Review HIMYM: Romeward Bound

Review HIMYM: Romeward Bound

¿Cómo? ¿Qué ven tus ojos de elfo? ¿Una review de How I met your mother el día después del capítulo? ¿Acaso ha cambiado el reviewer? ¿O es que Dani ha sentado cabeza? Ni una cosa… ni la otra. Sí es cierto que, tras el retraso en la publicación de The Time Travelers, uno se siente algo culpable y por eso aprovechó la tarde-noche de ayer para deglutir Romeward Bound y escribir estas líneas. Pero nada sabemos de lo que ese uno hará la próxima semana. A lo que vamos: ¿que qué me ha parecido el 8×21? Pasen y lean

Romeward Bound me ha parecido una entrega bastante prototípica de lo que está siendo esta octava temporada: la magia no es la de los primeros años, pero hay algo de especial en la forma en que se abordan algunas tramas, o en la culminación de una historia. O, sencillamente, hay una escena brillante. “Con poco te conformas”, me diréis. Y quizá sí, quizá es cierto. Me pasa con esta serie, mi comedia favorita de todos los tiempos (frase que generará, calculo, no menos de cinco comentarios-reproche), que puedo ser duro con ella sin cortapisas, pero al mismo tiempo le saco brillo a todos sus errores en cuanto me regala algo fuera de lo común. Es un poco lo que sucedió con The Time Travelers: episodio de poca risa (al menos para mí) coronado con una secuencia romántico-emotiva digna de los buenos tiempos. Ayer, como si de un péndulo se tratase, HIMYM tuvo algo no tan intenso (ni de lejos), pero sí equivalente, aunque en forma de “drama”. Sí, me refiero a la agria conversación entre Ted y Barney

Lo queramos o no, y aún a sabiendas que ésta es la historia de Ted y su mujer, How I met es en buena parte la historia de Ted y Robin. Nosotros, espectadores, entramos en la acción justo cuando el arquitecto conoce a la periodista, y al parecer no la vamos a abandonar hasta que Ted le coloque el anillo a alguien que no es ella. Por tanto, recorremos toda esa historia de amor-no amor. Abreviando: que por mucho que Robin no sea la mother, siempre será alguien especial, alguien a quien Ted llevará cerquísima del corazón. Y alguien que le despertará, de manera clara, sentimientos confusos. Y, por tanto, alguien a quien los demás verán provocar en Ted sentimientos confusos… Barney, por muy Barney que sea, no es ajeno a eso. Quizá su forma de ser nos haga olvidar que detrás del traje hay un ser humano; de hecho, sí, nos lo hace olvidar a menudo. Un ser humano que, a su manera, ama a Robin, y que posiblemente se siente amenazado por la eteeeerna historia de Tedbatsky.

Review HIMYM: Romeward Bound

Ataco el final del capítulo primero porque es lo más relevante que ha pasado… pese a que a priori Padmallow y Marvin se mudan a Roma. Sinceramente, no compro que el 40% de la serie (¡y me dejo fuera al bebé!) se largue a Italia, y mira que la cantidad de gags que depararía algo así deja fuera de toda duda la calidad de la idea. Porque, seamos sinceros: ¿quién no se ha reído con Marhsall en Little Italy? ¿O con su chándal y su Vespa? ¿O con la frase de su nueva esposa? “¿Por qué no nos vamos a vivir a Minnesota?” Pese a tanta materia prima, es improbable que tengamos a los papás en la otra punta del mundo, aunque realmente encajaría con una jugada de Jason Segel para salir menos en la serie… aunque obviamente es absurdo que sucediese ahora, a dos palmos de una season finale que requiere a los cinco. De hecho, ya hemos visto que todos están en la boda.

Review HIMYM: Romeward Bound

Precisamente la trama de Lily y Marshall ha sido la más inconsistente, con ella actuando contra su propia naturaleza y con él mintiendo (aunque técnicamente no llegue a hacerlo) como un bellaco. Si el fin justifica los medios, vale, pero desde luego que el nivel de desdibujamiento de los personajes es cada vez mayor. Paradigma: Robin y Barney. No sé qué chica (o chico si la historia fuese al revés) soportaría a su lado a un novio tan irremediablemente baboso como el rubio. Ni siquiera dentro de los límites de la comedia parece respetuoso para la canadiense que las tramas vayan por donde van… Pero bueno, las inconsistencias creo que esta vez han estado al servicio de un buen material cómico; tiene un pase.

Y volvemos al final, a la escena entre Ted y Barney. La vía que abre esa pequeña conversación es un camino que merece la pena explorar. Aún bajo su condición de sitcom, sabemos que HIMYM es capaz de cautivarnos con su vis dramática. Me gustaría que las cosas no quedasen aquí y que el novio y su padrino chocasen algo más, obviamente para acabar haciendo las paces. Sin embargo, el título del próximo episodio (se emite, por cierto, dentro de 15 días) es The Bro Mitzvah, y eso me huele más a fiesta de Barney (¿despedida de soltero?) que a otra cosa.

¿Y a vosotros? ¿Qué os ha parecido Romeward Bound?

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review HIMYM: Romeward Bound
3 (60.63%) 63 votes

Categorías: How I met your mother Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »