Review HIMYM: The Bro Mitzvah

Review HIMYM: The Bro Mitzvah

Si How I met your mother es una serie cuya culminación todos identificamos con la boda de Ted Mosby es porque Ted Mosby es puro matrimonio. Y si Ted Mosby es puro matrimonio, Barney Stinson es, de los pies a la cabeza, una despedida de soltero. El adiós a la soltería del eterno crápula rubio centra este 8×22, antesala de la season finale (dividida en dos episodios casi homónimos, Something Old y Something New), y lo hace de manera alocada, inverosímil… pero divertida. O dicho de otra manera: con las mayores señas de identidad de la serie. ¿Te vienes al Bro Mitzvah de Barney?

Yo confieso: me he reído mucho con este episodio de HIMYM. Precisamente los capítulos más cómicos son los que se me hacen más complicados de comentar, porque… ¿cómo explicas tus risas? Sí, podría decir que mis momentos favoritos han sido los calentones de Lily con Ralph Macchio (especialmente cuando se lame la mano, pero también esa referencia a la cera –waxing off, waxing on– que premia a los fans de la peli), las intervenciones (todas y cada una de ellas) de la madre de Barney y el pique Ted-Marshall por ser presa de los matones asiáticos (coronado por Ted intentando entrar al coche y Marshall gritando con la mano cortada). Quizá alguien coincida conmigo, pero lo más seguro es que la mayoría os hayáis tronchado con otras cosas.

Sea como fuere, el caso es que el episodio ha tenido muchos momentos buenos y una estructura que no nos es desconocida en la serie: la historia que parece una cosa y sufre un giro de 180 grados casi al final. El grupo, todos menos Barney, ha reunido a secundarios (Quinn, Loretta…) y guest stars (solo faltaba Miyagi para recrear Karate Kid) para conformar una jugada digna del famoso Playbook; de hecho, cuando Robin ha arrancado su explicación hemos podido ver el ya clásico cartel y la no menos mítica musiquilla

Review HIMYM: The Bro Mitzvah

En realidad el episodio ha sido excesivamente hiperbólico: cantaba a la legua que había gato encerrado porque la habitación de motel era demasiado cutre, porque el payaso no pintaba nada y porque hasta el último de nosotros recordaba que, para Barney, Karate Kid es una peli de final triste, en la que Macchio hace de malo. La aparición de Quinn y el marroncete de Robin con la suegra, vale; pero el resto no, el resto olía a trampa desde el minuto uno. Ted y Marshall no pueden ser tan torpes. Claro que también es cierto que Barney, por lo que hemos visto en flashbacks, estaba convencido de que sus amigos iban a brindarle una despedida lamentable… así que es posible que el homenajeado sí creyese en todo momento que todo era real. La confianza de Barney en sí mismo solamente es comparable a su desconfianza en los demás…

Debo confesar que, pese a que no ha sido santo de mi devoción nunca, Loretta (la señora Stinson) me ha robado el corazón esta semana. Desde su “he oído que eres muy buena reservándote” a Robin, hasta el grito de “Four cosmos, pronto!“, todo intervención suya ha sido genial. Me ha encantado la trama de la presunta virginidad de Robin, con el plus de saber luego que esas escenas, en realidad, nunca llegan a suceder, sino que son un bulo de la canadiense a su futuro marido.

Review HIMYM: The Bro Mitzvah

Capítulo, por tanto, divertido y poco más. Pero divertido al fin y al cabo, que es lo que se le supone a una sitcom. Me ha dejado un poco descolocado, sin embargo, que no se haya hecho ninguna referencia a la trama italiana de Lily y Marshall, y que tampoco hay rastro del pequeño mal rollo entre Ted y Barney que quedó coleando tras Romeward Bound. Supongo que el orden de filmación de los capítulos no se ha correspondido con el de emisión, porque realmente sorprende que ambas tramas hayan desaparecido del mapa, por muy paréntesis que sea una despedida de soltero. Espero que sepamos más esta semana…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »