Review HIMYM: The Fight

¿Quién está ahí? ¿Alguien sigue vivo? ¿Cuántos y cuántas habéis soportado una semana sin How I met your mother? Bien, bieeeen, no era tarea fácil, no… No es sencillo vivir sin el tierno Marshal, la picante Lilly, la incoherente Robin, el necesario Ted y el imprescindible Barney. Por suerte, han vuelto y con ganas de guerra: con The Fight (La pelea), un episodio de esos que no avanzan en la trama y que nos encantan. ¿Verdad?

Planteamiento del capítulo: lancemos un tema al aire y veamos cómo reaccionan los personajes ante él. Un experimento que ya es tradición en How I met your mother. Sin ir más lejos, se hizo hace 15 días con The Naked Man (¿cómo reacciona el grupo ante una nueva táctica de ligue?), también se hizo con la paternidad en Not a Father's Day, aunque en esta ocasión se ha optado por un tema mucho más universal: las peleas. Como siempre, el nivel de identificación que tenemos con los personajes nos permite adivinar que Marshall será un gallina en apariencia con as en la manga al final; que Ted estará tremendamente influido por el entorno (en este caso, por el abandono de Stella) y que Barney… bueno, en fin… Barney se dejará guiar por el sexo una vez más…

Tengo que reconocer que el capítulo no es de mis favoritos pero tiene un par de cosas sensacionales. Usar a Doug, por ejemplo. Es magistral sacarse un personaje así de la manga, alguien que deberíamos haber visto sesenta mil veces, pero que, de repente y a media cuarta temporada, ni se nos había cruzado. Quiero decir… dada la trama del episodio, podrían haber utilizado perfectamente a Carl, el camarero de siempre: al fin y al cabo también es un tipo grandote y encajaría en el perfil de matón. Pero usar a Doug genera más conflictos, luego es más divertido. ¿Cómo justificar su presencia? Fácil: lo metemos en un Have you met Ted?, luego en la escena del Barney-lesbiana (escena que aún espero que exploren…), etc. Y, si nos lo ponemos a pensar, no es tan raro que pase así, porque Ted está explicando una historia echando la vista 20 años años atrás. Normal que se deje cosas, aunque sean tan grandes como Doug…

¡Tiempo muerto!¡Tiempo muerto!

No me acaba de convencer, por ejemplo, que se siga usando a Robin como método para descubrir aspectos de la personalidad de los demás, en este caso, la capacidad de Barney para seguir conversaciones sin estar siguiéndolas en absoluto. Me valía al principio, cuando la canadiense no conocía al grupo, pero ahora resulta un poco raro. En cualquier caso, magistral el recurso de Barney, sin duda… Y genial Lily, que le saca punta al asunto, tan picante como siempre: “¿Quieres subir conmigo arriba y hacer cosas que…?” ¡Yo sí!

Pero vamos con las peleas, el eterno debate sobre las peleas. ¿Peleas sí o peleas no? ¿No pelear es de nenazas? Es lo que piensan todos, hasta los niños de la clase de Lily. Es lo que piensa Marshall, aunque luego lo acabe haciendo. Me gusta porque aparta a la serie de cualquier intención moralizante. Como es normal, Marshall tiene dos versiones: una, la más habitual, es la de no pelear; la otra es la de tener que repartir cuando la ocasión lo merece. Y Doug, al suelo.

Mahatma Panda y Martin Luther KoalaMahatma Panda y Martin Luther Koala

Pero lo mejor del capítulo es todo lo que gira entorno a esa decisión de Marhsall de decir no a la violencia. Geniales las escenas de los hermanos Eriksen… en las dos versiones. La primera, como niños pequeños (¿cuánto miden los hermanos de Marshall? ¿Tres metros y medio?), y la segunda, absolutamente desproporcionados, rompiendo muebles sin ningún sentido. Genial también el debate que tiene Marshall, y cuando se refiere a los más machos del mundo: Cocodrilo Dundee y David Hasselhoff…¡grande!

En general, un capítulo con buenos gags, incluido el tremendo final a lo Star Wars, y con algún que otro guiño que tanto nos gusta. Por ejemplo, la maldita cabra (¡cuarta vez que la vemos!), cuyo motivo de ser seguimos sin conocer. Ya queda menos, por suerte, para el 31º cumpleaños de Ted…

Espada láser: de tres a cinco añosEspada láser: de tres a cinco años

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo. Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar, desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un punto… para la excitadísima Robin: “If he's missing teeth, I'm missing my pants!”
  • Dos puntos… para Barney, cuando afirma no soportar la gente que lleva “brown shoes with a black suit” (y para el pseudo-vómito posterior)
  • Y los tres puntos… para los peluches de Marshall: Mahatma Panda y Martin Luther Koala… ¡tremendos!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review HIMYM: The Fight
5 (100%) 1 vote

Categorías: How I met your mother Reviews Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »