Review HIMYM: Something Old

Review HIMYM: Something Old

El parecido entre los títulos de los dos últimos episodios de la temporada de How I met your mother (Something old y Something new) nos podía llevar a pensar que en realidad se trataba de una doble finale separada en dos semanas. Una especie de capítulo interruptus. Visto lo visto, no me parece que vaya a ser así, y los guionistas han jugado bien con el doble sentido de la frase: por un lado, su relación con las bodas; por el otro, los conceptos que nuevo y viejo tienen en las tramas. Para Robin, Ted es lo viejo y Barney lo nuevo; para Ted, Robin lo viejo, y lo nuevo está a punto de llegar. La imagen de arriba, periodista y arquitecto mirándose bajo la lluvia, es el carpetazo definitivo a ocho años de idas, venidas y suspenses. Es el círculo cerrándose, el final de los finales, el punto (uno, sin opción a suspensivos) y aparte a la gran pareja de HIMYM… con permiso de Padmallow, claro. La lluvia que los unió ahora los separa. Era, quizá, una parada de rigor antes de meternos en faena. Antes de, presumiblemente, quitarle la soltería a Barney, vestir de blanco a Robin y mostrar, de una vez por todas, a la cacareada madre

¿La veremos en el último capítulo? ¿No la veremos? Inútil hacerse cábalas: yo apuesto a que Ted sí, pero nosotros no. En cualquier caso, estamos a pocos días de saberlo…

Lo que nos ocupa ahora es la historia de este 8×23, un capítulo que ha conjugado bastante bien las tramas puramente cómicas (la del laser-tag) con otras que incluyen una pizca de drama, como la mencionada entre Robin y Ted o la inminente mudanza de Lily y Marshall. Los papás de Marvin están en pleno proceso de hacer maletas: o sea, que se van a Italia. Me parecía extraño que no se mencionase el tema en los últimos capítulos, pero parece que finalmente será algo a encarar en la novena temporada. Muy posiblemente tendremos o bien una marcha temporal, o bien un abortemos misión a última hora. ¿Quizá un puesto de juez para Marshall tenga la culpa? ¿Quizá Lily cambie de opinión? ¿O será la nostalgia quien gane la partida?

De momento, nos hemos llevado unas cuantas escenas divertidas en relación con la mudanza: Ted y su rollo Indiana Jones (muy fan de la frase a packing situation), el gag de la cuerda de saltar, el soborno de Lily, los disfraces cambiados de rubia y de gorila… Me he reído mucho y me ha recordado a tiempos pasados, con el trío original. También al episodio (Intervention, 4×04) en que todos se van a mudar del piso (Ted a New Jersey con Stella, Padmallow a su apartamento torcido), pero a medio proceso de hacer cajas Ted empieza a enloquecer, dice que él no se va de allí… y acaba contagiando al resto, incluyendo a una Robin que está a punto de irse a Japón. Pero la nostalgia no suele ser buena consejera a la hora de tomar decisiones. En aquel episodio, y tras bajar al bar y ver a Barney disfrazado de octogenario intentado ligar con veinteañeras, Ted lo ve claro: no podemos quedarnos atascados en el pasado. Él tiene que irse a NJ, los demás deben seguir su camino. Aquí también. El símbolo que es el sillón tampoco puede ser un ancla eterna. Por mucho que represente el principio de la amistad de los tres en Nueva York, por mucho que lleve pegados (literalmente) decenas de recuerdos, el sofá debe morir. Y, con él, una etapa.

What if our friendship doesn’t pass the “Have you used it in a year” test? If you can throw out this chair… who’s to say you can’t throw me out, too?

Nadie te va a tirar, Ted, tranqui

Review HIMYM: Something Old

No puedo cerrar la trama de la mudanza sin mencionar dos cosas más: lo grande que es Marshall y el ya famosísimo gag de El ganso con la riñonera. Digo lo que Marshall porque este momento me ha matado:

For example, look… my old Sasquatch binders that “I-could-never-throw-away” because “I-was-gonna-be-the-guy-who-proved-the-existence-of-Bigfoot”… These are obviously coming to Italy!

Y sobre lo segundo ya han corrido ríos de tinta en las redes sociales… Vale, sí, es un poco lamentable que España aparezca así:

Pero, la verdad, no puedo estar más de acuerdo con lo que apunta el maestro Riestra en su review de la serie para Series de Bolsilo: no me ha molestado lo más mínimo. Sinceramente, me cuesta creer que sea un error, al menos la parte del mapa. Es decir… hay que hacer las cosas rematadamente mal para equivocarse tanto en la situación de las ciudades y en la ortografía. Quiero creer que refleja un poco, en modo de parodia, el escaso interés de los yanquis por mirar más allá de sus fronteras. Pasa lo mismo con la broma de Silvio Berlusconi: la hace Marshall, pero Lily (y mucha de la audiencia estadounidense, supongo) no la pilla porque no sabe quién es ese tío.

Por otro lado, si no se trata de una broma y realmente creen que en España tenemos ciudades-colonia en Portugal, que lo cantamos todo a ritmo de mariachi y que un tío con riñonera nos parece digno de recibir un apodo… bueno, sí, en ese caso es un poco lamentable. Pero estamos en una serie de humor, y acepto que hagan humor como cuando se meten con Canadá, o cuando Barney afirma que Francia y Suecia son lo mismo.

Review HIMYM: Something Old

Ha sido agradable ver a Ray Wise de nuevo en el papel de Robin Scherbatsky Sr, con su dureza por bandera, dureza que solo se derrite cuando tiene delante a un hijo, Barney en este caso. La trama del laser-tag, aunque divertida, ha sido solamente una manera de alejar a padre y futuro marido de la futura novia y brindarnos ese final con Ted. ¿Quién iba a pronosticar un cambio de papeles tan radical en los personajes? Ted, The Universe Guy, diciendo que las señales son una chorrada y que la lluvia es algo científico; Robin, la eterna escéptica, buscando como loca un collar que represente el empujón que necesita. O sea, Ted haciendo de Robin y viceversa. Y, sin embargo, puedo entender perfectamente lo radical del cambio

Ted, pensémoslo, lleva mucho tiempo buscando a su chica y no es capaz de dar con la tecla. Al principio buscaba señales que le confirmasen lo adecuado de la pareja, y casi ha terminado por buscar parejas que respondan a cualquier cosa que se parezca mínimamente a una señal. Desengañado, cansado de no encontrar el amor, ha mandado las señales a tomar vientos. Sí, lo sé: recuperará su conexión con el universo porque es Ted Mosby, y el personaje lleva eso en su esencia, pero de momento no conoce a la mother y está desengañado del amor. En cambio, su polo opuesto se pasa la tarde cavando porque necesita un guiño del destino para tomar una decisión. No está segura de casarse con Barney y cree que el collante es la manera que tiene la vida de decirle que sí.

He sido bastante crítico con la evolución del personaje de Robin, en el sentido de que creo que ha tolerado demasiadas tonterías en Barney. Nunca he visto realmente la chispa entre ellos, y desde luego que esto no ayuda. Puedes perdonar una y mil veces cuando estás enamorado, pero Robin, al menos en este episodio, parece de todo menos enamorada. La relación Robarney siempre me ha parecido como ese jugador que cae, una y otra vez, en fuera de juego. Estoy convencido de que la boda entre ellos será un gol por la escuadra, y nos gustará, y nos emocionará. Pero el precio de ese golazo habrán sido muchos fueras de juego. Y parte de la culpa la tiene Ted… o los guionistas, mejor dicho. Porque la insistencia en la trama Robin-Ted es lo que ha hecho que se desnaturalice la relación entre la periodista y el rubio. Escenas como la de Central Park, bajo la lluvia, son geniales pero tienen un problema: se cargan a Robin y a Barney

En resumen: capítulo agridulce, pero de los buenos. Me ha gustado el pelo de la Robin de 1994, y sus sueños de la época, y ver cómo a los 14 años sí imaginaba una boda; me ha gustado que dejen colgando el que Ted tenga una entrevista para diseñar un edificio, posible trama venidera; me han encantado, a nivel cómico sobre todo, Lily y Marshall; me ha gustado el nuevo personaje de Ted, el empaquetador implacable, y me ha gustado que la lluvia cierre lo que empezó hace siete años. La diferencia de calidad y magia entre ambas escenas, el Come on! de la primera, este maybe the Universe has better things to do, es una bonita metáfora de lo que ha ido pasando con la serie. Y, para cerrar, dos frases y una reflexión…

I only have one rule: for every three tens you bang, throw a bone to a five. They’re grateful and hard-working and let’s face it, sometimes you just want to lay there…

– Robin Scherbatsky… you’re a girl!
– Shut up. You’re a girl.

Si no supiéramos nada del futuro de la serie, si no conociésemos la existencia de la boda de Robarney ni de la madre… ¿no estaríamos pidiendo a gritos un beso como final de episodio?


Categorías: Sin categoría

51 comentarios

  1. Vagrant

    alguien se dio cuenta que cuando Ted toma el taxi que lo lleva a central park, el puf rojo desaparecio en el “triangulo de las bermudas” pero luego lily y marshall envian una foto mostrandoselo y el diciendo “deshaganse de esa porqueria” como pudo haber aparecido en el depto si desaparecio en medio de la calle? ERROR

  2. jaimelm

    No sé desde cuando lleva HIMYM en Netflix pero… ¿alguien se ha dado cuenta que la polémica escena de “El ganso con la riñonera” ha sido sustituida por una en el que Ted en lugar de visitar España vista México? Quizás eso refleje que en 2013 fue un imperdonable error de los guionistas y lo hay querido solucionar para los nuevos adeptos a la serie.

¡Únete a nuestra comunidad!

Responder a jaimelm Cancelar respuesta