Review HIMYM: The Pre-Nup

You know, it’s big comedy… but you also really care about these characters“. Con estas palabras de Ted se cierra el episodio de esta semana de How I met your mother y con estas palabras abro yo la review. ¿Por qué? Bueno, no es que sea una frase reveladora o especialmente brillante, pero es una verdad como un templo. We really care about these characters, Ted, tienes toda la razón, y es por eso que nos sabe mal que Quinn se caiga de la alineación de HIMYM por culpa de esos papelajos que veis ahí arriba. Nos preocupamos por los personajes y también nos reímos con ellos, y yo esta semana lo he hecho mucho: con los guiños de Robin a sí misma, con la batalla de almohadas al son de “Best husband ever!“, con el tono de llamada que Arthur ha dispuesto para su exmujer, con el flashback 100% Eriksen… ¿Lo repasamos todo?

Aaaah, The Summer of Love. Yo que pensaba que esa expresión se refería al verano del 67 en San Francisco, con su LSD, su amor libre y sus flores en la cabeza, todo con la voz de Scott McKenzie de fondo, pero resulta que no, que El Verano del Amor tuvo lugar en Nueva York hace unas semanas… Situémonos: Victoria ha huido de su boda con Klaus para regresar a los brazos de Ted, Robin ha sacado del armario su relación con Nick, Quinn y Barney siguen adelante con la boda, y Lily y Marshall acunan a Marvin Waitforit sin parar. Un verano pastelazo y por el que Ted pasa de puntillas ya que, según él, no hay ni media historia buena que contar. Un recurso como cualquier otro para plantarnos en octubre de 2012, es decir, en el presente. En lo que sería posteriormente conocido como El Otoño de las Rupturas. Los que sois propensos a leer nuestros posts ligeramente spoileantes, esos que contienen declaraciones de Carter Bays y Craig Thomas (ejemplo 1, ejemplo 2), ya sabéis de qué va el rollo; los que no… bueno, no es muy complicado de intuir. Se avecinan rupturas, y la primera ha caído esta misma semana: adiós al binomio Quinn-Barney.

Antes de entrar en materia del episodio, y ante la perspectiva de no volver a ver a Quinn nunca más, me gustaría romper ooootra lanza en favor de la stripper. Ya sabéis que soy muy fan de ella y de su relación con Barney, y que me hubiera gustado que la boda del rubito fuese con ella y no con Robin. Pero así son las cosas, que decía Buruaga, y no queda más remedio que aceptar que Robarney es un hecho y que Quinn ha dicho adiós. No sé si volveremos a recuperar a Becki Newton en algún episodio; por favor, guionistas, no la convirtáis en Nora. No queremos acabar hartos de ella, queremos recordad a Quinn como lo que ha sido: una chica que ha sabido torear con muchísimo estilo al indomable Barney y que ha encajado en la serie como pocas novias lo han logrado. Que su adiós sea un adiós, no un hasta luego. Y, en relación con esto, y como parte más floja del capítulo, queda claro que si los guionistas pretendían crear intriga con eso de que una pareja iba a romper, blablablá… no lo han logrado. Quinn y Barney tenían toooodas las papeletas. Si querían jugar, se han quedado bastante cortos.

El Otoño de las Rupturas empieza, pues, con Quinn y Barney partiendo peras a raíz de los acuerdos pre-matrimoniales que el uno quiere hacer firmar el otro. Documentos legales que son el hilo conductor del capítulo para ellos dos y que derivan también en conflictos para las otras tres parejas, a saber:

  • Victoria y Ted: La pastelera y el arquitecto protagonizan la trama menos creíble de todas… ¿Klaus conviviendo con ellos? Desde luego es una historia a la que no termino de ver sentido, a menos que usen a Klaus para separarlos. Cosa que no cuadraría con el discurso de Lebenslangerschicksalsschatz vs. Beinaheleidenschaftsgegenstand que el propio Klaus soltó la semana pasada, ni con la afirmación que ha hecho Victoria acerca de lo absolutamente feliz que está con Ted… pero el caso es que Klaus sigue ahí instalado y sin demasiadas ganas de ponerse unos pantalones. Feo
  • Lily y Marshall: Como el propio Future Ted dice, es imposible que estos rompan, así que su trama se ha limitado a otro pequeño conflicto más de pareja. Y justificado, porque Lily saca a relucir a su padre, un trauma real y comprensiblemente proyectable en su hijo. Desde luego, un guión más coherente que el de la semana pasada, fiado todo a la gracieta del sueño supremo, la vista subacuática y el buceador saludando… Me ha hecho mucha gracia ver a Marshall lanzando a Marvin hasta el infinito y más allá, y soy fan absoluto de la familia Eriksen jugando con su nuevo retoño. “Así es como se rompen las lámparas, ¡id a jugar con el bebé al patio!”
  • Robin y Nick: Primeros pasos de la canadiense con su nuevo rollete, un Nick que no ha tenido demasiado diálogo pero que promete. Mini-trama breve, concisa y divertida, ¿qué más se le puede pedir? Los fetiches sexuales de Robin siempre han sido geniales (recordemos la gloriosa frase del capítulo The Fight: “If a guy’s got a scar, he’s got a Robin and if he’s missing his teeth, I’m missing my pants!“), y éste no es menos. La Robin de las 19h guiñándole el ojo a la Robin de las 23h, that’s the dream!

En resumen: capítulo más que correcto. En mi opinión, un puntito por encima de la premiere, a la que le faltaron mejores gags. Quizá The Pre-Nup no tenga esa magia que implica ver el cuerpo de la mother, pero es un episodio coral que nos desarolla un poco más a todos los personajes y que cuenta con la siempre efectiva presencia de Bob Odenkirk. Falla, desde luego, en la ejecución del presunto misterio, porque era evidente, vistos los primeros minutos, que los primeros en caer eran Quinn y Barney. Al hilo de esto, me pregunto si es bueno o malo para nosotros, espectadores, saber que, por un lado, Lily y Marshall no van a romper, y por otro que ninguna de las otras tres parejas tiene futuro. En el pequeño flashforward del final, con el ya famoso A little ways down the road, vemos ya a unos felices y prometidos Robarney. Los pasos a dar para llegar hasta ahí son a) la ruptura de ella y b) el cortejo. Y creo que para lo segundo van a tener que currárselo muy mucho, porque el factor sorpresa es cero y además estamos ante una pareja que ya tuvo cortejo hace algunas temporadas. Muy mucho se lo van a tener que currar los guionistas para enamorarnos…

Adiós a Quinn, y adiós a Anne, Sarah y Molly, sus… ejem, bueno, ya sabéis, sus cosas. Pequeño drama en lo personal (sí, me gusta mucho esta chica, ¿qué pasa?) y nuevas aventuras para un Barney que regresa a la soltería. ¿Atacará rápidamente a Robin provocando él la ruptura con Nick o veremos al Stinson de las grandes ocasiones, el depredador de la noche? Ojito porque no tiene wingman

Y antes de acabar…

  • Muy fan del gag del aliento a cebolla y queso de Arthur, y casi más fan todavía del de Nick: “Oh, I’m sorry… I didn’t realize that it takes 42 inches to keep you satisfied¡Grande!
  • Cuando Barney reconoce haber bautizado a las cosas femeninas de Quinn, Marshall anuncia los nombres de las de Lily: Snap, Crackle y Pop, es decir, las mascotas de los Rice Krispies. Como lo he tenido que buscar porque no sabía lo que era… pues eso, por si alguien se lo había perdido…
  • Momentazo Best husband ever!: las idas de olla de Barney son inagotables
  • Me quedo con las ganas de saber más cosas de la sitcom alemana, en la que uno de los protagonistas es muy limpio y ordenador… ¡y el otro lo es aún más! Hilarious!
  • La ¿última? gran frase de Quinn: “¿Qué harás con mis trajes? Nada, sentarme a ver cómo pasan de moda…” Eso es crueldad, damas y caballeros
  • Y muy fan también del fantasma de las tostadas de Marhsall: “I didn’t put the bread in! You didn’t put the bread in!

MVP de la semana: Artillery Arthur Hobbs. Por su relación con el bueno de Tugboat, por su repentino (y obsesivo) interés por Lily, por lo grande que es siempre Bob Odenkirk… y por ese tono de llamada que le pone a su mujer. ¡Bravo!

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review HIMYM: The Pre-Nup
4.5 (90%) 2 votes

Categorías: How I met your mother Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »