Review HIMYM: The Slutty Pumpkin Returns

Review HIMYM: The Slutty Pumpkin Returns

Si habéis ido leyendo las últimas reviews de How I met your mother, y no hablo ya de las de la séptima temporada, sino de muchas de la sexta o incluso la quinta (madre mía… ¡si es que tenemos un porrón de reviews, esta es la 79ª!), os habréis dado cuenta de una acusada deceleración en mi pasión por la serie, parecida a aquella del padre que ve como su hijo predilecto cada vez saca peores notas. Lo quiere, claro que lo quiere, pero sabe de su potencial y a veces le pegaría una colleja para que despertase y dejase de hacer el tonto. Bien, pues esa colleja ha sido darle al play en este 7×08 y la reacción ha llegado de forma instantánea: Robin siendo más Canadian Robin que nunca, gran broma sobre Facebook (¿Quién queda en Facebook? ¡Los padres!), gran apunte de Marshall, y Barney aterrorizado. Canadian Barney! ¡Así sí, HIMYM!

Y es que esa imagen de Barney con la corbata de patitos (por cierto: echo de menos más bromas del grupo sobre la corbata de patitos, deberían colar un par en cada capítulo) y la bandera de Canadá en el pecho es magia pura. Un gran inicio, escena pre-opening corta pero intensa, muy marca de la casa, preludio de un capítulo muy bueno. Un capítulo que eleva el nivel de la temporada y en el que no hay ni rastro, ni media mención siquiera, a Kevin y a Nora, mis dos bestias negras. Bueno, miento: Barney sí habla de su novia en un momento dado, pero eso es todo. ¿Casualidad o causalidad? Pues no lo sé, pero ahí están los datos…

Y me gustaría incidir un poco sobre este tema porque precisamente la semana pasada, en la review de Noretta, el amigo Marc nos decía lo siguiente:

Lo que viene a continación es solo una recopilación de cosas que se dijeron de Nora la pasada temporada en las reviews: “¡Barney le ha echado el ojo en serio a una mujer! ¡Increíble! Y lo que es más fuerte: ¡ella ha ido a jugar al lasertag con él! Lo que demuestra no solo que es una crack, sino que además puede asomarse un futuro aquí… Me gusta mucho Nora para Barney” // “Yo creo que es interesante, porque con Nora pueden plantear historias que la canadiense quizá no permitía. Para empezar, seguro que Nora le da más caña, y se alejan del paradigma de pareja perfecta/pegajosa que llevaron Barney y Robin en la quinta.” // “Nora. Curioso personaje, ¿no? Ha llegado como un terremoto a la vida del rubito, haciendo que muchos la vean incluso como su futura esposa en una hipotética boda en la que Ted sería padrino y conocería a la mother. Otros, en cambio, prefieren apostar directamente por que ella sea la mujer de Ted. ¿Es posible?” // “Barney y su chica. ¿Por quién apostamos? Nora tiene muchos números. Se intuye ideal para Barney, y además no tiene las desventajas de Robin: el fracaso de la relación que ya compartieron, el hecho de que ella sea alérgica al matrimonio…” // “Vaya por delante que no soy nada fan de la pareja Robin-Barney; que para él prefiero a Nora”

Ciertamente, un servidor parecía poco menos que un fan enloquecido de Nora hace apenas unos meses, pero creo que, como también señalaba justo debajo otro comentario, en este caso del amigo R, “la Nora que nos presentaron no tiene nada que ver con la que es hoy por hoy. Nos dijeron que era una mujer inteligente y divertida, que jugaba al lasertag y se permitía vacilar un poco a Barney, y ahora es una coquetuela que hasta parece un poco tonta, que odia a los ewoks y que ha convertido a su carismático novio en un calzonazos.” Ahora, liberados parcialmente de ella y del aún peor Kevin, podemos disfrutar al fin de un muy buen capítulo de HIMYM.

Review HIMYM: The Slutty Pumpkin Returns

Y eso teniendo en cuenta que hemos tenido que soportar un callo del nivel de Katie Holmes… en serio, ¿hacía falta que fuese Katie Holmes? Esta serie ha tenido cameos geniales: Katy Perry estuvo maravillosa, al igual que Jorge García; incluso teóricos callos como Enrique Iglesias o Britney Spears (la rubia lo bordó, realmente) cumplieron con creces. Pero… ¿Katie Holmes? No sé, quizá es algo personal, pero me da un poco de repelús, tanto ella como su forma de actuar. Desde luego, creo que el mito de la Slutty Pumpkin no merecía personificarse así. O quizá es precisamente al revés: la señora Cruise encarna perfectamente lo que los guionistas querían hacernos sentir (a nosotros y al pobre Ted).

En su larga lista de sentimientos explorados, HIMYM añade una muesca más: el amor idealizado. ¡Un clásico entre los clásicos! Esa chica (o chico, claro) a la que ves perfecta, con la que sueñas durante largo tiempo… y luego resulta ser un blufff. ¿A quién no le ha pasado? A Ted sí, obvio, porque a Ted le pasa todo. Muy buena idea aprovechar este esbozo de trama para rescatar a una vieja conocida de la serie, y mejor aún el hecho de camuflarlo: el episodio se llamaba originalmente Perfect on Paper, supongo que porque The Slutty Pumpkin Returns era demasiado revelador.

Me ha encantado la grima que Naomi (así se llama la calabaza putilla en realidad) despierta en Ted, especialmente esa escena en que repite constantemente la palabra caress. ¡Muy grande! Pensad que Ted es el paladín del vocabulario, el tío que más tecnicismos usa, que más cuida el lenguaje, que más gusta de emplear la palabra adecuada en el contexto adecuada, ¡que pronuncia ensaiclopédia! Hay que ser muy pedante para molestar al más pedante, y ella lo consigue con careeeeess… muy grande el careto de Ted, sin duda. La resolución ha sido un poco tópica (él sufriendo para dejarla y ella adelantándose), pero en general ha sido una muy buena trama, coronada con la aparición del Ted adolescente y su mítica camiseta, cuando aún no la había cambiado por las gafas y esa especie de poncho que gastaba en la universidad. Otra joya que nos deja la trama Naomi-Ted:

The thing is… I like her! Ok? I really, really like her. I just don’t seem to like any thing she says or does…

Review HIMYM: The Slutty Pumpkin Returns

Con menos chicha pero sin duda con muchos gags brillantes por metro cuadrado está la trama Robin-Barney, centrada totalmente en el descubrimiento de que el rubio es, genéticamente, 25% canadiense. La señorita Scherbatsky está sembrada desde el minuto uno de partido, y es una pena que nos perdamos (al menos yo) los chistes relacionados con la cultura canadiense. Aunque bueno… lo cierto es que vamos integrando ya bastantes cosas en nuestra memoria RAM… ¿o acaso el uniforme de los Vancouver Canucks no es como de la familia? El momento disfraces se lo lleva de calle Barney, por muy impagable que sea el detalle de Robin de incluir dientes rotos; el rubio hace una entrada Rocky IV style BRUTAL, así, en mayúsculas, y logra resarcirse de todo lo anterior: el descubrimiento de que lleva Manitoba tatuado en un cuarto de su ADN, las pullas de Robin y, sobre todo, el momentazo Guardia Montada ante el espejo. Genius! Otro gran gag del capítulo a cargo de El Traje: “¿Adónde miro cuándo hago el amor? Hacia la cámara, saludando al futuro yo…”

Finalmente, la trama de Padmallow es la más floja, un poco rebuscada incluso, pero me ha gustado mucho la escena en que Lily empieza a cambiar las palabras y Marshall la va traduciendo al instante. Marshall siempre eleva el nivel. Marshall es muy grande… De hecho, monopoliza bastante el top5 de la semana, los mayores puntazos del capítulo:

  • La risa de Marshall cuando el abuelo de Lily le regala el cortacésped, El Precio Justo styleen serio, escuchadla una y mil veces
  • El gag de Barney canadiense, de principio a fin, pero especialmente el momento canadian whiskey
  • El flashback de Marshall haciendo una barbacoa en su piso; no tiene precio…
  • La genial conversación interior de Ted: “I… no lo digas… love… no lo digas… you!”
  • Barney imitando el Classic Schmosby! de Punchy… ¡a tus pies, Stinson!

Por cierto: cuando Barney descubre que tiene un cuarto de Canadá en las venas dice “No, it’s not true, that’s impossible!“; exactamente las mismas palabras que pronuncia Luke Skywalker cuando se entera (ojo al spoiler) de que Darth Vader es su padre.

Review HIMYM: The Slutty Pumpkin Returns


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »