I know about vaginas” Pobre, y encima luego se queda sin explicaciones al tener que huir de la clase de parto precipitadamente
  • Sandy Rivers time! Hacía mucho que no sabíamos de él… ¿soy yo o se ha cortado el pelo?
  • Barney dejando a Port Authority Mitch por teléfono, maravilloso cuando se pone a llorar y le da recuerdos para su familia
  • Impagable Jack Fantastic, sobre todo cuando saca la foto de su hermano Barney, con ese gesto de ajustarse la corbata
  • Y, nuevamente, las fotos del final, pero sobre todo la de Star Wars… ¡si es que aprovechan siempre que pueden para mencionarla!

¿Dónde estará Marshall?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review HIMYM: The Stinson Missile Crisis
3 (60%) 1 vote

Categorías: How I met your mother Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »