Review HIMYM: Something New

Review HIMYM: Something New

Después de muchos meses y 23 capítulos imaginando una season finale ambientada en la boda de Robin y Barney, ha llegado el 24º para rompernos los esquemas. Al menos a mí. La despedida de la octava temporada de How I met no ha tenido boda: nos hemos quedado a las puertas de ver el enlace entre la canadiense y su rubio novio. El motivo es que ha sido una finale de atar cabos sueltos, de cerrar cosas abiertas porque es momento de dar cabida a las nuevas: Something New. En el caso de la novia, de cerrar el affaire Ted definitivamente porque lo nuevo es Barney, y durante el episodio los guionistas han trabajado esa química entre ellos que echábamos en falta en la anterior review; en el caso de Marshall y Lily, ataron Nueva York en el 8×23 pero ahora deberán lidiar con la novedad laboral de Marshall, un gran cabo suelto; casi tan grande como el de Ted, que adora las pistolas y los puros, se maneja en el sistema métrico decimal, tiene una tía lesbiana y, durante una etapa de su vida, respondía al nombre de Robin Sparkles. Ted lleva ocho años dando vueltas y se encuentra en el mismo punto de partida, así que considera que es momento de cambiar de tablero. Los rascacielos de Nueva York por los de Chicago. Y así están las cosas, con los cinco mirando a cámara… Barney feliz ante su posiblemente nunca planeada boda, Robin satisfecha de estar mucho más segura de su decisión que la semana pasada, Lily acariciando la idea de una vida italiana, Marshall ahogado por su debate interno y Ted sabedor de que le espera un fin de semana muy complicado. Así están los cinco justo antes de dejar de ser cinco y pasar a ser seis. “Hi. One ticket to Farhampton, please“, dice The Girl with the Yellow Umbrella, y el mundo descubre a Cristin Milioti. Y el mundo lapida al community manager de CBS, y el mundo discute si es guapa o no, y el mundo, al menos el seriéfilo, sabe que ha presenciado uno de esos hitos de la pequeña pantalla, como cuando descubrimos al asesino de Laura Palmer o cuando Jack, barba mediante, no estaba en el pasado sino en el futuro. El mundo no lo sé, pero yo me alegro por Ted, y cruzo los dedos por una novena temporada en que ese guest starring de la imagen desaparezca, y lo de The Girl with the Yellow Umbrella pase a ser un nombre de pila, y Cristin Milioti nos haga olvidar a Cobie Smulders, y a Ashley Williams, y a Sarah Chalke‎. Porque Ted se lo merece, y nosotros también: ¡por una novena mágica! Pero, de momento, cerremos la octava…

La primera vez que vi Something New (van dos y media ya) paré la reproducción en el minuto 18:28 y pensé: ¿dónde está la boda? El capítulo se me había pasado volando y, mentalmente, calculaba que todavía quedaban 10 buenos minutos, de modo que aún confiaba en que Robin apareciese de blanco. Pero los acordes de la maravillosa Simple Song (una de esas canciones que huele a momentazo HIMYM, de esas que Bays y Thomas saben escoger como nadie) me abrieron los ojos: nos quedamos sin boda. Obvio, hay demasiadas cosas que contar para hacerlo en tres minutos, o en diez. Es más: me temo que tendremos toooooda una temporada por delante. Porque al ver a la mother me vino a la cabeza aquella frase de Craig Thomas de la que hablamos hace ya unos meses:

La novena temporada representará una nueva manera de contar la historia. Nunca podréis confundir un capítulo de la novena temporada con alguno de las ocho anteriores

En aquel momento apuntamos varias teorías: una, que la madre apareciese en todos y cada uno de los capítulos de la novena, como una más del quinteto convertido en sexteto; dos, que fuera ella quien narrase, tomando el relevo a Ted ya a partir del 9×01. Obviamente, es posible que sea una combinación de ambas, es decir, que la señorita Milioti haga de Bob Saget y acompañe a Josh Radnor a la vez. Sin embargo, por lo leído en algunas entrevistas, las cosas no pintan bien para quienes tienen prisa por ver la escena en que Ted y The One se conocen… Así lo revelan los creadores de la serie, que afirman que ese momento no llegará hasta bien entrada la novena. También confiesan que la aparición de la mother estaba prevista, sí o sí, para mayo de 2013; la diferencia es que, durante mucho tiempo, esta fecha era el momento fijado para cerrar la serie, con lo que la famosa madre iba a aparecer durante poco tiempo; ahora, con la temporada extra, podremos disfrutar del personaje de Cristin Milioti más de lo previsto.

Y ya que vuelvo a repetir su nombre… ¿quién es? ¿Quién es Cristin Milioti? Pues, hasta hace apenas unas horas, una perfecta desconocida. Ahora, uno de los focos de interés mundial, como demuestra su curva en la news search de Google Trends. Wikipedia mediante, sabemos que es natural de New Jersey (the Universe slaps you, Mosby!), que tiene 27 años y ascendencia griega, y que artísticamente está forjada en las tablas de Broadway, con pequeños papeles en el cine y la televisión (The Sopranos, The Good Wife, Nurse Jackie, 30 Rock…) Hurgando un poco más, descubrimos que grabó su escena el pasado 27 de marzo, en mitad de un gran revuelo entre los miembros del equipo porque… ¡era la madre! Que Bays y Thomas siempre tuvieron claro que querían alguien anónimo para el gran público, alguien a quien casi nadie pudiera relacionar con papeles anteriores, como fuera Cobie Smulders en su día; alguien tan nuevo para nosotros como para Ted.

Para mantener el secreto, el guión nunca se mandó por email, sino que se entregó en mano y posteriormente las copias fueron destruidas, y además el título del documento rezaba USC Student Thesis Film (bostecen…), para que al menos en primera instancia fuera menos relacionable con la serie. El mérito de encontrar a Milioti, sin embargo, no hay que dárselo al dúo de creadores, sino a la directora de casting, Marisa Ross, que la tenía fichada desde hace dos años y que poco a poco fue convenciendo a Bays y Thomas. Al proceso final llegó junto a otras dos candidatas, pero el destino la tenía marcada. Cuentan que mientras se preparaba furtivamente en maquillaje para rodar una escena de prueba junto a Josh Radnor, para testar la química entre ambos, Neil Patrick Harris irrumpió en la sala y rápidamente dedujo quién era aquella chica: “Oh my God, are you the mother?! You’re the mother!“, al tiempo que la besaba y abrazaba. Todavía no estaba decidido, pero… ¿cómo no iban a coger a una chica con este toque musical?

Review HIMYM: Something New

Llegados a este punto, llevamos la extensión de una review normal… y todavía no hemos empezado propiamente a hablar del capítulo, así que vamos a ello. Con la situación que dejamos en Something Old, los personajes se dirigen de manera muy diferente al gran día de la boda. Aunque podamos dividir el episodio en dos partes, separando las tramas serias (Ted y Lily) de las no-tan-serias (el resto, exceptuando ese final de Marshall), creo que en general los guionistas han centrado sus esfuerzos en conducir a los cinco magníficos hacia su propio futuro. El de Robin parecía el más complejo hace una semana: la canadiense, de repente, estaba en manos del Universo y el Universo tenía sus manos en otra parte. Su enlace hacía tantas aguas como la que caía sobre su cabeza, y si el episodio hubiese tenido prórroga, si la cámara hubiese aguantado un poco más ese plano de miradas silenciosas, quién sabe si no habría habido beso… Por todo eso la finale de Robin ha sido un ejercicio de paz consigo misma, de reconciliación con su decisión y de cerrar filas entorno a Barney. Un Barney en segundo plano, todo sea dicho… pero bueno, el rubio ya ha tenido alguna que otra finale dedicada a él.

La trama de los futuros marido y mujer se ha centrado, pues, en hacernos sentir que la química entre ellos existe. ¿Nos han convencido? No demasiado, sinceramente. Al menos no a mí, aunque también es cierto que Robarney nunca me ha seducido. Pero creo que cimentar su amor en la parte malvada que ambos tienen funciona solamente a nivel cómico, no a nivel sentimental. El personaje de Robin ha sido capital para la serie en diversas etapas: como potencial pareja de Ted, como pareja de Ted, como what if de Ted… es decir, siempre ligada a Ted. Sin él, Robin es maravillosa en muchos sentidos, pero no en el sentimental, y el hecho de que termine con Barney quizá es más fruto de encajar las piezas que de una lógica de personajes. También os digo una cosa: estoy seguro que de todo irá mejor cuando Ted se enamore de Cristin (sin nombre aún… ¡espero que no sea Crirstin!), porque no hará falta que nos demuestren más que Robarney funciona: Ted ya no estará allí para estropearlo. Con todo, ha sido divertido ver algunos detalles from the past, como los puros, el anillo en la copa de champán o el casi-cameo de Ranjit. Aplaudo la formidable insoportabilidad de Krirsten (Penny en Happy Endings) y la fabulosa pedantería de su acompañante, que se permite citar a Luis XV… ¡vaya dos cracks!

Mientras tanto, el resto del equipo se ha separado: Marvin y papá Eriksen se han ido a Minnesota (inciso: después de ocho temporadas he aprendido a escribir bien Minnesota, dos enes, una ese, una te, ¡quiero mi galleta!) para despedir a la abuela Judy, y Lily se ha quedado en New York con Ted. La parte de Marshall no ha pasado de un par de gags buenos hasta que ha llamadado el señor del New York State Judiciary Committee. ¡Qué grande! No sé qué me ha gustado más, si la opción de ser un holograma o lo de no saber tomar decisiones… Al final la cosa se pone peliaguda: ¿callar, irse a Italia y hacer feliz a Lily, o hablar, colmarse profesionalmente y romper el sueño de Lily? No es tarea sencilla, aunque supongo que se impondrá la segunda opción y no tendremos separación geográfica. El camino de Marshall hacia su propio futuro queda, de momento, aplazado hasta septiembre. Su cara es un poema

Review HIMYM: Something New

Por su parte, Lily y Ted han cargado con el lado más reflexivo, lo cual es bastante habitual cuando estos dos se juntan a solas: recuerdo perfectamente aquel Milk de la primera temporada, cuando ella pinchó con el coche y llamó a Ted para que le cambiase la rueda, y de paso confesar que se largaba a San Francisco. Lily, el Pepito Grillo del quinteto, le dice a Mosby que no puede huir a Chicago… hasta que entiende el motivo:

Oh. Of course. You’re not leaving because you think the love of your life isn’t in New York… You’re leaving because you think she is

Et voilà… Aquí empieza la mejor parte cómica del episodio, ese flashback con una Cobie Smulders impresionante. He visto el gag de China como 10 veces seguidas, y lo del medallón en el culo y Winnipeg todavía me produce carcajadas. Un flashback a los tiempos de Stella que añade una muesca más a la pared de los imposibles de Robin y Ted, pero que curiosamente sirve para que Mosby cuente con el regalo de bodas perfecto. Obviamente, a Lily ese entusiasmo le produce pánico: “Ted, be careful“, dice. El propio Ted quizá no distinga bien sus propios sentimiento mientras se levanta y envuelve mentalmente el medallón. Por suerte para todos, she’s coming as fast as she can

Y nos plantamos en el viernes pre-boda, a las diez de la mañana, ni más ni menos que 56 horas antes de la ceremonia. Un dato que no es trivial: hay algún motivo para que nos lo digan, y desde luego no está en este episodio. Tiene que ver con la novena temporada, con su estructura, con la frase de Craig Thomas que citábamos al principio. Es muy posible que al menos durante la primera parte de la novena todo se desarrolle en ese lapso de tiempo. ¿Quizá con la boda en sí durante la midseason finale? Que Ted conozca a su mujer es algo muy navideño… Eso rompería la tradición de la serie de desarrollarse a tiempo real, pero encajaría con los datos que tenemos hasta ahora. ¿Y después de Navidad? Tiempo para que veamos la química Ted-mother más en detalle y para cerrar la serie en condiciones…

¿Hay opción de que la boda sea incluso más tarde? Sí, porque 56 horas dan para mucho. De hecho, es un poco raro que se vayan con tanta antelación, sobre todo teniendo en cuenta que Farhampton no está tan lejos. Si, ya sé que Farhampton no existe y que es una localización inventada, pero la madre va en tren, y el Long Island Rail Road no llega demasiado lejos. Además, Farhampton tiene toda la pinta de estar en los Hamptons, la zona de veraneo pija de New York, así que si salen el viernes por la mañana pueden estar allí a mediodía; hasta el domingo a las seis de la tarde, hora de la ceremonia, tienen muuuucho fin de semana… Por cierto, una curiosidad: si Farhampton está realmente en esa zona, cae muy, muy cerquita de Shelter Island (que sí existe), ¿os suena de algo?

Review HIMYM: Something New

Y cerramos. Cerramos uno de los capítulos y quizá una de las temporadas más duras para Ted Mosby. El defensor número uno de New York, el auténtico enamorado de sus calles, sus edificios, sus costumbres, su todo… hace las maletas para largarse a Chicago. Vale, no lo hará (¿os imagináis una temporada con Ted en Chicago y Padmallow en Italia?), pero de momento vive uno de sus momentos más bajos, probablemente desde aquel The Time Travelers que representó una auténtica slap en el corazoncito del arquitecto. Por suerte, como siempre pasa en esta serie, nosotros que tenemos la ventana a 2030 abierta guardamos algunos ases bajo la manga y sabemos desde el día uno que hay mother y niños, o sea, final feliz. Ya queda poco, Ted, ¡resiste!

Como bien apunta el maestro Riestra en su review, ocho años son muchos años para cualquier serie. El desgaste de HIMYM es evidente y ponerse a mirar episodios de las cuatro primeras temporadas provoca que las cuatro restantes palidezcan considerablemente. Pero ojo: ha llegado el momento. La novena tiene, ya lo hemos comentado, un click en la estructura narrativa. Tiene además el poder de saberse la última, y tiene (no olvidemos) unos guionistas que, como los mejores veteranos del deporte, mantienen el toque cuando la ocasión lo merece. El que nos hayan enseñado la cara y la voz de la madre con tanta antelación es algo que probablemente no entrase en los planes o las apuestas de la gran mayoría de nosotros hace un par de años, y creo que eso es un muy buen regalo.

Tenemos un verano por delante para teorizar, para decidir si un año en Italia no es tan mala idea, para coger un tren y no bajarnos de él hasta que pare en Farhampton, para confiar en que la historia del medallón sea el final perfecto para la historia imperfecta, para saltar la valla de una casa de Westchester y romper un cartel de Se vende, incluso para debatir si la futura señora Mosby se parece demasiado a Lily… Pero nunca para dudar de si es o no es guapa: una chica con esos ojos no puede no serlo.

Kids, nos leemos en septiembre…

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review HIMYM: Something New
4.4 (87.01%) 117 votes

Categorías: How I met your mother Reviews Etiquetas: , , ,

122 comentarios

  1. Elbio

    Sin dudas, el final de la temporada 9 de HIMYM me ha dejado con un sabor de boca extraño. Que otro personaje le caería mejor a Ted? Yo creo que ninguno, Cristin Milioti parece ser la elegida a encajar perfecto con el carácter de Ted aunque habrá que esperar a ver como es el desenlace de las cosas.
    Por los demás, los veo a cada uno bien encaminados en sus vidas, con grandes planes para Barney y Robin aunque con muchos cabos sin atar. Lily y Marshall, continúa llevandose la serie a su ritmo, con una mejor participación de Lily y un Marshall enorme como sucede desde varias temporadas atras.
    Espero ansioso la novena temporada!

  2. EctoBiologist

    Creo que estan siendo muy injustos con el asunto de que Robin y Barney no tienen quimica. ¿soy la unica que recuerda esos capitulos cuando Barney dejo a Nora por ella? ¿Cuando espere con ansias que robin hiciera lo mismo para que al final no pudiera? ¿Nadie recuerda lo triste que barney estaba, lo que preparo para ese dia? ¿como se sintio Robin con respecto a quinn? Si han tenido momentos romanticos y quimica, y se ha venido construyendo esta relacion, deberian darle una oportunidad. A mi el Robin/Ted nunca me gusto. Ted se esforzaba mucho y Robin casi nada o nada. Y al menos deberian reconocer que Robin y barney si han tenido sus momentos, porque los han tenido y creo que se merecen mutuamente.

  3. […] estas alturas, cuatro meses después de la emisión de Something New, tenemos muy pocas ganas de hablar de How I Met your Mother y tenemos muchas ganas de ver How I Met […]

  4. […] estas alturas, cuatro meses después de la emisión de Something New, tenemos muy pocas ganas de hablar de How I Met your Mother y tenemos muchas ganas de ver How I Met […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »