Review HIMYM: Natural history

Review HIMYM: Natural history

Más de un colaborador lo decía últimamente: qué pesadilla son las entradillas de las reviews. Y sí, tienen toda la razón del mundo. En su día recurrimos a chistes para amenizarlas, pero nosotros mismos nos dimos cuenta de la gravedad del asunto (aunque yo puse uno buenísimo, ¿o no?) y lo dejamos por imposible. La solución pasa por decir algo interesante, que no siempre es fácil, o divagar sin rumbo. Y yo he optado por la segunda opción. Pero ya está, ya pasó, ya podemos prepararnos para el salto porque después de una semana de maltrato, en la que la review de un capítulo casi pisó la emisión del siguiente, volvemos a los mimos para .

Disculpadme que empiece con un símil futbolístico… pero es que esta noche el Bona Tarda tiene Liga y la pelotita ya rueda por mis venas. ¿Sabes aquellos partidos en los que nada más empezar robas un balón que se transforma en contragolpe mágico, en los que ensayas un pase en profundidad y llegas justo donde querías, en los que pruebas un chute sin ángulo y se cuela por la escuadra? Uno de esos partidos en los que dices hoy me sale todo. Pues así ha empezado Natural history, con una página de periódico en la que un oportuno pause me ha permitido descubrir ya menciones a Dowisetrepla (el barrio de moda en New York) y al cockamouse o cucaratón (el mitológico animal del 1×07). ¡Magia desde el primer minuto! Ah, ¿que qué es el Bona Tarda? El equipo de la Doble D, of course

Capítulo claramente tocado por la varita de Carter Bays y Craig Thomas. Los jefes saben darle un aroma especial a cada píldora de la serie, con muchas referencias transversales y con alguna que otra mención a los grandes motores del meollo, léase mother (no es el caso, aunque el vínculo Zoey-Ted se ha estrechado), léase Sr. Stinson… y, como muchos señalabais en los comentarios, se mueven adelante y atrás en el tiempo del universo HIMYM como peces en el agua. Nada raro: es su propio universo.

Capítulo con tres tramas bien separadas; empecemos por Ted. Nuestro arquitecto de cabecera llega junto al resto del grupo (cortesía del GNB) a una fiesta de alto copete en el Museo de Historia Natural a la que también asiste Zoey… y su marido. Efectivamente, la chica está casada. No sé por qué me daba que lo del anillo iba a tener una explicación más rocambolesca, pero nada de eso: está casada, punto. El maridito es ni más ni menos que un sujeto llamado George Van Smoot y autoapodado The Captain. Como decíamos en la entradilla de la pre-review, se trata del desconcertante Kyle Maclachlan (Dale Cooper en Twin Peaks, Trey MacDougal en Sexo en Nueva York), que a decir verdad ha estado un poco apagado, o desaprovechado. O quizá la broma que ha compartido con Artillery Arthur (dos palabras que ya no pueden ir separadas) sobre el musical Guys and Dolls no me ha acabado de conquistar. En fin, The Captain no nos ha marcado la vida, pero Zoey puede empezar a hacerlo

Esa carita...Esa carita…

Kids, ésta es la cara de una mujer ligeramente enamorada. Si no enamorada, sí mínimamente conquistada por un Ted que la pone a bailar contra pronóstico, que le dice cosas como sólo Ted sabe decirlas, que la mira, que… Sí, habrá tomate entre estos dos. Todo apunta hacia eso. Y fíjate lo mucho que se han peleado durante el capítulo, soltándose perlas verbales dignas del mejor maestro de la espada de Monkey Island. Lo cierto es que Ted ha estado tremendamente fluido y punzante con ella, aunque se ha reservado lo más florido de su verbo para el pobre señor del monóculo: Oh, my God… you have a monocle! Is this real? Is this really happening? A decir verdad, yo he tenido la misma reacción. Me ha gustado la mezcla de Ted niñato (picado con Zoey –Old stuff is great!, le dice al ver a su marido-, diciendo tonterías por el transmisor gigante que era la sala principal del museo, presentándose como Galactic President Superstar McAwesomeville…) y el Ted serio que vemos al final.

Saltemos a las otras dos parejas. Lily y Marshall, por ejemplo. El matrimonio ha tenido un capítulo agridulce, con conflicto inicial y feliz final. Marshall ha soltado lo que al parecer llevaba muuuuucho tiempo gestando: su completo rendimiento al poderoso caballero Don Dinero. El GNB será lo que sea, pero es evidente que paga bien a final de mes. ¿Quién se puede resistir a un trabajo así? Marhsall no. Evidentemente, el acaramelado abogado no podía mentirle a su Lily acerca de lo poco dispuesto que está a dejar el malvado banco, así que busca una solución muy suya: inventarse palabras. ¡Magia!

Hey, by the way, do you like this scarf?
Posititochadochmecochepopocha

Lo mejor de esta trama son sin duda los flashbacks por un lado (genial lo de Russell y el funeral, los bocadillos, y el llanto de Scooter) y los Marhsalls extintos por el otro. El primer fósil, el universitario, por la rabieta que se pilla al saber que su yo futuro hace muy bien según qué cosas… ehem, ya me entendéis. El segundo, porque nos dibuja el futuro que todos esperábamos, un Marhsall fuera del GNB. Nuevamente, el sello Bays y Thomas: pinceladas de lo que vendrá.

Pobre ScooterPobre Scooter

Y por fin, Robarney. Robarney de los viejos tiempos, una pareja que aunque no tenga la mejor trama del mundo es capaz de cumplir (qué grandes los challenge accepted de Barney, cómo me mola Robin cuando se hace gracia a sí misma… stuffed!) con creces e incluso, quién da más, de ponerse tierna. Porque si con Ted hemos dado un pasito hacia Zoey, si con Marshall nos hemos podido asomar a un futuro justiciero, con Barney hemos recuperado la trama de su padre perdido. Apunta esta nombre: Jerome Whittaker. Sí, parece ser que ya tenemos al verdadero Sr. Stinson, al creador de la leyenda (al menos al cincuenta por ciento). El que Barney creía su tío es en realidad su padre. Por lo menos hasta que se demuestre lo contrario. El hecho de que el rubio le pida silencio a Robin me hace pensar que no seguiremos con esta trama de inmediato, pero supongo que en cuestión de semanas sabremos un poco más. Por cierto… ¿alguien dudaba que el autor de la masacre de la ballena era realmente él? Legen… hold on… dary! Un último apunte: ¿soy yo o ha crecido bastante la tensión sexual entre Robin y Barney en este capítulo? Ese Do not touch era muy ambiguo…

Sin ser un capítulo espectacular, Natural history ha tenido precisamente historias muy naturales, muy normales… asumiendo lo poco normales que son los personajes de esta serie. Todos han sido muy ellos mismos. Menos Zoey, que ha aparecido sin gorro. Me consuela saber que tiene la cabeza entera…

No me quiero despedir sin dejaros constancia de mi mayor carcajada. Magia, nunca mejor dicho:

Cuánto juego esta dando esta fotoCuánto juego esta dando esta foto

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review HIMYM: Natural history
Valoración

Categorías: How I met your mother Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »