Review HIMYM: The rough patch

Obviedad: después de seis episodios, llega el séptimo. Como no me gusta escribir obviedades, y supongo que a vosotros tampoco leerlas, matizaremos y ampliaremos la afirmación hasta darle un poco más de sentido. Quedaría algo así… Después de seis episodios no especialmente potentes de (a los hechos me remito), llega el séptimo de caballería al rescate. El séptimo de caballería es , cumbre hasta ahora de la quinta (reto a un duelo de insulto a quien afirme lo contario) y capítulo además que redibuja lo que nos queda de temporada. ¡Vamos allá!

Empieza The rough patch con un paso más en la leeeenta pero imparable destrucción de Barney, de Barney tal y como lo conocíamos. Por si habíamos olvidado al Stinson original, nos los colocan uno al lado del otro: al Barney de siempre, en un flashback en McLaren's riéndose de una novia de Ted, y al Barney de ahora, regalando su colección de pelis porno (con lo bien que le quedaban esas luces rojas en la estantería…) y con una incipiente barriga, detalle que creo que a nadie se le habrá pasado por alto. ¿Por qué decide deshacerse de su extensa colección de películas para adultos? Porque está feliz con Robin y no las necesita. La pareja Robarney ha alcanzado casi la perfección de las relaciones, así que ahí se queda el porno, ante las narices de Ted y Padmallow. Paréntesis: sigo sin encontrar un buen apodo para la pareja Marshall-Lily; Robarney es perfecto, pero Marshily no nos convence… ¿qué me decís de Padmallow, formado por los respectivos apodos que se dan ellos, Marshmallow y Lilypad? ¿Se acepta? ¡Sin insultar, eh!

Decíamos que ahí se queda el porno, ante las narices de Ted y Padmallow. Es curioso, el porno… nadie lo mira, pero ahí está, generando millones y millones. Nadie lo mira, pero alguien lo ve, al contrario que los documentales de La 2. Ted se queda con toda la colección de Barney, y Lily sólo logra salvar Squat. Evidentemente, la primera peli a la que echa mano Ted es ArchiSexTure. Deformación profesional. Y Barney lo supo prever, de ahí que grabara un mensaje oculto. Un genial mensaje oculto… a partir del cual el capítulo enloquece

“¡Sálvame, Ted!”

Qué bien le sienta la trama conjunta a este capítulo… no digo que me gusten más los episodios con una única línea argumental, pero la verdad es que en éste queda genial: Robarney es el epicentro, y el trío Ted-Lily-Marshall (¡qué gran equipo, como en los viejos tiempos!) los satélites boicoteadores. En cualquier caso, lo que encumbra a The rough patch es el ritmo frenético que tiene, el no parar de buenos gags, y que Barney, aún estando en pareja, recupera su mejor versión: la cinta, las escenas del bar en las que sale devorando comida (me he partido con el I'm my own wingman tonight!, y con el cambio de Legendary por Leyendas de pasión…), ver cómo engorda por momentos… Lily también recupera su mejor versión, sin duda. Creo que su personaje gana cuando saca la mala leche, la vena autoritaria, la personalidad, la ironía. Ejemplo:

  • Marshall: Nosotros tenemos dos machos alfa en nuestra relación, Ted
  • Lily: Sí, claro, cariño…

Classic!

Siempre digo que lo mejor de HIMYM es lo autorreferente que puede llegar a ser, los guiños a sí misma (a capítulos anteriores) que se hace. Imaginaos mi emoción cuando he visto que la segunda parte del episodio de hoy era un homenaje a lo que descubrimos en el genial The Front Porch: que Lily es una destroza-relaciones de Primera División (destroza-relaciones de Liga BBVA no me acaba de gustar…), y que vuelve de su retiro para aniquilar a Robarney. Aaaaaawesome

El plan de combinar las cuatro peleas es magnífico. Aunque luego no funcione, nos permiten verlo en su imaginación, con la inevitable
Murder Train
de fondo. Esta canción de los Foreskins (el grupo del noviete canadiense de Robin) es ya sinónimo de guantazos: la descubrimos en el 3×16 (Sandcastles in the Sand), la volvimos a escuchar en las peleas de Marshall con sus hermanos en el
4×10 (The Fight) y nuevamente se dejó oír en la finale de la cuarta (4×24, The Leap) mientras Ted y la cabra luchaban a vida o muerte.

La cruda realidadLa cruda realidad

El resto del capítulo es un no parar de reír. La escena del coche es hilarante, especialmente por la constante mención de Ted a las pelis porno… ¡genial! Ah, y también por la presencia de uno de los mejores secundarios de Breaking Bad: ¡Badger! Sí, es el tío de las pizzas… Las menciones a Star Wars, la reaparición de Meg (es la rubia a la que Barney deja plantada en el nuevo apartamento de Padmallow, haciéndole creer que es suyo) y de Alan Thicke (el padre de Kirk Cameron en Los problemas crecen)… todo, todo es genial. Me ha encantado, ahí escondido, el argumento de Robin para casarse con Barney: Scherbatsky is so hard to spell… En resumen: capitulazo en el que se hace complicado repasar toooodos los buenos momentos, porque el ritmo de gags es muy alto, y que además nos deja una gran noticia. Robin Sparkles no sólo era cantante… ¡también tuvo una serie! Ardo, ardo en deseos…

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo.
Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar,
desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un punto… para tooooda la escena de la conversación en el coche
  • Dos puntos… para las las cuatro peleas de Robarney, con especial mención al Storm Pooper, uno de los mejores gags de la temporada
  • Y los tres puntos… para esta imagen
Daddy's home...Daddy's home…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review HIMYM: The rough patch
5 (100%) 1 vote

Categorías: How I met your mother Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »