Review HIMYM: Not a Father’s Day

¡Menuda temporada de altibajos! La nos está dando una de cal y otra de arena: capítulos flojetes, o realmente intrascendentes… y episodios brutales, divertidos y donde casi todos los personajes están que se salen. Qué bien que Not a Father's Day sea uno de estos últimos… ¡Vamos con la review!

Nuevamente tenemos un capítulo que empieza con una escena 100% Barney, al más puro estilo Intervention / 83 años. En este caso, el gran Stinson nos presenta otra de sus teorías: el efecto cheerleader. Realmente, creo que es de lo menos descabellado que ha dicho Barney en esta serie, y de hecho cobra sentido, muuuucho sentido, cuando lo llama The Spice Girls Conspiracy. ¡Sí! Tú veías a las Spice (tened en cuenta que yo de aquella era un tierno adolescente de 15 años) y decías “¡Guau!”, pero luego las mirabas una a una… Victoria era cabezona, Mel C tenía cara de pegarte, Emma parecía una niña y Geri su abuela… la única que quizá se salvaba era Mel B…

Pero en fin, vayamos al grano: Ser papás… De eso va el capítulo, del sentimiento paterno/materno, de cómo lo vive cada uno, y de cómo un simple calcetín del 19 puede ponerte la vida patas arriba. Por un lado, tenemos a Barney, que primero parece que será papá, no lo quiere ser, y acaba no siéndolo y montando una delirante fiesta al respecto. Brutales sus reacciones: primero en el McLaren's, cuando sabe que es potencial padre, y luego cuando se entera de que no habrá bebé. La salida de la iglesia es impresionante…

Robin mezclando: birra + heladoRobin mezclando: birra + helado

Luego tenemos a Lily y Marshall, que deciden ser papás, pero luego se dan cuenta de que no es el momento. Y sin embargo, sí tienen un bebé: se llama Robin, mezcla cerveza con helado (ver imagen superior) y por suerte para ellos se muda. Luego volvemos a eso, ahora simplemente quiero decir que la grandeza del personaje de Robin es directamente proporcional a la lentitud con la que lo han ido construyendo. Es de largo el personaje que más ha evolucionado, quizá porque es el que tenía más cosas por descubrir ante el resto del grupo. En este sentido, son geniales los flashbacks que nos muestran algo de ella, como cuando la vemos huyendo de cualquier bebé. Bueno, y también cuando vemos a Ted, por contra, siendo padre de todo niño que ve… ¡ambos merecen una intervention!.

Más cosas del capítulo: vemos por fin cómo se reparten los apartamentos (¿verdad que hasta ahora no lo sabíamos, o soy yo que no me había dado cuenta?). Así, Lily y Marshall están ya en Dowisetrepla, mientras que al final del episodio ya dejamos a Ted y Robin juntos en el mítico apartamento, el de siempre, lo que nos resuelve de la manera más lógica el enigma de The Goat, y de paso nos encamina de nuevo a… ¿algo entre ellos? ¡Hagan sus apuestas!

Sin palabras... aish...Sin palabras… aish…

En general, este Not a Father's Day ha sido un gran capítulo de Lily, que toma protagonismo como esa chica loca, loca, loca que es (ver imagen superior, y luego verla otra y otra vez)… y grande para Barney, que vuelve a ser el secundario que conocimos, emperrado en una idea loca, loca, loca… que resulta ser un chasco. El gran Barney de las contradicciones, que acaba cantando en un bar con un calcetín del 19 en la mano… Por cierto… ¿qué narices estaría a punto de prometerle a Dios antes de que el teléfono cortara la conversación?

Última mención para una de las mejores parejas de la televisión actual: Lily y Marshall. Me encanta cuando se ponen cachondos (“put a baby on me, Marshall”), y también están geniales cuando se ponen tiernos, como en esa última escena en la cocina… ash… Y hablando de parejas: el recorrido en este episodio de Robin y Barney es parelelo. Ambos empiezan renegando de los bebés para luego caer rendidos antes el mini-calcetín. ¿Sintomático?

Dos breves antes de dejaros con lo mejor del capítulo: a) nuevamente asistimos a una perfecta introducción de marketing por parte de los guionistas, con la web NotAFathersDay.com, ¡echadle un ojo!; b) a los que, como yo, sois frikis de Aquellos maravillosos años no se os habrá pasado por alto el cameo de Dan Lauria, también conocido como Jack Arnold, es decir, el padre de Kevin.

Sin palabras... ecs...Sin palabras… ecs…

Para cerrar, el top 3: los mejores momentos del capítulo. Selección totalmente personal que podéis (y debéis) criticar, alabar, desmontar, siempre desde el respeto, en los comentarios:

  • Un punto… para la frase de Barne: “You get a Thai you can actually wear”, jugando con Thai / tie
  • Dos puntos… para Marshall diciendo que “esa chica no está tan mal”, durante la explicación del efecto cheerleader… y Lily dándole la razón
  • Y los tres puntos… para la brutal respuesta de Robin a Marshall en el sofá: curro en la CNN y tengo un ático bañado en oro

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review HIMYM: Not a Father’s Day
Valoración

Categorías: How I met your mother Reviews Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »